Proponen un fuerte cambio electoral

La Presidenta quiere internas abiertas obligatorias, con límites a partidos chicos; prohibirán los aportes privados y la difusión de encuestas
En un acto con poca euforia y sin la oposición, la presidenta Cristina Kirchner presentó ayer su propuesta de reforma política, que incluye la realización de elecciones primarias, abiertas y simultáneas para elegir candidatos presidenciales y legisladores nacionales. Impone, además, fuertes limitaciones a los partidos políticos, la prohibición para gastos de campaña privados en medios audiovisuales y restricciones para la publicación de encuestas.

Con todo el gabinete nacional, una decena de gobernadores y la notoria ausencia de los principales partidos de la oposición, la Presidenta presentó su proyecto con una aclaración: "Es imposible que sea un traje a medida", dijo, en referencia a los cuestionamientos sobre que la reforma política beneficiará la eventual postulación de su marido y ex presidente, Néstor Kirchner.

La iniciativa, que llegó anoche mismo a la Cámara de Diputados, establece como requisito que los precandidatos a presidente, vicepresidente, senadores y diputados nacionales deberán presentarse a elecciones primarias.

El que pierda no podrá competir en la elección general y aquellos que no tengan competidores internos deberán igual participar de los comicios y revalidar sus candidaturas con el 3% de los votos válidos emitidos del padrón nacional. Esta restricción dejará fuera de competencia a los partidos más chicos, que no alcancen ese porcentaje. Las fuerzas políticas necesitarán estar reconocidas en al menos cinco distritos y acreditar que sus afiliados superen el 1 por mil del padrón general de electores.

El proyecto del oficialismo impulsa una fuerte restricción a la cantidad de partidos políticos. Un cambio sustancial es que a partir de la nueva ley, un partido necesitará afiliaciones y no adhesiones que representen el 5 por mil del total de inscriptos en el padrón de cada distrito. Para no perder la personería, los partidos necesitaban el 4 por mil, pero ahora no sólo se sube el piso, sino que deberán presentar la ficha de afiliación. Las adhesiones, en cambio, no requerían el consentimiento particular y lo que se hacía habitualmente era sacar datos de las personas de la guía telefónica.

"No puede haber agrupaciones personales o clubes de admiradores. Nosotros creemos profundamente en el sistema de partidos políticos. No es una cuestión de tamaño, sino de concepción y funcionamiento", dijo la Presidenta, que se dedicó buena parte de la presentación a dejar en evidencia que la oposición había tenido ideas similares a las del Gobierno. "Hay que hacerse cargo de lo que se escuchó repetir incansablemente desde todos los espacios políticos", cuestionó.

El proyecto también les pone un fuerte límite a las alianzas electorales, que sólo podrán realizarse hasta 60 días antes de las primarias. Los precandidatos deberán presentar la fórmula completa, es decir, sus postulantes a presidente y vicepresidente, con lo cual el que pierda la interna no podrá adherirse a la fórmula ganadora dentro de su partido. Además, evita artimañas electorales como listas colectoras o espejo, porque la cabeza de la lista sólo podrá llevar una única boleta. Nada dice de prohibir las candidaturas testimoniales.

Tampoco, tal como reclamaba la oposición, se avanza en el sistema de votación. No hay ninguna propuesta sobre voto electrónico o boleta única, aunque sí pidió Cristina que las boletas fueran "más alegres", con la incorporación de colores.

El dinero

Además, el proyecto prohíbe los aportes privados para la campaña audiovisual, de lo que se hará cargo el Estado y hasta el Gobierno se guardó la potestad de quitarle la licencia a una radio o un canal, tanto de aire como de cable, que emitiera propaganda política. La campaña durará 30 días, y la publicidad en medios audiovisuales sólo se podrá hacer 20 días antes de las elecciones primarias. Como una pequeña concesión a la oposición, la Casa Rosada pasó de una semana a dos la prohibición del Estado para publicitar los actos de gobierno.

Uno de los puntos que apareció sorpresivamente en el proyecto, y hasta la Presidenta obvió destacar durante la presentación, es una fuerte regulación a las encuestadoras de opinión. El proyecto establece que las empresas que realizan sondeos electorales deberán inscribirse en un registro ante la justicia nacional electoral, en el que deberán detallar qué agrupación política les encargó el trabajo y hasta el costo que insumió. Y prohíbe a los medios difundir encuestas 15 días antes de las elecciones generales, así como referirse a los datos de los sondeos realizados con anterioridad.

Puntos centrales

* Internas abiertas. Se establece un sistema obligatorio. Se votaría un mismo día y cada ciudadano podrá votar en la elección de un partido.

* Restricciones a los candidatos. El que no saque más del 3 por ciento de los votos en la interna no podrá competir en la elección general.

* Financiamiento. Se prohíben los aportes privados para publicidad de campaña en radio y televisión. El Estado distribuirá fondos para ese aspecto. El plazo para hacer campaña se acorta de 60 a 30 días.

* Encuestas. Se prohíbe la difusión 15 días antes de los comicios. Incluso no se podrán hacer comentarios en los medios sobre resultados de sondeos. Las encuestadoras deben declarar quién les pagó y cuánto.

Quién ganaría y quién perdería

NESTOR KIRCHNER

PJ

El plan podría potenciar su sueño presidencial: obligaría a sus rivales peronistas a enfrentarlo en internas, donde podría hacer pesar el aparato del PJ bonaerense. Ganaría con el límite a la publicidad privada.

JULIO COBOS

ConFe

La ley lo obligaría a volver pronto a la UCR si quiere ser presidente. Pero eso puede beneficiarlo: si se mantiene como el radical con mejor imagen podría encolumnar todo el partido detrás de su proyecto.

ELISA CARRIO

Coalición Cívica

El texto propuesto complicaría sus planes para 2011. Si se presenta a internas con su partido, podría no alcanzar el cupo que exige la ley. Si no, tendría que competir contra Cobos.

MAURICIO MACRI

Pro

Debería presentarse a internas y lograr unos 800.000 votos, a riesgo de ser excluido de las elecciones generales. Puede ser un escollo difícil con un partido sin gran estructura.

CARLOS REUTEMANN

PJ

O se queda en el PJ y enfrenta a Kirchner en una interna o crea un frente nuevo, con el riesgo de no alcanzar los avales para competir. A Duhalde y a Solá les pasaría lo mismo.

Comentá la nota