Pronostican los remates masivos de tambos

Según un martillero de la Cooperativa Guillermo Lehmann los efectos de la sequía y la falta de confianza entre los productores son letales para el futuro de la lechería fundamentalmente al norte de Rafaela.
La liquidación de tambos no tiene freno en la cuenca del centro-oeste santafesino. La falta de pastos y de reservas para enfrentar a un invierno que se anuncia durísimo, el incremento de los costos que ello determina y la caída de los precios forman un cóctel explosivo para el futuro del sector.

El propio ministro de la Producción, Juan José Bertero, había confiado en Rafaela que "hay unos 50 tambos en liquidación en la zona de Suardi, Villa Trinidad y San Guillermo".

También entre los consignatarios y remates ferias de la zona las noticias son desalentadoras: "hay una avalancha de remates de tambos", reconoció Miguel Romano, martillero de la cooperativa Guillermo Lehmann, con sede en Pilar y presencia en gran parte de la provincia de Santa Fe.

Romano admitió que "los productores están muy preocupados, las reservas que se hicieron son mínimas y no tenemos lluvias en los pronósticos, lo que entramos a un invierno preocupante. La falta de rentabilidad hace que el productor esté con un desánimo abismal. Los ofrecimientos de tambos para liquidar son muchos y no sé adónde terminaremos. Ya en el 2001 nos pasó que la hacienda de tambo fue a parar a faena".

El martillero aseguró, en declaraciones al programa radial Red Urbana, que "el factor climático no se puede acomodar, pero lo grave y lo dramático de todo esto es que nos precipitamos a un problema muy grave, donde se suman las medidas de gobierno a lo que pasa con el clima. El Gobierno provincial tiene conocimiento de todo porque el secretario de Agricultura Carlos Sartor es del norte y conoce la problemática. Nosotros estamos indefensos ante el Gobierno nacional que no quiere ver las cosas".

Entre los consignatarios se sabe que el panorama es muy delicado. "Malvendemos todo, con la hacienda estamos haciendo un desastre. Todos los días vemos que se agrava aún más esto que nosotros decimos ya es un desastre ganadero. No tenemos compradores, los feed lots están todos abarrotados, no hay forma de engordar a pasto. Además, se están cambiando los gustos del consumidor, porque el paladar se está acostumbrando a la carne de hacienda terminada en los corrales. Hay una gran falta de políticas de Estado para que esto se solucione".

Las categorías más demandadas son las haciendas terminadas en feed lots. Para todo lo demás es dificultosa la colocación. "Hay caída de precios en todas las categorías, con valores muy bajos en todos los rubros, desde la exportación hasta la carne para conserva. Estamos vendiendo en un 30-40% menos de los valores que teníamos hace 3 meses atrás", señaló Romano

La situación se va haciendo extrema en el norte, donde por la falta de lluvias no se pudieron hacer reservas para enfrentar el invierno. Ante la falta de pastos y la posibilidad de enfrentar un invierno sin comida ni agua para los animales, muchos productores salen a vender la hacienda al precio que sea, y se han llegado a pagar cifras menores a un peso por kilo vivo de hacienda, lo que refleja la extraordinaria crisis del sector ganadero, que también se traslada a la lechería, con un agravante: las vacas Holando que van al matadero no se pueden reemplazar de un día para el otro y son muchos años de inversiones en genética lo que se está liquidando.

Comentá la nota