Proponen crear un organismo de control sobre los servicios públicos municipales

Se ocuparía de monitorear la calidad del transporte, la higiene urbana, el alumbrado o las concesiones de los espacios públicos.

La concejal del Frente para la Victoria Verónica Beresiarte trabaja en la elaboración de un proyecto de ordenanza para crear un organismo que permita que los ciudadanos puedan controlar la calidad de los servicios públicos que se prestan en Mar del Plata, especialmente, de aquellos que dependen directamente del Estado Municipal.

La idea es integrar allí la opinión de funcionarios, representantes de asociaciones de defensa del consumidor, sociedades de fomento, sindicatos y a cualquier vecino con capacidad para monitorear de qué manera funcionan, por ejemplo, el transporte, la higiene urbana, el alumbrado o las concesiones de los espacios públicos.

La concejal explicó que el proyecto está aún en etapa de elaboración y que por esa razón, se están llevando a cabo distintas actividades con el propósito de enriquecer su contenido. Por esa razón ayer se explicó en el recinto del Concejo Deliberante de qué manera viene desarrollando su tarea el Ente de la Ciudad que funciona en Capital Federal y se ocupa de controlar los servicios que se prestan en ese distrito y de reunir las quejas y opiniones de los usuarios. La exposición estuvo a cargo de Beatriz García Buitrago, quien participa como vocal en el ente, en representación de la ONG Consumidores Argentinos.

- ¿Qué sentido tiene la creación de un organismo que controle los servicios que dependen del municipio?- le preguntó LA CAPITAL a García Buitrago.

- Permite que todos los usuarios puedan emitir su opinión y que las autoridades se van obligadas a tomar las medidas para que los ciudadanos tengan los servicios que se merecen. Ya hay experiencias en otros lugares, como la que se viene realizando en el Ente de la Ciudad de Buenos Aires que se ocupa del control sobre los servicios de la misma ciudad. Ahí hubo una experiencia que hay que buscar cómo adaptar a ciudades como Mar del Plata. Si bien no es fácil instrumentarlo, esta herramienta ayuda a la transparencia de los servicios públicos y alienta la participación ciudadana. Lo que se busca es que todos los servicios sean accesibles, de calidad y que el usuario pague lo que corresponde por lo que recibe y que tenga un ámbito donde poder denunciar alguna falla.

- ¿Qué es lo que reclama generalmente el ciudadano en este tipo de ámbitos?

- Que el servicio que se le presta sea acorde a lo que se paga. Por eso es importante que, cuando la gente ve que la ciudad está sucia, tenga un lugar a dónde recurrir para plantear su queja. El ciudadano debe tener un espacio para plantear su insatisfacción, opinar que el servicio está mal diseñado y proponer opciones.

- Pero existen áreas de los gobiernos que ya se ocupan de controlar que quienes prestan los servicios cumplan.

- Sin embargo en algunos casos, como el de la higiene urbana, el ciudadano no tiene dónde reclamar. Lo mismo pasa con el alumbrado o los semáforos. No hay dónde quejarse. El organismo de la ciudad de Buenos Aires brinda hoy la posibilidad de recibir los reclamos y hacer un control de los controles. A partir de la opinión de la gente se ejerce un control sobre los que tienen que controlar.

- Hay líneas telefónicas, 0800, donde se pueden hacer llegar los reclamos a las autoridades. ¿Cree que son insuficientes?

- Mi pregunta es: ¿esos mecanismos funcionan? Como ciudadanos tenemos que generar espacios de participación para decir que los 0800 no funcionan. Si el 0800 no da la solución debe haber un espacio donde se lo pueda señalar y proponer mejoras, decirles a las autoridades que lo que ofrecen no se adecua a las necesidades. La respuesta no puede ser que no hay recursos. Hay derecho a ver cómo está confeccionado el presupuesto de la ciudad y a señalar que hay contratos mal hechos y que hay plata mal gastada.

La idea no es crear un organismo para que haga lo que tiene que hacer otro. Es un espacio que plantea lo que quiere la gente, que mide la satisfacción. En nuestro caso, el ente no es el organismo político ni el técnico que otorga y controla los servicios. El ente es el organismo que le dice a quien licita y regula las concesiones si se está cumpliendo o no con los derechos del ciudadano y el consumidor.

Comentá la nota