Proponen entregar 50 lotes con agua en enero

Ésa fue la oferta de la Provincia para los ocupantes de la toma desalojada.

Los vecinos dijeron que la propuesta no es suficiente porque son 110 las familias que quieren terrenos.

El conflicto que se desató en las 127 hectáreas el último jueves continuó hasta ayer a la madrugada, cuando se produjeron destrozos en la Comisaría 41. Luego, una tensa calma volvió al barrio porque los vecinos seguían en alerta y los efectivos policiales custodiaban el terreno.

Ayer por la tarde ya no quedaba nadie en el predio usurpado y seis de las familias que estaban viviendo ahí decidieron ubicarse en el espacio verde de Remigio Bosch y Houssay a la espera de una solución.

Por la mañana se realizó un encuentro entre las diferentes partes para lograr llegar a un acuerdo. La reunión se llevó a cabo en las instalaciones de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia.

Participaron delegados de la toma, por la Provincia el subsecretario de Derechos Humanos, Ricardo Riva, el subsecretario de Seguridad Pública y Participación Ciudadana, Miguel Ángel Novoa, y por la ADUS Marité Suchs. También estuvo la delegada de Derechos Humanos de Nación, Beatriz Gentile, el secretario de Derechos Humanos del Municipio, Jesús Escobar, y representantes de la Defensoría del Pueblo de Neuquén que participaron como veedores.

El encuentro se llevó adelante por varias horas donde se manifestaron varias propuestas. En horas de la tarde llegó una propuesta desde el gobierno provincial que quedó en ser analizada por los ocupantes, aunque no se fijó fecha para un nuevo encuentro.

Se les ofertó a los ocupantes la posibilidad de otorgarles 50 lotes con agua que serían entregados a mediados de enero de 2010 y se les manifestó también la pronta solución habitacional de los casos más urgentes.

La respuesta

Marixa Sariego, delegada de la toma, expresó ayer que la propuesta no alcanza a dar respuesta a las 110 familias que están en la toma. "Nosotros no nos vamos a ir de acá, queremos volver al predio y vamos a hacerlo. La gente quiere volver, no estamos robando nada, somos gente de trabajo, nadie quiere violencia", dijo la delegada.

"Nos dicen que nos van a dar 50 lotes con agua, pero no nos dicen dónde. Además nosotros no somos 50, somos más de 110 y si no estábamos todos en toma era porque no nos dejaban entrar material, porque la Policía nos rompía todo", dijo Marixa.

Luego mencionó: "Acá los únicos culpables son los que nos desalojaron, porque nosotros estábamos negociando con la ADUS, pero ellos se metieron nos sacaron, nos golpearon y ahora están todos en la calle, esto fue una cacería. Fueron ellos los que rompieron el diálogo".

Aseguró que los pocos que quedaban en la toma en la tarde de ayer ya no están más. "Ellos ahora son los que necesitan una solución urgente como Tejerina –la mujer embarazada con una niña- ella fue derivada a Desarrollo Social porque no tenía dónde ir", indicó.

Comentá la nota