Promueven que la suba del precio del azúcar sea gradual

Industriales y cañeros no quieren que el producto provoque alteraciones inflacionarias. En las últimas semanas se observaron actitudes especulativas de quienes apuestan a un aumento brusco de los valores.
Los industriales y los cañeros argentinos que integran la mesa de seguimiento de las exportaciones de azúcar coincidieron en la necesidad de que el sector trabaje para mantener un abastecimiento adecuado del mercado interno del azúcar. Los productores pretenden que el precio del azúcar no suba de manera tan brusca, como en las últimas semanas -se ubicó en $ 95 la bolsa de 50 kilogramos vagón ingenio-, para evitar las consecuencias que podrían generarse en el sector si el producto terminara siendo artífice de una escalada inflacionaria.

"El principal objetivo es lograr que la oferta en el mercado interno sea acorde a la demanda. Este es el inicio de una buena etapa, que no se debe empañar por efecto de acciones que pueden arrojar resultados contraproducentes", dijo a LA GACETA el presidente del Centro Azucarero Argentino (CAA), Fernando Nebbia. El ejecutivo participó del cónclave del sector que se llevó a cabo el viernes en Rosario, donde los referentes de la mesa azucarera visitaron las instalaciones del puerto de Rosario, para corroborar que se estaban cumpliendo las pautas exportadoras fijadas para la presente temporada.

En los últimos días se observó cierta actitud especulativa por parte de operadores que guardan su azúcar para beneficiarse con futuras subas en los precios. Frente a este escenario, el presidente del Centro Azucarero Regional de Tucumán (CART), Julio Colombres, opinó que el sector no puede poner en riesgo el trabajo que se viene realizando desde hace meses. "Tenemos que se prolijos y promover un crecimiento gradual del precio, e instar a que se frene cualquier actitud especulativa", resaltó.

Entre tanto, el coordinador de la Mesa Cañera, Bernabé Alzabé, manifestó su oposición a que el precio del azúcar suba por efecto de la retención del azúcar con destino al mercado interno. "Puede producirse una acción de rebote que sin dudas sería muy nociva para la actividad", remarcó.

Por su parte, el presidente de la Unión Cañeros Independientes de Tucumán (UCIT), Sergio Fara, estimó que el sector logró un precio aceptable del azúcar, que se debe sostener, pero no a costas de provocar un desequilibrio en el mercado interno. "Hay que mantener los actuales valores y ser prudentes en las pretensiones de ingresos, con especial énfasis en la necesidad de sostener la economía del productor de menor escala", subrayó. De manera similar opinó el presidente de la cooperativa cañera Ibatín, Néstor del Pozo. "Hay productores de baja escala a los que ni siquiera les cierra un precio de $ 100 la bolsa. Igualmente, estamos de acuerdo en que la venta del azúcar se debe vender gradualmente en seis meses para evitar subas bruscas en los precios", añadió Del Pozo. José Reviglione, de la agrupación cañera El Porvenir, sugirió que se imponga la cautela en la actividad para evitar incumplir con la demanda del mercado interno. "Nosotros tenemos como regla la comercialización del azúcar en los 12 meses del año", precisó.

Los que perdieron

Miguel Pérez, directivo de UCIT y titular de la Delegación Tucumán de la Federación Agraria Argentina (FAA), sostuvo que el sector debe dar una muestra de credibilidad a los mercados a partir de un abastecimiento adecuado de la plaza interna. "También tenemos que analizar la situación de los productores que no tuvieron la posibilidad de beneficiarse con la rentabilidad actual porque se vieron obligados a vender su azúcar con anterioridad para financiar su zafra", agregó.

Según el presidente de la Unión Cañeros del Sur, Miguel Cruz, "la actividad debe actuar con inteligencia y lograr una suba del precio sostenida, que no genere distorsiones en el mercado que después tengamos que lamentar". Darío Arias, referente de la Unión Cañeros de Jujuy y Salta, coincidió con sus pares en la necesidad de no desatender el mercado interno con actitudes especulativas, pero observó que el sector debería ser más solidario con los cañeros más chicos. "Tenemos que trabajar juntos y lograr que la industria apoye al cañero de menor escala al comienzo de la zafra, y que le dé prioridad por sobre el resto", apuntó.

Comentá la nota