Propone toda la oposición el sistema de boleta única

Presentará mañana un proyecto de ley para quitarle el control del escrutinio al Ministerio del Interior
La oposición presentará mañana una ambiciosa reforma electoral, uno de cuyos pilares será la instrumentación del sistema de boleta única en todo el país. Concebido para aventar el fantasma del fraude, este proyecto de ley logró lo que ningún otro hasta ahora: el apoyo del más amplio espectro político dentro de la oposición, ya que lo impulsan las cuatro principales fuerzas -UCR, Coalición Cívica, Pro y el socialismo-, además de Luis Juez, Raúl Castells y el Movimiento Social de los Trabajadores (MST). El justicialismo disidente anticipó que lo acompañaría.

Este proyecto es el corolario de casi un año de trabajo del Foro para la Reforma Política, que lanzó la oposición en abril último. Además de la boleta única, la iniciativa elimina de la órbita del gobierno nacional (concretamente del Ministerio del Interior) el poder de organización y de control del escrutinio provisional, y transferirlo a la justicia electoral. Por otra parte, para solucionar el problema de la ausencia masiva de autoridades de mesa el día de los comicios, propone que se designen a docentes y a empleados judiciales para cumplir esa función.

La boleta única es el sistema que también impulsa para la Capital el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, tal como adelantó LA NACION el domingo pasado. En Córdoba, una ley en ese sentido se aprobó el año pasado y se aplicará en 2011.

Sin embargo, el gobierno nacional desestimó cualquier posibilidad de instrumentarlo en las próximas elecciones.

La fotografía de una oposición unida en pos de una reforma electoral refleja una jugada política a varias puntas.

En primer lugar, para demostrar a la sociedad que las distintas fuerzas pueden y están decididas a trabajar en conjunto en temas de interés común, como el institucional.

Segundo, desnudar el nulo interés del Gobierno en modificar el sistema electoral, pese a las múltiples denuncias de fraude en las últimas elecciones que presentó la oposición.

Tercero, y lo más relevante, esta jugada anticipa que si el oficialismo pierde su mayoría en el Congreso, la reforma electoral podría ser inexorable. Y, con ella, el sistema de boleta única.

Características

Según el proyecto de ley, habrá una boleta única por cargo electivo: una para presidente y vicepresidente, otra para senadores nacionales y otra para diputados nacionales.

Para la elección de senadores, la boleta contendrá únicamente el nombre de los dos candidatos titulares; en el caso de los diputados, sólo el de los primeros tres candidatos titulares. El votante marcará en un casillero su preferencia electoral.

Las nóminas completas -que, en el caso de la provincia de Buenos Aires, suman 35 candidaturas a diputado-, se deberían exhibir de manera obligatoria en el cuarto oscuro.

"Esperemos que el Poder Ejecutivo nos acompañe en esta iniciativa para hacer más transparente el sistema electoral. Lo contrario significará que se siente cómodo con el escenario de la trampa y el fraude que posibilita el actual sistema", afirmó Gerardo Conte Grand, mano derecha de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y uno de los más activos redactores de la propuesta.

En el radicalismo, el jefe del bloque de diputados nacionales, Oscar Aguad (Córdoba), enfatizó a LA NACION que el sistema de boleta única no sólo redundará en una mayor transparencia, sino en menor gasto para los partidos políticos, pues se ahorrarán el costo de impresión de boletas.

"Hay que terminar de una vez con la estafa de las listas colectoras que permitieron la actual composición del kirchnerismo en el Congreso", aseveró.

También el diputado Federico Pinedo (Capital), jefe de bloque de Pro, celebró la propuesta. "La gente se aleja cada vez más de los políticos y, en forma simultánea, crecen las denuncias de fraude. Debemos terminar con este círculo vicioso."

El senador socialista Rubén Giustiniani (Santa Fe) añadió: "Somos el único país de América latina y del mundo que mantiene este sistema electoral. Es fundamental un cambio para erradicar el clientelismo y la manipulación electoral".

En ese mismo sentido se expresó el diputado Adrián Pérez (Buenos Aires), jefe del bloque de la Coalición Cívica. "En 2007 mucha gente sintió que no se le respetó su voluntad electoral; hubo sustracción masiva de boletas de la oposición. Tenemos que cambiar esto urgente", opinó.

Comentá la nota