Proponen asistencia y prevención

Un proyecto de ley recientemente presentado en la Cámara de Diputados apunta a la prevención del juego compulsivo y la asistencia de personas que padecen esta adicción.
La iniciativa legislativa propone que el sistema hospitalario provincial cuente con personal capacitado para atender esta patología y ofrecer tratamientos acordes e integrales a la problemática. También plantea prohibir la instalación de cajeros automáticos en cercanías de salas de juego.

La normativa establece que el Ministerio de Salud de la Provincia deberá implementar, en el marco de la política de salud mental, cursos de capacitación y actualización destinados al sistema hospitalario público, enfocados en el tratamiento y manejos efectivos de la ludopatía.

"El ludópata no resiste el impulso sistemático a tomar riesgos, adicción esta que puede llevar al individuo enfermo a plantearse como única solución el suicidio, según investigadores de la Organización de la Salud", advierte el diputado en el escrito.

Y asegura en los fundamentos que "se encuentra comprobado que dicha enfermedad puede ser superada por el individuo con la ayuda de una asistencia médica y psicológica a fin de lograr la reinserción social del enfermo".

La legislación quiere además prevenir el juego compulsivo, mediante la instalación de carteles en la entrada de las salas de azar y otros establecimientos destinados al juego de azar con la leyenda "El juego compulsivo es perjudicial para la Salud", y regular y controlar ciertas prácticas que empeoran la problemática, prohibiendo la instalación de cajeros automáticos en salas de juego o en sus cercanías (hasta 100 metros).

Hace 10 años, en la Cámara de Senadores fue presentado un proyecto de ley que tenía por fin obligar a los casinos y a las empresas explotadoras de salas de juego, bingo, máquinas tragamonedas, locales de quiniela y lotería a instalar en sus establecimientos comerciales carteles advirtiendo que el juego compulsivo perjudica la salud. Pero la iniciativa legislativa no prosperó.

Comentá la nota