Propiedades: se viene la recategorización

En octubre. El municipio planea distribuir, con los cedulones del próximo mes, un cuestionario para que cada titular describa su edificación. Con eso, mantendrá o cambiará la categoría y corregirá la tasa.
Es una medida que el municipio anticipó al momento de impulsar el revalúo general de propiedades que aplicó este año; y que ahora se prepara para ejecutar. Consiste en la revisión –con miras a actualizarla– de la categorización de los inmuebles que pagan tasa en la ciudad. Esto es, la escala del 1º a 4º referida a la calidad de construcción en la que revisten las 460 mil viviendas, comercios e industrias registrados.

La categoría es, junto con el valor de la tierra, la base sobre la que la comuna calcula cuánto debe tributar cada vecino de la ciudad. A mayor categoría, más se abona.

Así como el precio de los terrenos no se actualizaba desde 1985 hasta el revalúo, tampoco fue práctica instituida para la Municipalidad ordenar ni fiscalizar en forma masiva si las propiedades revisten la categoría que les corresponde. Esto anticipa que la recategorización que ahora impulsa significará subas seguras en los cedulones, que se sentirán desde enero de 2010.

Lo que comenzará en breve es el trabajo previo, bajo el mecanismo de "autoevaluación". Miguel Pozzolo, secretario de Economía, anticipó que con los cedulones de tasa sobre inmuebles que se repartirán en octubre (bimestre noviembre-diciembre), planea distribuir un cuestionario que los propietarios de casas, departamentos, comercios e industrias deberán responder con carácter de declaración jurada.

Según precisó, serán 10 preguntas sobre las características del inmueble (los materiales, el tipo de aberturas, el baño, etc.), que el titular deberá contestar y devolver al municipio. La Dirección de Catastro analizará esos datos y los cotejará con los que tiene registrados de cada propiedad, para detectar distorsiones. "Cuando haya variaciones, iremos a inspeccionar los inmuebles, y del resultado de esa visita se procederá a confirmar la categoría o corregirla", explicó Pozzolo. "Ninguna recategorización se hará sin que medie nuestra inspección", agregó.

Aumentos. Cuando una vivienda suba a un estrato superior (de 3º a 2º o de 2º a 1º, por ejemplo), el monto que paga de inmobiliario crecerá en forma "importante", admitió el funcionario. Según los valores vigentes hoy en el Código Tributario (ver tabla), un salto de 3º a 2º implica un aumento del 52 por ciento en la valuación de la mejora; y uno de 2º a 1º, del 22 por ciento. En el caso de un inmueble comercial (se les aplica 3 categorías), el pase de 2º a 1º equivale a un aumento del 41 por ciento; mientras que para industrias el aumento sería del 15 por ciento.

Los incrementos impactan sobre el valor de lo construido que, sumado al del terreno, arroja una base sobre la que se aplica una alícuota. El resultado da el monto que se tributa por el inmueble (sin contar sobretasas de cloacas y desagües).

Nueva Córdoba. La comuna no tiene un diagnóstico preciso de cuántas propiedades están tributando fuera de categoría, pero el trabajo en detalle realizado para el revalúo dio indicios fuertes de que son muchas, y que en algunas zonas de la ciudad hay gran concentración.

La mayor sospecha es que muchos inmuebles calificados como 3º subirían a 2º, debido a las mejoras introducidas por sus propietarios a lo largo de los años y, en otros casos, a causa de categorizaciones "incorrectas" de arranque. "Sucede que es el titular o su arquitecto el que por declaración jurada hace el trámite de categorización, casi nunca media una inspección del Estado para verificar eso", explicó Juan Manuel Rodríguez, concejal titular de la Comisión de Hacienda. Según el edil, Nueva Córdoba es un caso testigo: "Allí hay gran cantidad de inmuebles 3º que deberían ser 2º", dijo. Por su parte, Pozzolo mencionó el caso de General Paz, en situación similar.

Comentá la nota