Propondrán un fondo para cuidar el patrimonio arquitectónico

La Comisión en Defensa del Patrimonio de Salta presentará en los próximos días una iniciativa legislativa para generar un fondo que se destinará al mantenimiento, protección y cuidado de edificaciones antiguas en la ciudad, a efectos de que sus propietarios, algunos de ellos compelidos a vender a emprendimientos inmobiliarios puedan solventar los gastos de mantenimiento de antiguas construcciones que una vez vendidas por necesidad son derribadas sin el trámite municipal previo.
La idea se discutió durante la última reunión de la comisión que reúne a casi veinte entidades, ocasión en la que se analizó la situación del centro histórico de la ciudad y áreas aledañas, ante la inacción de la Comisión de Preservación del Patrimonio Arquitectónico (COPAUS).

"Los turistas vienen a visitar una Salta colonial que se está perdiendo y hay muchas personas que heredaron viejas casonas que no pueden cuidar y mantener" señalaron miembros de la comisión, que reiteraron además su preocupación por el destino que tendrán las casas que ocupaba la Municipalidad en el centro de la ciudad. Indicaron además que se aprecia en la zona céntrica otra nueva oleada de edificios en altura y que en General Guemes al 100, detrás de las fachadas de dos casas contiguas ya hay un baldío donde son evidentes los aprestos para otras construcciones en altura.

Para la Comisión en Defensa del patrimonio es evidente que "no hay una política concreta de protección, las viviendas protegidas no están marcadas, ni delimitadas, excepto edificios públicos, no hay indicación a la vista de la zona de la ciudad que debe se protegida de la vorágine de la construcción, con el único fin de acentuar la rentabilidad de algunos sectores y más desprotegida está aún, la gente que reside en casas antiguas que se deterioran y no pueden afrontar los gastos de mantenimiento.

La preocupación se extendió además al hecho de que la rescisión del contrato del Gobierno con la empresa Aguas de Salta, dejó en manos del Estado provincial, al menos por ahora, la decisión en torno las factibilidades de agua y cloaca para la zona centro, factor que limitaba severamente los nuevos permisos de edificación ya que la empresa disponía de información técnica según la cual el servicio de cloaca de la zona centro trabaja en el límite de sus posibilidades.

Pocos días antes de la rescisión del contrato con la empresa prestataria del servicio de agua y cloaca, se anunció un convenio entre la Provincia y el Municipio, para conectar en la zona centro los tramos de dos colectoras, lo que permitirá incorporar dos mil clientes más al servicio de cloaca. "Ahora no hay límites y esto va a terminar con la calidad de vida de los que viven en casas en el entro, porque los edificios se vana llevar todos los servicios, aunque no haya posibilidad concreta y real de prestación".

Comentá la nota