El propio gobernador confesó ayer no estar "conforme" con sus funcionarios.

Alberto Rodríguez Saá no pudo ocultar ayer el mal momento que está viviendo en la campaña proselitista y confirmó un anticipo de nuestro medio, cuando aseguró no estar "conforme" con sus funcionarios, y dijo que va a "haber muchos cambios, muchos, no algunos, muchos cambios. Más de lo esperado".
En uno de los tramos del diálogo con la prensa, dijo "voy a dejar a la provincia de San Luis, después de la crisis, con una mayor inclusión digital, mayor educación, más salud", algo para lo que se tiene que apurar, porque no es la realidad que se está viviendo, puesto que los mayores conflictos que se están gestando en los últimos tiempos, son precisamente la falta de una política educativa y de salud serias.

Las escuelas están demostrando una falta muy grande de mantenimiento de su infraestructura, muchas sin calefacción, "más de seiscientos niños sin un maestro en lo que va del año" según denunció María Inés Quattropani, solamente en Villa Mercedes (ver nota aparte).

Sobre la salud, también es crítico el estado de muchos centros de salud, sin ir más lejos el de Buena Esperanza, denunciado por los profesionales de la salud y el tema que le provocó un mal momento en esa localidad, cuando una ciudadana sureña le reflejó el mal estado del hospital y la falta de profesionales, falta que se da en casi toda la geografía de la provincia.

¿Desempleo o pleno empleo?

También aseguró que en San Luis hay pleno empleo, cuando según los datos del INDEC local, la desocupación aumentó en mucho más de un ciento por ciento (ver nota aparte) y que seguramente le habrá dado otro dolor de cabeza, otro de sus seguidores.

En este tema, mientras el gobernador habla del pleno empleo, en un gesto de sinceridad casi como que se le escapó, el candidato a Intendente de Juana Koslay, Andrés Vallone, dijo en el noticiero de Canal 13, que "tenemos que generar trabajo. La gente nos está pidiendo trabajo".

Sin en San Luis hay pleno empleo, cómo puede ser que a un candidato oficialista, la gente le esté "pidiendo trabajo". ¿Será uno de sus funcionarios a reemplazar? Obviamente que ya no puede hacerlo, más allá que ganas no le falten, pero seguramente el gesto sincero de Vallone, será motivo para un tirón de orejas por parte del gobernador.

Adolfo también la pasa mal

Últimamente pareciera que la gente de San Luis, le está perdiendo el miedo a los hermanos Rodríguez Saá, puesto que a los malos momentos vividos por el gobernador en Quines y Buena Esperanza, su hermano Adolfo también vivió uno similar en Villa Mercedes.

Las malas lenguas, aseguran que en una de sus salidas de campaña, se le acercaron mujeres que han denunciado al director del Hospital ‘Juan Domingo Perón’ de esa ciudad, Maurer, por acoso sexual y precisamente le reclamaron a Adolfo Rodríguez Saá, el hecho de que lo siguen manteniendo en el cargo, aún cuando este tipo de denuncias son como un aluvión de verano.

Comentá la nota