Proponen destinar fondos de los jubilados para prestar a las bodegas.

Proponen destinar fondos de los jubilados para prestar a las bodegas.
El gobernador Jaque y una delegación empresaria mendocina se reunieron ayer con la ministra de Producción.
Buenos Aires. Acompañado por representantes del sector vitivinícola, el gobernador Celso Jaque se reunió ayer con la ministra de Producción, Débora Giorgi, y se llevó una certeza y dos "tal vez".

La certeza es que la ministra asistirá a la próxima edición de la Fiesta de la Vendimia, invitada por Jaque.

Las posibilidades son, de un lado, la concreción de la varias veces prometida, pero todavía incumplida, reducción del 5 al 2,5 por ciento de las retenciones a la exportación de vino y mosto y, del otro, la activación de un crédito "blando" para los bodegueros, para lo cual Giorgi aceptó considerar una propuesta que arrimó la delegación encabezada por Jaque: usar fondos de los jubilados.

Del encuentro, en el que Giorgi, su jefe de asesores, Horacio Cepeda, y el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, hicieron de locales, participaron, además de Jaque, su subsecretario de Gestión Pública, Rodrigo Ruete; el director de la Casa de Mendoza, Gustavo Antonioli; el presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), José Molina; su vice, Eduardo Sancho; la gerente técnica de la entidad, Cristina Brachetta.

También asistieron Ángel Vespa, presidente de Bodegas Argentinas; Pablo Asens, de la Federación de Cámaras de Productores Vitivinícolas; Sergio Villanueva, de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA); Mauro Sosa, del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este; Guillermo García, presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura; Marcelo Barg, coordinador del BID y Sergio Colombo, de la Cámara del Mosto.

La idea de usar los fondos de los jubilados fue expuesta por los representantes vitivinícolas y avalada por Jaque y el secretario de Agricultura y Agroindustria de San Juan, Roberto Ronchietto (el gobernador Gioja no fue de la partida).

Giorgi prometió tratar el pedido con el director de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), Amado Boudou, y el sanjuanino Sergio Chodos, quienes administran el chanchito del que el gobierno se agenció con el traspaso al estado de los fondos acumulados en las hoy difuntas AFJP.

Parte de esos fondos fueron dispuestos para financiar compra de autos O Km, (incluidos, desde esta semana, modelos de alta gama), canje de heladeras, cocinas, termotanques, motos, bicicletas, taxis y pago de deudas del Estado, entre otros destinos. Un grupo de diputados que votó a favor del traspaso ya cuestionó la legalidad de esas decisiones, pues no se constituyeron los dos comités que, según la ley, debían fiscalizar el destino de los fondos jubilatorios.

El uso de los dineros previsionales permitiría destrabar un plan de subsidios por 50 millones de dólares a pequeños productores que el 10 de diciembre pasado aprobó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Pero la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) aún no firmó el decreto para ponerlo en práctica, porque el Estado argentino no aportó los 25 millones de dólares que prometió como "contrapartida".

El espíritu del proyecto del BID es subsidiar a los pequeños productores y dar crédito "blando" a las bodegas que se asocien con ellos. Ahí es dónde terciaría el dinero de los abuelos.

Giorgi prometió también consultar la posibilidad de que los 25 millones de aporte del estado surgieran de una línea "blanda" del Nación, gestión que los bodegueros ya iniciaron en enero con la presidente de la entidad, Mercedes Marcó del Pont, hasta ahora sin resultados.

El segundo "quizás", la reducción de las retenciones a la exportación de vino y mostos, se enmarca en los beneficios que el Gobierno anunció el martes a la "Mesa de Enlace" rural.

"Giorgi ratificó que el Gobierno tiene la vocación de bajar hasta el 50 % los derechos de exportación de aquellas economías regionales que traduzcan ese esfuerzo fiscal en mejorar la competitividad y eficiencia de la cadena productiva y aseguren que ese beneficio lo perciban los pequeños productores", señaló ayer un comunicado de su cartera.

Pero para "demostrar" que así será, los representantes del sector vitivinícola deberán arrimar un estudio sobre el impacto de la medida y garantizar "precios sostén".

La reducción de las retenciones a las exportaciones de vino y mosto ya había sido prometida por CFK el 22 de diciembre pasado, cuando recibió en Olivos a Jaque y a los mismos empresarios que ayer acompañaron al gobernador a la reunión con Giorgi. Luego se concretó sólo la reducción de las retenciones sobre la uva de mesa.

Las expectativas renacieron tras la reunión del Gobierno con la Mesa de Enlace, pero quedan caminos y anuncios por recorrer. En todo caso, la importancia de esa reducción es exigua en comparación a los créditos "blandos" que podrían financiar los fondos jubilatorios.

Y si ninguna de esas posibilidades fructifica, quedan los fondos para obra pública. Era lo que anoche negociaban varios intendentes mendocinos, que viajaron con Jaque y que participaron en Olivos de una tenida de jefes comunales de todo el país con Néstor Kirchner, el que administra la torta.

Comentá la nota