Proponen una comisión para resolver la crisis energética

Es una iniciativa del diputado Miguel Giubergia (UCR-Jujuy). "Asistimos a verdaderos quiebres de sistemas ya instalados y hay que transformarlos", opinó el legislador.
El proyecto de ley propicia crear, en el ámbito del Congreso de la Nación, la Comisión Bicameral de Resolución de la Crisis Energética, que tendrá por objeto coordinar entre el Congreso de la Nación y el Poder Ejecutivo Nacional lo inherente para resolver la crisis energética.

La Comisión estará integrada por siete senadores y siete diputados elegidos por las Cámaras de Senadores y Diputados de la Nación , respetando la pluralidad de la representación política de las Cámaras y el presidente será designado por el partido político de la oposición con mayor representación parlamentaria en el Congreso. Se tendrá en cuenta plan de emergencia para 3 años; planificación para el mediano y largo plazo; nuevo marco regulatorio y la inversión pública/privada, con real control de los fondos otorgados.

Además, dictará su propio reglamento y estará facultada para solicitar al Poder Ejecutivo, al Jefe de Gabinete de Ministros, a los organismos de regulación y/o control competentes y/o a los organismos de los cuales dependan los fondos fiduciarios existentes dentro del sector energético y de infraestructura energética, así como toda información que la Comisión estime relevante.

"Desde la oposición sostenemos, desde antes de 2004, junto con todos los especialistas del sector, que Argentina entró en una crisis energética de características inusitadas y estructurales. No tenemos provisión de gas natural y, como consecuencia, no tenemos generación de electricidad en la cantidad que el crecimiento económico experimentado en nuestra economía esta demandando", explicó Giubergia, a quien acompañan en esta iniciativa los diputados Silvia Storni, Patricia Bullrich, Luciano Fabris, Laura Montero, Gustavo Cusinato, Sandra Rioboo y Heriberto Martínez Oddone.

El legislador dijo, además, que "asistimos a verdaderos quiebres de sistemas ya instalados y hay que transformarlos. Nadie puede satisfacerse con la situación actual. En materia de energía, el corto plazo y la especulación son incompatibles con una gestión prudente de los recursos fósiles y con la seguridad de abastecimiento".

"La energía, y más aún la electricidad, se sitúa entre la actividad industrial y comercial y la satisfacción de las necesidades sociales. Por eso necesita un enfoque muy particular y su acceso debe ser integrado como un elemento esencial del desarrollo y no solamente como una cuestión caritativa o solidaria. El acceso a la energía debe permitir romper el círculo vicioso de la pobreza", estimó.

Comentá la nota