Pronostican diez años de expansión hotelera y turística en Las Termas

En marcha. Están proyectados nuevos emprendimientos hoteleros y gastronómicos en espacios óptimos para la explotación turística los que fueron establecidos por un nuevo código urbanístico.
El crecimiento demográfico y urbanístico de Las Termas creció a pasos agigantados durante los últimos 30 años. Atrás quedó el crecimiento espontáneo y desordenado que tenía la ciudad de las aguas termales, el despoblamiento en parajes del interior departamental y la gran afluencia de visitantes motivaron al Ejecutivo Municipal en la década del 70 a buscar un perfil turístico mediante tareas de urbanización.

Actualmente, la ciudad tuvo significativas transformaciones en la urbe y la construcción de la costanera del río Dulce, como del Autódromo provincial alentaron las inversiones privadas. Con un nuevo código urbanístico, desde la Dirección de Planeamiento Urbano y Obras Privadas de la municipalidad estiman que en los próximos 10 años inversores de la gastronomía y hotelería apostarán con fuerza a Las Termas en sectores tipificados como ejes de crecimiento turístico.

Así lo reveló a EL LIBERAL el Ing. Carlos Vázquez, jefe de Obras Privadas de la municipalidad, quien presagió que Las Termas tendrá una fuerte consolidación turística, no solo en el trazado del micro y macro centro, sino además en los espacios que van desde el Vivero Municipal hasta pocos metros antes de llegar al murallón del Dique Frontal.

En el alentador pronóstico para Las Termas también está incluida la inversión que habrá en los sectores de Villa del Lago y zona adyacentes al Autódromo Provincial donde en los últimos dos años aumentó tanto la construcción de viviendas residenciales como el valor de los terrenos privados cercanos al Autódromo.

No obstante, consideró que desde la municipalidad será necesario comenzar a trabajar en los problemas de accesibilidad que podrán surgir a futuro a partir del importante flujo turístico y poblacional que ya vive la ciudad.

El profesional explicó que en cuanto al microcentro, el nuevo código urbanístico, sancionado en septiembre del 2008, fija como casco centro al sector comprendido entre las calles Güemes, Hipólito Yrigoyen y Maipú, avenidas claves en el trazado urbano del sector donde se concentra el 90% de la infraestructura hotelera y comercial.

"El casco céntrico irá cambiando por efecto de las inversiones del ámbito privado, seguro habrá nuevos establecimientos hoteleros con un centro más amplio y enriquecido de inversiones de cierto nivel ligados a la hotelería, comercios y restaurantes. También será el espacio donde más se tendrá que controlar. Sin duda cambiará el límite histórico del centro y estoy convencido que lo hará la actividad privada de acuerdo a lo que establece la ordenanza", dijo Vázquez.

En los últimos 4 años, la expansión de inversiones en la prolongación de la avenida Juan Felipe Ibarra y la zona de Autódromo, es una realidad. Cabañas, camping y restaurantes integran la oferta en uno de los accesos al Dique Frontal y la ruta provincial Nº 93.

En el nuevo código urbanístico el microcentro comprende calle Sarmiento, Hipólito Yrigoyen, Rivadavia, Caseros, Libertad, Belgrano y Suipacha. El uso dominante de estos lotes se determinará para la actividad que consolide los servicios turísticos: teatros, cines, hoteles, salas de juegos, agencias, gastronomía, comercios minorista y viviendas en altura.

Comentá la nota