Pronostican una fuerte dependencia de Nación

Para el 2009 se prevé una profundización del deterioro de las cuentas del sector público provincial a nivel nacional. Proyecciones nacionales indican que las provincias deficitarias el próximo año dependerán aún más de Nación, según un informe de la Consultora Economía y Regiones.
En términos consolidados, el déficit financiero pasaría de $600 millones en 2007 a $3.040 millones en 2008 (2,1% del gasto total).

El deterioro fiscal de las provincias es determinado por el comportamiento divergente en la evolución de las variables de gastos y recursos. Durante 2008, no sólo se volvió a observar una mayor tasa de variación de las erogaciones frente a los recursos (26,7% vs. 24,6%), sino que también se registró una expansión en la brecha de crecimiento de ambas variables respecto de 2007 (pasó de 1,5 a 2,1 pp), profundizando el déficit consolidado observado en 2007.

Una vez más, la reducción de los niveles de ahorro no sería homogénea a nivel interprovincial. No obstante para entender este esquema, hay varios grupos, a saber:

Aquellas que han mejorado su situación fiscal en términos interanuales. En esta categoría se incluye únicamente la región Cuyo, la cual incrementó sus niveles de ahorro primario y financiero en un 39% y 64%, respectivamente.

Otras, como las regiones Centro y NOA, que disminuyeron el ahorro primario en 23% y 37%, respectivamente, pero aún mantienen superávit financiero. Un escalón más abajo se ubicaría la Región NEA, que, si bien mantuvo su excedente primario, presentó un resultado negativo tras el pago de los intereses de la deuda.

Por último, aquellas que profundizaron el déficit, como las regiones Pampeana y Patagónica (con Tierra del Fuego incluida en este grupo), que incrementaron sus déficits financieros 107% y 200%, respectivamente.

Como se concluye, si bien el deterioro no ha sido homogéneo a lo largo y a lo ancho del país, dado que la Región Pampeana presenta una panorama sensiblemente más complejo, exceptuando Cuyo, todas las regiones del país han empeorado su situación fiscal a lo largo de 2008.

El informe emitido por la consultora Economía & Regiones, en líneas generales, pero con diferente grado de impacto en las finanzas provinciales para este 2008 se espera: a) Desaceleración de la tasa de crecimiento de los recursos tributarios, tanto de origen nacional como provincial. b) Las transferencias de capital desde el Gobierno Nacional y el Gasto en obra pública serían la variable de ajuste. c) Crecientes servicios de la deuda por mayor tipo de cambio e inflación. d) Mercados voluntarios de deuda cerrados, por lo que las posibilidades de financiamiento de las provincias para afrontar las necesidades de caja quedarán acotadas a la asistencia financiera que otorgue el Gobierno Nacional a cada una de ellas.

Los ingresos del sector público provincial continuaron creciendo en 2008 y este crecimiento fue motorizado por los ingresos tributarios, tanto de origen nacional (provenientes del régimen de coparticipación de impuestos nacionales) como provincial (mediante la recaudación de Ingresos Brutos principalmente).

Otras fuentes de ingresos de menor magnitud son las transferencias corrientes (realizadas básicamente por el Gobierno Nacional y por los Institutos de Loterías Provinciales), que alcanzan al 6,2% del total de recursos, las regalías (4,1%) y los ingresos de capital (4,5%). Las primeras han crecido de la mano de los mayores fondos nacionales destinados a atender necesidades básicas (programas de empleo, subsidio al desempleo, alimentación y salud, entre otros) y por los incrementos salariales al sector docente financiados por la Nación a través del FONID y el Fondo Compensador (este último creado a partir del artículo 9º de la Ley de Financiamiento Educativo).

Cabe destacar que el crecimiento interanual de estos recursos ascendió al 15,1%, y se debe en cierta medida a la actualización de las partidas por la evolución de la inflación a lo largo del año.

Las regalías, por su parte, alcanzarían los $5.704 millones y habrían aumentado un 13,2% sobre las liquidadas en 2007. En su mayor parte (90%) constituyen regalías provenientes de la producción de hidrocarburos (gas y petróleo), gozando de estos recursos las provincias patagónicas (Neuquén, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Río Negro), Mendoza, Salta, y en menor medida, Formosa y Jujuy. El 10% restante, provienen de la producción de energía eléctrica con origen en centrales hidroeléctricas y de las regalías mineras.

Revirtiendo lo observado en 2007, los recursos tributarios propios presentaron una tasa de crecimiento (+32,8%) más alta que las transferencias por coparticipación (+25,2%).

La recaudación de tributos provinciales, por su parte, habría ascendido a $45.622 millones, un 32,8% por encima de la recaudación percibida en el año 2007 ($11.256 millones adicionales).

DEPENDENCIA NACIONAL

Ante este panorama, varias gobernaciones (incluida Tierra del Fuego) tendrán una mayor dependencia financiera del Gobierno Nacional. De esta manera, y se profundizará el déficit primario. Por ello asumiendo mercados de deuda cerrados para las provincias, durante el 2009 las provincias más complicadas deberán recurrir al financiamiento a través del FFDP. Pero este organismo tiene un presupuesto acotado, el que además está directamente relacionado con los excedentes de caja que presente el Gobierno Nacional. Así, en la medida que las cuentas nacionales se compliquen, las partidas destinadas a este fondo podrían reducirse y por tanto, no alcanzar a solventar la totalidad de las necesidades de caja de las provincias.

En el peor de los escenarios en el que las provincias no puedan honrar sus compromisos, es de esperar que se den refinanciaciones de deuda pero con el Gobierno Nacional o que éste encare la reprogramación de los Bogar 2018.

ESCENARIOS PARA EL 2009

Entre las tres posibles opciones provinciales para este año son: El escenario de Recesión con Estabilidad, a la cual le asignamos la mayor probabilidad de suceso, prevé un parate de la actividad económica (aunque con el arrastre de 2008 se crecería al 1%), un tipo de cambio promedio de $3,80 por dólar, lo que significaría una devaluación nominal del 11.8% respecto del tipo de cambio de cierre 2008 ($3.40).

Por estos motivos habría un cambio en la política fiscal (menos expansiva), se frena la fuga de capitales y la devaluación del peso.

En el escenario de Recesión con Desequilibrio, se intensifica la fuga de capitales, continua la política fiscal expansiva y hay una importante devaluación del peso que se traslada a precios. En el mejor de los casos, se supone que la Argentina arregla con el FMI las necesidades de financiamiento. Bajo este panorama también habría un cambio en la política fiscal, se frena la fuga de capitales y la devaluación del peso.

El menor traslado a precios de la devaluación permitirá un mayor tipo de cambio real y por ende una mayor protección a la industria nacional, fortaleciendo el sector exportador, lo que generaría una menor desaceleración de la economía en general.

En líneas generales, pero con diferente grado de impacto en las finanzas provinciales, en cualquiera de escenarios se espera:

1) Desaceleración de la tasa de crecimiento de los recursos tributarios, tanto de origen nacional como provincial. Esto se traducirá en menores recursos disponibles para atender las demandas salariales y gastos operativos. También en una desaceleración en la Coparticipación a municipios, principal fuente de recursos que éstos utilizan para pagar salarios. En el mismo sentido, pueden surgir problemas en el pago a proveedores, con la consecuente cancelación o postergación de obligaciones.

2) Las transferencias de capital desde el Gobierno Nacional y el Gasto en obra pública serían la variable de ajuste.

3) Crecientes servicios de la deuda por mayor tipo de cambio e inflación. La decisión del BCRA de dejar depreciar el tipo de cambio ya está impactando en la deuda nominada en moneda extranjera, la que alcanza al 26% del stock total.

4) Mayor dependencia financiera del Gobierno Nacional Escenario Fiscal Provincial: Alternativas para el 2009, en millones de pesos corrientes.

En cualquiera de los tres escenarios, se plantea un gasto de mínima que contempla: el mismo nivel de ejecución en términos nominales de obra pública y de transferencias de capital de 2008 (lo que sería poco probable en un año electoral como el 2009), y un aumento del gasto en personal por recomposición de salarios del 10% en promedio. El resto de los gastos corrientes, responden a la recaudación esperada, fundamentalmente transferencias a municipios, en tanto que los servicios de la deuda estarían dados en función de los compromisos asumidos hasta fines de 2008 y sólo varían por la incidencia del tipo de cambio y la inflación. Los recursos, en tanto, presentan tasas de crecimiento atadas a la performance esperada de la economía y de la inflación. En este sentido, en el escenario más optimista, los recursos crecerían un 20% respecto al 2008, mientras los de coparticipación lo harían en un 18% (frente al 25,6% observado en 2008). En el escenario de Recesión con Equilibrio, el más probable, los ingresos tributarios de origen provincial crecerían un 16% mientras los ingresos por coparticipación lo harían en un 10%. Y en el escenario más pesimista, crecerían un 7% y 5%, respectivamente.

Comentá la nota