Pronosticaron un verano con más riesgo granicero en Mendoza

Pronosticaron un verano con más riesgo granicero en Mendoza
Para el titular de Contingencias Climáticas, por El Niño habrá más lluvias y se elevará la probabilidad de que haya más tormentas de granizo que en otros años. Esperan una fuerte para mañana.
Ya pa­sa­ron tres me­ses del co­mien­zo de la te­mi­da tem­po­ra­da de gra­ni­zo, que arran­có el 1 de oc­tu­bre, y has­ta aquí las llu­vias de pie­dra que nos caen del cie­lo prác­ti­ca­men­te no aso­ma­ron por Men­do­za. Sin em­bar­go ese da­to no es una se­ñal ha­la­güe­ña. Al con­tra­rio, el ries­go de gra­ni­zo se­rá más gran­de es­te ve­ra­no que en los an­te­rio­res y de he­cho pa­ra ma­ña­na se aguar­dan po­si­bles tor­men­tas de mag­ni­tud.

Así lo con­fir­mó ayer a Dia­rio UNO Raúl Be­sa, di­rec­tor de Agri­cul­tu­ra y Con­tin­gen­cias Cli­má­ti­cas de la pro­vin­cia.

La ex­pli­ca­ción fue sim­ple: "El fe­nó­me­no del Ni­ño es­tá en ac­ti­vi­dad y se hi­zo sen­tir con no­to­rie­dad des­de la se­gun­da quin­ce­na de di­ciem­bre. Pa­ra te­ner un da­to, el 25% de la pre­ci­pi­ta­ción anual se re­gis­tró el mes pa­sa­do en só­lo unos días en el Sur pro­vin­cial. Es­to prue­ba la in­ci­den­cia del Ni­ño, que es­tá aso­cia­do a un in­cre­men­to de las llu­vias. La ten­den­cia cli­má­ti­ca di­ce que el fe­nó­me­no con­ti­nua­rá has­ta el fin del ve­ra­no, por lo que po­de­mos in­fe­rir pe­ro no con­cluir que po­de­mos te­ner más tor­men­tas de gra­ni­zo".

En­ton­ces ade­lan­tó lo que se vie­ne: "Pa­ra el mar­tes te­ne­mos pro­nós­ti­co de for­ma­ción de tor­men­tas al­tas con pro­ba­bi­li­dad de gra­ni­zo im­por­tan­te. En­tra un fren­te frío y el cho­que de esa ma­sa con la de ai­re ca­lien­te y hú­me­do que te­ne­mos aho­ra ori­gi­na­rá tor­men­tas. Em­pe­za­rá por el Sur, que es por don­de va a in­gre­sar. No sa­be­mos dón­de afec­ta­rá y en los pró­xi­mas ho­ras se ajus­ta­rá el pro­nós­ti­co".

Ve­ra­no con más ries­go

El am­bien­te se­co que im­pe­ró has­ta me­dia­dos de di­ciem­bre de­jó prác­ti­ca­me­te inac­ti­vo al sis­te­ma de lu­cha an­ti­gra­ni­zo pro­vin­cial.

Así fue que has­ta ayer la úni­ca tor­men­ta gra­ni­ce­ra im­por­tan­te fue la del 17 de fe­bre­ro en San Ra­fael, que tra­jo ade­más mu­cha agua, vien­to y una inun­da­ción sin pre­ce­den­tes. El da­ño por la pie­dra abar­có se­gún Be­sa, unas 3.000 hec­tá­reas".

El fun­cio­na­rio acla­ró: "La mag­ni­tud de una tor­men­ta la me­di­mos por la su­per­fi­cie que cu­bre y el da­ño que pro­vo­ca y no por el ta­ma­ño del gra­ni­zo, co­mo mu­chos creen".

Sin em­bar­go, pa­ra el res­to del ve­ra­no el ries­go la­ten­te pa­ra los cul­ti­vos pro­vin­cia­les no es de­ter­mi­nan­te y de­ja una luz de es­pe­ran­za. El fun­cio­na­rio res­pon­dió an­te la con­sul­ta que "cuan­do an­te­rior­men­te hu­bo Co­rrien­te del Ni­ño se re­gis­tró mu­cha llu­via pe­ro no tan­to gra­ni­zo. Eso ocu­rrió en­tre otros fac­to­res por­que la nu­bo­si­dad es­ta­ba muy ba­ja".

Ex­pli­có que la nu­bo­si­dad es­tá ba­ja cuan­do se en­cuen­tra en­tre los 9.000 y 10.000 me­tros de al­tu­ra. "La al­ta nu­bo­si­dad, la que pro­du­ce tor­men­tas, es­tá en los 14.000".

Comentá la nota