Proponen que se declare "Hijo Dilecto de la Ciudad" a Juan Carlos Castagnino

El concejal de Acción Marplatense, Héctor Rosso, presentó un proyecto de Ordenanza en el que propone que se nombre "hijo dilecto" de la ciudad al extraordinario artista marplatense Juan Carlos Castagnino.
La iniciativa, que cuenta con el respaldo del resto de la bancada de AM, apunta a dar un reconocimiento pleno a la "destacada trayectoria del pintor marplatense, arquitecto Juan Carlos Castagnino, relevante figura de las artes plásticas argentinas", tal como señaló el edil en su presentación.

"Nos pareció oportuno llevar adelante este reconocimiento, que por otra parte, tiene una gran significación ya que es a primera vez que el Concejo otorgará este tipo de distinción", subrayó.

Está previsto, además, que se entregue una copia de la Ordenanza al hijo del artista, Álvaro Castagnino.

El artista nació en Mar del Plata el 18 de noviembre de 1908 y vivió en la zona de Camet hasta 1914, donde su padre había instalado una herrería. Se crió así en un escenario donde desfilaba la síntesis del paisaje rural: carros, caballos y asalariados de campo se sucedían como en una cinta sinfín, con sus costumbres, colores y problemas.

Castagnino completó el bachillerato en apenas tres años, cursando y dando exámenes libres en el Colegio Nacional Mariano Moreno. Trabajó durante los veranos en la sucursal Mar del Plata de Witcomb, la más antigua casa de exposiciones, situada en la calle Florida, de Buenos Aires.

En 1928 comenzó la carrera de Arquitectura en la Universidad Nacional de Buenos Aires. Al mismo tiempo, ingresó al taller de croquis en la mutualidad de Bellas Artes y luego, en la Academia Nacional de Bellas Artes "Ernesto de la Cárcova". Completó su formación en nuestro país con Spilimbergo, Victorica y Gómez Cornet. Y en París, con Bracque, Picasso y André Lothe.

A principios de la década del 30, Castagnino integró los talleres de pintura mural de Lino Enea Spilimbergo. Junto con Antonio Berni y David Siqueiros trabajó en el afamado mural de la quinta de Natalio Botana, dueño del diario Crítica.

Además, formó parte del equipo de muralistas -integrado por Spilimbergo, Berni, Colmeiro y Urruchúa-, que pintó la cúpula de las Galerías Pacífico, primera obra mural realizada en un sitio público en la capital argentina.

En 1953 viajó a China y Mongolia, dejando testimonios de aquellos países en diversas acuarelas, tizas y apuntes.

Sin descuidar los escenarios rurales o sus playas natales, recuperó en sus obras la figura del trabajador y las situaciones de los mundos suburbanos; fue conocido como un "pintor social" ya que utilizaba sus obras para denunciar situaciones de injusticia.

Vivió en Roma a mediados de los ´60, donde consiguió retratar las primeras manifestaciones populares callejeras del Viejo Continente. En sintonía con esta línea, años más tarde, trabajó con las muertes callejeras y el Cordobazo.

León Benarós lo pintó de cuerpo entero cuando señaló: "Centra su pintura en el hombre, integra la figura humana en el paisaje, ennoblece la presencia de sus criaturas de carne y hueso. Gentes del Norte, Paisajes del Paraná o del Uruguay, orillas marplatenses, arrabales porteños: muchos y diversos ámbitos del país han dado a Castagnino tema para su interpretación entrañable. Su impronta nacional, sin embargo, no se alcanza por la sola virtud de su temática tan nuestra, sino, sobre todo, por una atmósfera, por un particular resplandor de los cielos, por un color que parece aprendido de la tierra. Son de Castagnino esas barrancas rojizas junto a las aguas tendidas, con el agreste penacho de unas verdes matas. Le pertenecen esos caballos criollos de acarnerado perfil en la nerviosa cabeza, sueltas las crines, anchas las narices que husmean la libertad en el aire, ciertas maternidades obreras, en las que la ternura lírica no debilita el impacto de la dolorosa y muda protesta; son por fin, de esos seres y cosas del pueblo, a los que él ha sabido acercarse con solidario fervor".

Castagnino murió el 21 de abril de 1972, en la ciudad de Buenos Aires. El Museo de Arte de Mar del Plata lleva orgullosamente su nombre desde 1982.

Comentá la nota