Pronsato volvió a defender el aumento en el gas

El interventor del Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), Antonio Pronsato, aseguró que la suba del servicio de gas impacta durante el periodo invernal sobre 15,3 por ciento de los usuarios residenciales del país, es decir sobre 900.000 hogares que son los que más consumen, contra un total de 7.000.000 de hogares.
"El Cargo Gas afecta en período invernal, el de mayor consumo, al 15,3 por ciento de todos los usuarios residenciales del país, solamente a ese 15 por ciento, mientras que el 85 por ciento no recibe el cargo gas durante el período invernal, y eso implica a aproximadamente 900 mil hogares sobre siete millones", precisó el funcionario en declaraciones a Radio del Plata.

Pronsato puntualizó que hay que hablar de porcentajes del Cargo Gas: "solamente el Cargo porque hay que diferenciar claramente lo que es tarifa, gas, transporte, distribución y el Cargo Gas".

Explicó que este Cargo "oscila, por ejemplo, en Buenos Aires y Capital Federal en torno a 105 por ciento; en Salta, entre 123 y 122 por ciento, porque las tarifas son allí menores. En Mendoza ese impacto es del orden del 106 por ciento", indicó.

En el caso de Buenos Aires, Pronsato aclaró que "hay dos categorías de usuarios alcanzadas: AR 3-3 y el AR 3-4"; y destacó que "para la AR3-3, la categoría más baja, el impacto sobre factura es 72 por ciento".

El funcionario dijo que la aplicación del Cargo, que sólo abonan los usuarios de mayores recursos y por ende los que más consumen, se implementó "exactamente para transparentar el subsidio que tenían los altos consumos", a los que se destina mayoritariamente ese gas que se importa para hacer frente a la mayor demanda.

Consultado acerca de las excepciones para aquellos que registren altos consumos de gas, por razones especiales, y no cuenten con recursos para afrontar ese incremento, precisó: "actualmente se han presentado 1200 reclamos en todas las distribuidoras del país".

Reiteró que hay excepciones para jubilados, que cuentan sólo con los haberes jubilatorios para su subsistencia; para comedores comunitarios que cumplen un fin social; para familias carecientes cuyo ingreso sea sólo un plan social, entre otros.

Del total de los reclamos recibidos por las distribuidoras de todo el país, informó que "se han resuelto favorablemente 380, quedan pendientes 484 y 335 fueron rechazados, pero ese número de 1200 se engrosa porque hay aproximadamente 3600 usuarios de los barrios -de zonas marginales- que fueron directamente exceptuados".

Esto es así, explicó Pronsato, "porque estos últimos usuarios ya estaban localizados sin perjuicio o sin necesidad de que fueran a hacer la petición de su caso particular" en las distribuidoras.

El funcionario negó que por aplicación del Cargo se hayan incrementado más de 400% algunas facturas. "El aumento no es del 400 por ciento. Eso es importante decirlo ¿Por qué? porque ese es el aumento que hay con respecto al consumo, es decir cuanto uno más consume más gasta", concluyó.

Por último, señaló que "los consumos vienen aumentando, lo que sucede es que antes la diferencia era tan exigua que probablemente ninguno de nosotros la notaba. Por ejemplo, en el verano se consumía un promedio de 30 pesos y en el invierno de 60/70 pesos".

Al respecto, agregó: "eso era reflejo de que tenemos una tarifa para el sector que está claramente, le diría, no subsidiado, pero claramente acotado a precios nacionales", que en algunos caso resultan cinco o seis veces inferiores a los de nuestros vecinos como el caso de Brasil y Uruguay.

Pronsato concluyó: "hoy tenemos en Buenos Aires más de un millón de usuarios que tienen una tarifa que desde el año 2003 no ha tenido ninguna modificación".

Comentá la nota