Las propiedades mantienen su valor, pero los alquileres tienden a bajar

Corredores inmobiliarios de la ciudad opinaron que a pesar de la disminución de las operaciones, los valores no descienden porque muchos propietarios no necesitan vender sus inmuebles
La palabra que atraviesa el diálogo que este medio mantuvo con tres corredores inmobiliarios es sinceramiento. Y si hay que sincerar es porque tal vez los valores estuvieron o están por encima de lo que el mercado ahora puede convalidar.

Los precios en la plaza local fueron subiendo de la mano del auge de la construcción, cuando muchos inversores vieron en los ladrillos la posibilidad de incrementar su capital. Y así comenzó un fuerte período de valorización, que alcanzó a los insumos, mano de obra y producto terminado.

Pero desde hace un tiempo la situación cambió radicalmente. Y de a poco esta realidad está teniendo su correlato en los valores de las propiedades y alquileres.

Según expresaron los entrevistados, los precios de los departamentos detuvieron su marcha ascendente y se mantienen. Y en alquileres, en algunos casos ya se verifica una tendencia hacia la baja.

Para Martín Petinarolli, todo comienza con la gran valorización de la tierra, que hizo que los terrenos con posibilidades para construir un complejo o edificio se fueran por las nubes.

"Un lote en un barrio cercano del centro hay que hablar de 150 ó 160 mil pesos. Cerca de los bulevares hay que hablar de 400 pesos el metro. Se elevó mucho el valor por el uso que tienen, en donde en un lote de 10 x 40 se hicieron complejos de departamentos. Eso hizo que fueran aumentando y se llegaron a unos valores que me parece no dan para más", explicó.

Como consecuencia de esa situación, "algunos departamentos de complejos están en los mismos valores que otros en edificios en Nueva Córdoba. Estamos hablando de cuestiones que por ahí no tienen mucha relación", admitió el profesional.

En cuanto a los precios de los departamentos, Gustavo Chiri señaló que "por el momento los valores están sostenidos. No hay una desesperación para vender a cualquier precio. Sin dudas que como contrapartida hay un freno importante en la velocidad que traía el negocio, en la cantidad de operaciones; es significativamente menor. Pero me da la sensación que el problema del negocio inmobiliario pasa por otro lado, por la incertidumbre de los precios futuros. El comprador piensa que mañana va a comprar más barato y el vendedor piensa que si la economía, en base a algunos indicadores, tiene un futuro más claro, seguirán creciendo".

Petinarolli agregó que "el que tiene algunos departamentos se sienta arriba y espera. Estamos en una situación bastante incierta. Si lo puede vender bien concreta la operación, sino lo deja. Hay mucha gente que ni siquiera los alquila., los tiene ahí".

De manera coincidente, Ariel Vietto sostuvo que en el mercado las propiedades todavía mantienen sus precios, a pesar de la caída significativa de las operaciones: "Se ven muchos carteles que se ponen y se sacan, pero las casas siguen sin venderse; esa es la realidad. El mercado está amesetado; no digo que no se venda nada, pero se muestra muy tranquilo en relación a dos años atrás. Si antes vendíamos tres departamentos por mes, ahora se vende uno cada tres meses, esa es la relación".

Dentro de las consultas que todavía se realizan, muchas tienen que ver con la posibilidad de acceder a financiación, teniendo en cuenta que algunos bancos están promocionando créditos hipotecarios.

Para el corredor, las ventas con esa modalidad son "muy difíciles de cerrar porque demoran 120 días; entonces hasta que sale el crédito a lo mejor la casa ya se vendió; no se puede dar seguridad. No es fácil concretar este tipo de operaciones, salvo que el monto sea mucho mayor al crédito. En ese caso la persona compra una casa de 300 mil pesos entregando 150 mil y el saldo cuando sale el crédito; pero son pocos los negocios que se dan de esa manera".

Comercios

Otro segmento que parece perfilarse hacia la baja son las locaciones de salones para la venta, que tuvieron incrementos sumamente significativos en años anteriores, acompañando la expansión comercial de la ciudad.

Para Ariel Vietto "hay una sobre oferta de locales comerciales en el macrocentro. Está a la vista, calles que estaban muy bien alquiladas y ahora se ven locales vacíos por todos lados. Eso hace que también bajen un poco los precios, porque la realidad es que el macrocentro valía casi como el micro".

Siguiendo con la idea, afirmó que "se han hecho muchos locales nuevos, a los que hay que sumar lugares como el Hiper, que inauguró 50 locales en dos meses y la Terminal que también va a aportar lo suyo. Otros tantos se están ejecutando por estos días, por lo que creo que hay una oferta muy grande. Va a depender mucho de los precios y quedarán vacíos los locales chicos que hoy están caros. A lo mejor está bien que un local en el macrocentro que tenga 150 metros valga 3.000 pesos; lo que no es correcto que un local chiquito cueste 1.500. Hay gente que en un garaje hizo un local y pretende cobrar lo mismo que un departamento de dos dormitorios".

Comentá la nota