Proponen bancos al Gobierno oferta parcial por el default

Por: Guillermo Laborda

Llegó a los despachos oficiales una oferta de Barclays para que el Gobierno cierre antes de fin de mes un acuerdo con un grupo de acreedores. Esa propuesta surgió de un contrato firmado por Arcadia Advisors con hedge funds o fondos de inversión norteamericanos que tienen papeles argentinos en default. Ese contrato vence a fin de mes, y la intención de los intermediarios es evitar que se caiga. Arcadia se alió con Barclays para acercarle al Gobierno el plan que consiste en entregar los bonos en default por un nuevo título a más largo plazo y con la quita correspondiente.

A los acreedores les conviene la transacción. Los fondos norteamericanos necesitan solucionar la cuestión. Con los papeles argentinos en default, no pueden hacer pases o repos, y por lo tanto no pueden obtener financiamiento con éstos. Están en paralelo esos hedge funds enfrentando retiros de sus inversores, por lo que prima la necesidad de liquidez. Un nuevo bono argentino, con cotización ya en la plaza financiera, podría serles útil en ese sentido. El estudio jurídico Cabanellas, Etchebarne, Kelly y Dell'Oro Maini, especializado en este tipo de operaciones, también estaría formando parte del armado legal.

En el Ministerio de Economía y en la Jefatura de Gabinete ya está circulando la carpeta con la propuesta. Ahora, cerrar una transacción de esta naturaleza antes de las elecciones suena casi milagroso. Políticamente habría que medir el impacto de una operación sobre la que siempre Néstor Kirchner consideró que había que aplicar el mayor rigor posible. Además, hay que considerar que el impacto en lo que se refiere a confianza sobre el país sería poco significativo porque simplemente se está efectuando un acuerdo con un grupo de acreedores. El resto deberá seguir aguardando o recorrer el camino que marque el juez Thomas Griesa en Nueva York.

Así, lo más probable sería que todo pase para después de las elecciones. La resurrección de los mercados internacionales está permitiendo que puedan desempolvarse los planes oficiales de regularizar la deuda aún en default. Hablar de fondos que deben aportar los acreedores para que se reabra la oferta resulta igual imposible hoy. El mundo no cambió tanto.

La única mirada de corto plazo hoy en la Secretaría de Finanzas a cargo de Hernán Lorenzino es la de ofrecer el pago anticipado de los Boden 2012. Ese pago se efectuará a aquellos acreedores que le ofrezcan la mayor tasa de descuento por este adelanto. Paradojas de los mercados argentinos: el Boden 2012 fue lanzado con una duración de 10 años por un decreto de Eduardo Duhalde en 2002. Sirvió como medio de pago a ahorristas damnificados por la reprogramación de los depósitos tras el «corralito». Esos damnificados corrían el riesgo de no cobrar ahora, y por ello la oferta del Gobierno para disipar ese temor. Se descarta igual que no habrá pedidos significativos de los inversores para cobrar anticipadamente el cupón del Boden 2012. Tampoco deberían participar la banca oficial o la ANSES. Si lo hiciera, sería otra paradoja de los mercados argentinos; entidades oficiales temen que el Gobierno no les pague el cupón del Boden el 3 de agosto. Trascendió que habrá presentaciones de inversores puntuales en esta licitación, pero sacrificando sólo el 1% o menos de lo que deberían cobrar tras las elecciones. Es que en realidad el temor no pasa por los comicios en sí. Más bien, pasa por 2011 y 2012 con un país que aún tiene el mercado internacional de crédito cerrado. Sólo hay inversores ávidos por cambiar papeles ilíquidos por unos nuevos, que puedan revender rápidamente, como son quienes están detrás de la oferta de Barclays.

Comentá la nota