Los propietarios tienen menos pretensiones para alquilar locales

Hay muchos locales vacíos por lo que los inquilinos tienen más posibilidades de elección. Esa mayor oferta, sumada a la crisis económica, hizo que en algunos casos los precios se reacomodaran hacia abajo, aunque no más de un 10%.

Si bien no adquiere la dimensión que alcanzó otras veces, la crisis económica -que para la mayoría de los rubros comerciales significó un pronunciado descenso en las ventas- sumada a la cantidad de inmuebles que se ofrecen en alquiler, hizo que los propietarios de locales, a la hora de ofrecerlos en el mercado de las locaciones de Mar del Plata, hayan tenido que moderar sus exigencias a efectos de adaptarlas a las posibilidades de pago de los inquilinos.

Es lo que ocurre, por ejemplo, cuando se trata de negociar la renovación de los contratos que están por vencer. En el marco de la realidad económica que vive el país, es lógico que aquel que tiene un buen locatario trate por todos los medios de retenerlo, aunque para conseguirlo tenga que resignar siquiera una parte de sus pretensiones.

A pesar de ello, el número de negocios que se desocuparon en los últimos meses, especialmente del rubro indumentaria, es superior al de otros años. Paralelamente, como en algunos sectores se siguieron construyendo locales, la oferta de propiedades se incrementó notoriamente. Aún en las zonas más buscadas y cotizadas, como son el centro y/o el sector comercial de la calle Güemes -sobre todo en las arterias que la cruzan- es posible encontrar carteles que revelan la existencia de inmuebles ofrecidos en alquiler por un plazo mínimo de 36 meses.

Opiniones

Consultado sobre el particular, Miguel Angel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos, dijo a este medio que "a esta altura del año es habitual que se produzca un recambio de negocios, lo cual implica que algunos locales queden vacíos hasta setiembre u octubre, cuando se vuelven a ocupar; tengo la impresión de que los precios solos se van a ir regulando, ajustándose a lo que los comerciantes puedan pagar; cuando el inquilino es bueno y cumplidor, para el locador es muy importante llegar a un acuerdo que permita conservarlo; en las arterias principales de la ciudad casi no hay propiedades disponibles; en cambio, sí las hay en otros sectores que no son tan buscados; de todos modos, considero que no es como para alarmarse ya que sigue habiendo interés por alquilar; en mi opinión, y por lo que dicen los colegas, el mercado se está manejando bien, sin mayores inconvenientes", señaló.

Sebastián Donofrio, responsable de la firma "Donofrio Asesores Inmobiliarios" -se dedica especialmente a la zona de Güemes- sostuvo que "en la calle Güemes, sobre todo en el tramo comprendido entre Alberti y Alvarado, los locales que se desocupan se vuelven a alquilar rápidamente; de Alvarado a Peña, a veces se registra una pequeña demora, pero también se alquilan bien; en las transversales, en cambio, el panorama no es el mismo; al igual que en la calle Olavarría, que sigue en desarrollo, hay locales disponibles". Acerca de aquellas sostuvo que "las más buscadas son Rawson y Garay". En materia de precios destacó que "en los últimos tiempos se produjo un pequeño reacomodamiento hacia abajo, si bien no más de un 10%; la mayor parte de los negocios que se desocuparon vendían indumentaria, aunque no de marca", aclaró.

Carlos Troglio, de "Troglio & Cía." manifestó por su parte que "hay muchos locales vacíos y la demanda de alquileres es menor que otros años; los precios son razonables, inclusive bajaron, pero pareciera que la gente de clase media, que antes se arriesgaba y ponía un negocio, hoy no está dispuesta a hacerlo; esto hace que, en diferentes zonas, haya una gran cantidad de locales desocupados; tiempo atrás, por ejemplo, se alquilaba bien para polirrubros, pero ahora las cosas cambiaron y casi nadie busca poner ese tipo de comercio"; finalmente planteó que "hay operaciones que se ven dificultadas en virtud de las exigencias que tiene la Municipalidad en materia de documentación".

Comentá la nota