Pronostican ingreso de divisas y dólar quieto hasta fin de año

El Central compró US$ 500 millones para evitar que el valor de esa moneda caiga.
Tras la fuerte fuga de capitales durante la primera mitad del año, la tendencia parece haberse revertido y hoy llegan capitales al país. Esto está provocando un fenómeno que pocos pronosticaban que podía ocurrir durante la segunda mitad el año: el dólar muestra una tendencia a la baja. Y los analistas pronostican que en los próximos meses no se producirán fuertes subas en el precio de la divisa.

"En el mercado cambiario la expectativa de un tipo de cambio bajo va a ser la regla por los próximos meses", vaticinó Eduardo Blasco, analista y titular de la consultora Maxinver. Y arriesgó aún más: "El problema que puede tener Martín Redrado dentro de seis meses es qué hacer con los dólares que van a entrar, no con los que van a salir".

Se refería al ingreso de divisas que comenzó a registrarse en las últimas semanas. Es cierto que por una cuestión de estacionalidad, habitualmente en esta época del año los exportadores liquidan más dólares, pero también es cierto que los avances del Gobierno con el FMI y el apetito que han vuelto a mostrar los inversores internacionales por los mercados emergentes hacen que los dólares ingresen al país.

Además, las expectativas de que el dólar no suba en las próximas semanas están impulsado a buena parte de los ahorristas a buscar otras alternativas.

"Notamos que hay clientes que están buscando desprenderse de dólares para poner sus ahorros en plazos fijos en pesos, que ofrecen un rendimiento al 12% mensual, mientras que los depósitos en dólares apenas si pagan 1 o 2%", precisó Alfredo Piano, titular del Banco Piano.

Pero Piano aclaró: "El dólar va a estar en el precio que quiera el Gobierno, que tiene reservas suficientes para ponerlo en el nivel que considere conveniente", insitió.

Claro que el Banco Central deberá moverse en un contexto internacional en el que dólar muestra una clara debilidad frente al euro y al yen.

Esta semana, la mesa de dinero del organismo que conduce Martín Redrado hizo importantes compras de dólares para evitar que el precio cayera con fuerza.

Finalmente, tras invertir alrededor de 500 millones de dólares, logró que la semana terminara con una baja de apenas un centavo en el mercado minorista, donde el dólar se vendió a $ 3,84.

La poca esperanza que hay respecto de la posibilidad de que el dólar vuelva a mostrar una tendencia claramente alcista resulta evidente cuando se miran los niveles en los que se operan los contratos a futuro: en el Rofex el dólar para octubre de 2010 se negocia a $ 4,10, cuando no hace mucho llegó a operarse a $ 4,70.

"Ocurre que ya no hay muchos pesos para comprar dólares, porque muchos ya se fugaron", aclara Blasco. Y subraya que "si es cierto que se fueron US$ 40.000 millones, la buena noticia es que ya no se puede ir una cantidad tan importante, porque no hay". Por eso, concluye, "el escenario más probable es un tipo de cambio chato".

Los exportadores están que trinan porque considera que hay atraso en el tipo de cambio. Cuenta, sin embargo con una ventaja: Brasil el principal socio comercial revaluó el real.

Así las cosas, el Central tendrá que seguir haciendo un esfuerzo, ya que salvo que se produzca algún ruido inesperado o que el Gobierno decida devaluar, lo más probable es que en los próximos meses continúen llegando divisas y el precio del dólar siga mostrando una tendencia más a la baja que otra cosa.

Comentá la nota