Propietarios de bares decidirán mañana si hacen el lock out

Tras reunirse con el jefe de la Distrital Centro de la Policía representantes de los bares de Alem ratificaron que mientras no les den la respuesta que buscan, mantendrán el cierre de locales anunciado para este fin de semana.
Propietarios de bares y pubs de Alem ratificaron ayer el lock out de sus locales anunciado para este fin de semana a partir de cada medianoche, mientras siguen aguardando una respuesta favorable a sus reclamos de parte de la Municipalidad. Esa respuesta podrían hallarla mañana, cuando sean recibidos por el intendente Gustavo Pulti, según dijeron ayer representantes de esos comercios de Alem.

El titular de la Cámara que los nuclea, Pablo Villar, dijo que su esfuerzo está dirigido a mejorar la convivencia con los vecinos del lugar pero además -este es el punto clave para ellos- exigen que la comuna flexibilice los controles que realiza en el interior de los locales.

Formalmente aceptan esos controles que el municipio viene realizando en cumplimiento de la ley de nocturnidad vigente, pero consideran que "obstruyen" la actividad comercial "afectando que nuestros clientes gocen a pleno con el servicio que le ofrecemos", según dijo Villar.

En la víspera, y para lograr armonizar las posiciones, se reunieron en una mesa de trabajo con el jefe de la Distrital Centro Gustavo Salvá -inspector de la policía y además abogado-, para explorar acuerdos sobre los operativos que permitan prevenir inconvenientes.

Al término, Salvá declaró que los controles en la zona de Alem continuarán a pesar de las quejas y amenazas de cierre de los dueños de los bares y restaurantes. En conferencia de prensa el funcionario policial aseguró que "la intención es controlar a los delincuentes y no a los comerciantes" y agregó que "desde el área policial vamos a seguir trabajando intensamente y si tenemos que modificar algo lo vamos a hacer".

Al respecto Salvá señaló que a raíz de los incidentes del primer fin de semana del año en Alem, donde -según se denunció luego- hubo efectivos que "extremaron sus procedimientos" para disuadir a revoltosos, "se dio intervención a Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la Provincia, quien adoptó las medidas correspondientes contra los policías que se excedieron en su función y a la autoridad policial, que dispuso el inmediato procesamiento de éstos".

El funcionario policial también defendió lo suyo: "Somos profesionales, no somos necios", y agregó que "se han intensificado los controles en la vía pública porque somos conscientes de que nuestra juventud ha tomado como modalidad el exceso de alcohol".

En tanto y sobre el reclamo que le hacen a la Municipalidad, el comerciante Villar dijo que "el intendente tiene que tomar una postura con respecto a qué pasa con nuestra actividad, porque así no podemos seguir". Y aclaró que "nosotros no dijimos que no nos controlen, sino que éstos sean equitativos con respecto a comerciantes de otras actividades".

Pero en definitiva, la medida de protesta todavía no está firme pese a lo ratificado ayer: "El viernes al mediodía, después de la reunión con el intendente, vamos a determinar si cerramos o no el fin de semana", fue la definición final que dio el directivo de la cámara.

Villar admitió que están tratando de "solucionar para la mejor convivencia de nuestra actividad con el vecindario, el tema del consumo desmedido de alcohol en la vía pública, de los excesos y de quienes no respetan el derecho que tienen a descansar quienes viven allí".

Pero a la vez insistió con la necesidad de acotar otro tipo de "excesos", el que estos comerciantes de Alem le atribuyen a la Municipalidad y la policía con "controles que sufrimos los propietarios de estos locales".

Más operativos

Ayer, en el parte diario sobre los operativos de control que ejecuta el área de Inspección Municipal, en algunos casos con participación de dependencias provinciales, se dio cuenta de los controles de alcoholemia y en locales nocturnos realizados en las últimas horas, que derivaron en un puñado de clausuras y secuestro de vehículos.

Entre sábado y domingo se hicieron unas 130 inspecciones en locales de esparcimiento nocturno y más de 200 mediciones de alcoholemia en distintos puntos de la ciudad, dijeron funcionarios municipales y provinciales. Luego, entre las últimas horas del martes y las primeras de ayer miércoles, los operativos incluyeron 26 establecimientos comerciales ubicados en la zona de Alem y también en la avenida Constitución.

Comentá la nota