Propietarios de bares denuncian abusos de la Secretaría de Control

Para los propietarios de los lugares habilitados como comedores con espectáculos, el municipio dicta normas y las modifica a su voluntad sin consultar al Concejo ni intentar consensos, afectando la actividad.
Los titulares de Dublin, El Sheik y La Nada, tres de los cuatro comedores con espectáculo de la ciudad clausurados por el municipio la semana pasada, realizaron un descargo por lo ocurrido.

El cierre de los locales se realizó por exceso en el horario permitido para la actividad en base a la resolución 205/09 firmada el mes de mayo que modifica la ordenanza 9.139 que regula al sector.

La disposición ordena ocupar el 70 % de la superficie del local con mesas y sillas, permitir el ingreso de una persona cada tres metros cuadrados, prohíbe el cobro de entrada, establece horario de cierre a las cuatro de la mañana de lunes a jueves y hasta las cinco los viernes, domingo y víspera de feriado. Cabe aclarar que ese tipo de actividad no se contemplaba antes de la resolución creada en mayo, horario tope de cierre.

Por su parte, Emilio Trucco, titular de Sutep -Sindicato Único de Trabajadores de Espectáculos Públicos y Afines-, manifestó su malestar por lo ocurrido y adelantó que mañana a las 11, tendrán una reunión con el secretario de Control de la Municipalidad, Cornelio Collins, para dialogar sobre la resolución.

Controles rigurosos

Félix, Claudio y Leandro Cortopassi son responsables de Dublin, uno de los locales clausurados. "La decisión de modificar la ordenanza fue unilateral y cambia la esencia de nuestros negocios, nos dieron dos meses desde mayo para adaptarnos pero sin posibilidad de diálogo alguno, nuestro modo de funcionamiento no era así", señaló Félix.

—¿Cómo procedieron luego de la clausura?

Iván Vincens, representante de La Nada: —Consultamos con profesionales y autoridades de la Municipalidad para revisar los puntos porque son irrealizables. Un mes y medio después, Collins nos recibió pero nos dijo que sólo tenía 15 minutos y que nos iba a informar sobre los alcances de la resolución nada más y que iban a empezar los controles. Uno de los locales presentó una impugnación pero todavía no tuvo respuesta de la Municipalidad.

—¿Cómo cambia su actividad las medidas decididas por el municipio?

I.V.:—La gente que va a nuestros negocios es mayor de edad y nos ponen un horario de cierre a las cinco y los locales que trabajan con menores los dejan abiertos hasta cualquier hora. La Nada no tiene ni una multa por venderle alcohol a menores o dejarlos entrar porque no lo hacemos y así mismo estamos clausurados. La Municipalidad nos dio permiso para trabajar así, entonces creemos que esto es un movimiento político y periodístico.

Seguidamente, Diego Gutiérrez de El Sheik, aclaró que antes de hacer la inversión en el rubro realizaron las consultas en el municipio sobre las habilitaciones y cómo trabajar; "nos dieron los permisos y ahora de un día para el otro nos clausuran los locales", lamentó.

Una gestión, una interpretación

Los hermanos Cortopassi manifestaron que el sector no está atravesando el mejor momento luego de la emergencia sanitaria y la crisis. "Estamos intentando recuperarnos, teníamos el fin de semana pasado organizado y tuvimos que suspender todo. Si tenemos que dejar entrar menos personas y cerrar antes vamos a tener que despedir personal" adelantaron.

A su vez aclararon que "esta misma gestión nos dio la habilitación de comedor con espectáculo, tenemos todo en regla y ahora hay una faja en la puerta que dice clausurado".

Vincens señaló que en la ciudad hay lugares que, por ejemplo, funcionan como quioscos y tienen la habilitación de comedor con espectáculo. "Sentimos que nos están apretando, cambian las gestiones y cada uno interpreta las normas como quieren nos da mucha, inseguridad jurídica", agregó Cortopassi y aseguró que en la ciudad se "bastardea la actividad nocturna" a pesar que se dice que se fomenta el turismo.

"Nos preocupa la forma de proceder de la Municipalidad, pasan por encima el Concejo donde están nuestros representantes. En definitiva, si vemos nuestro caso, el intendente gobierna por resoluciones", manifestó Cortopassi.

Antes de finalizar, Vincens comentó una anécdota ocurrida en la puerta del boliche La Nada para intentar graficar los controles que les realizan: "A nosotros una vez nos hicieron una multa por el horario de cierre del lugar antes que cerremos y no habíamos pasado el horario permitido de boliche. Cuando le pedimos a la inspectora que se identifique y que espere al escribano, nos tiró la multa y se fue casi corriendo".

Comentá la nota