Mal pronóstico por el déficit provincial.

Un informe asegura que la Provincia, junto con otros cinco distritos,

está en una situación de déficit primario. Advierten que podrían volver los bonos.

Catamarca es uno de los seis distritos del país que ingresaron al rojo fiscal, al estar en la práctica en una situación de déficit primario, esto es, que los ingresos que recibe son inferiores a los egresos totales del sector público, excluyendo los intereses de la deuda. La Provincia comparte ese escenario crítico con Misiones, La Pampa, Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires y Tierra del Fuego, según un informe publicado ayer por La Nación.

El informe, basado en datos de las consultoras Delphos Investment y Economía & Regiones, advierte que "jaqueados por la debilidad de sus cuentas fiscales, una vieja idea amenaza con volver a deambular por los pasillos de algunos gobiernos provinciales: emitir bonos, cuasimonedas, para hacer frente a gastos corrientes".

A un 2008 especialmente conflictivo para las transferencias que las provincias reciben, se sumó que durante enero se registró el menor crecimiento en los giros automáticos de la Nación a los distritos provinciales: apenas el 1,3%, el más bajo desde 2002.

Los pronósticos de los economistas prevén una fuerte desaceleración en los envíos a los distritos del interior del país por la coparticipación de impuestos. Es que el impuesto a las ganancias y el IVA, los dos principales tributos que se reparten a las provincias, fueron muy afectados por la crisis.

Es por eso que varios gobernadores se enfrentarán a una disyuntiva, dice el informe: recortar el gasto, lo que profundizará los efectos de la crisis, o elevar el endeudamiento y hasta emitir nuevamente cuasimonedas.

Algunas provincias grandes, como parte de un plan para hacer frente a los recortes, ya extendieron o elevaron los tributos provinciales, agotando esta vía para obtener mayores recursos.

Por otro lado, la posibilidad de dar un nuevo aumento a los agentes públicos este año aumentará las necesidades financieras de las provincias.

Los últimos cambios en el esquema impositivo también jugaron en contra de los distritos provinciales.

Primero fue el recorte del Impuesto a las Ganancias -a través de la suba del mínimo no imponible o la eliminación de la "tablita" de Machinea-, y la suba de las retenciones, que no se coparticipan, entre otras medidas perjudiciales para el interior.

Esto implicó que los "giros discrecionales", esto es, transferencias de fondos que se realizan por fuera de la coparticipación, se convirtieran en vitales para gastos corrientes y obras públicas.

El problema para Catamarca es que por el alejamiento político del esquema kirchnerista, estos fondos discrecionales podrían verse seriamente disminuídos, aumentando el déficit provincial.

Los pronósticos de los economistas prevén una fuerte desaceleración en los envíos a los distritos del interior del país por la coparticipación de impuestos.

Comentá la nota