El INV propone controles más blandos para bodegas grandes

Aseguraron que no disminuirá la fiscalización sino que será un sistema mucho más efectivo.
El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) está analizando un proyecto para implementar nuevos mecanismos de fiscalización para los vinos que beneficiaría con controles más blandos a las bodegas más grandes e importantes, ya que son las que tienen certificaciones de calidad nacionales e internacionales en sus procesos. El proyecto incluye un sistema de categorización de las empresas, teniendo en cuenta su comportamiento empresario en los últimos años.

Pero en San Juan beneficiaría a muy pocas bodegas, es que según las cifras del INV, en la provincia se inscribieron 159 bodegas para la elaboración de cosecha 2008; de ellas aproximadamente sólo una docena son fraccionadoras y exportadoras. El resto son pequeñas bodegas trasladistas, es decir que venden vino a granel.

Desde el INV explicaron que este proyecto pretende agilizar la tarea de fiscalización sobre los establecimientos vitivinícolas del país y poner el foco en aquellos sectores con más problemas. Pero aclararon que no disminuirán los controles, sino que serán más efectivos.

De aprobarse este proyecto en el INV se verían beneficiadas las bodegas que no han tenido problemas al ser fiscalizadas y que exportan, ya que esto las obliga contar con certificaciones y normas (como las normas ISO); este grupo sería controlado de una forma más rápida y con menos periodicidad.

El proyecto se viene gestando desde hace tiempo en el INV y hace unas semanas los miembros de Bodegas de Argentina su sumaron y ofrecieron su ayuda al Instituto.

El presidente del INV, Guillermo García, explicó que para poner el nuevo método en marcha deberán discutirlo en diferentes etapas; primero dentro del INV, por eso el próximo viernes 12 de diciembre se realizará un encuentro nacional donde se podrá bajo la lupa el proyecto, cruzando sus variables con los actuales procesos y metas, cuantitativas y cualitativas, de fiscalización del INV.

La segunda etapa será con la gente de la comisión técnica de Bodegas de Argentina, quienes participan activamente del proyecto y aportarán ideas y experiencia.

Juan Carlos Pina, presidente Bodegas de Argentina, comentó que este nuevo planteo no intenta disminuir la calidad de los controles, sino simplificar los métodos y explicó que para esto es fundamental que las bodegas posean normas. "Una bodega que tiene normas y certificaciones ya está obligada a estar mucho más ordenada y organizada que lo que exige el INV. Inclusive tienen los datos informatizados", dijo Pina.

Para explicar cómo se implementaría el sistema el titular de Bodegas de Argentina dijo que, por ejemplo, el INV todos los meses contabiliza la calidad de vinos en existencia en una bodega, sus materias primas y procesos, entonces en aquellas que cuentan con las normas e informatización de sus procesos, los controles podrían realizarse cada 2 o 3 meses.

En relación al tiempo que demandará la puesta en marcha, García dijo "el tema se planteó en agosto y empezaremos a tratarlo ahora, seguramente va a haber un parate en marzo y abril, por el tema de la cosecha, pero después de eso esperamos resolverlo lo antes posible".

El presidente del INV comentó también que se tomarán otro tipo de medidas como el desarrollo de su propio tablero de control de estrategias, con otros métodos y otras implicancias en los procesos y metas.

Además están trabajando en conjunto con la Aduana para mejorar el intercambio de información y acelerar el proceso de datos de las exportaciones.

Comentá la nota