Promueven en Diputados sacar retenciones a la soja

Se aplicaría cuando se use para comprar maquinaria agrícola local
Mientras el Gobierno demora la rebaja de las retenciones a las exportaciones de soja, que hoy siguen en el 35 por ciento, un grupo de diputados K acaba de darle su apoyo a un proyecto de ley que promueve dejar la oleaginosa libre de derechos si se destina a la compra de maquinaria agrícola nacional, cuya industria sufre una recesión de ventas desde que se desató el conflicto con el campo contra el esquema de retenciones móviles.

La iniciativa, presentada el 17 del actual con el número de expediente 6856-D-2008 y que se puede leer en la web de Diputados, lleva la firma de Alejandro Luis Rossi, integrante del Frente para la Victoria santafecino y hermano de Agustín Rossi, presidente del bloque K en la Cámara baja. Además, sumó a Patricia Vaca Narvaja, legisladora cordobesa por el kirchnerismo. Tanto Alejandro Rossi como Vaca Narvaja habían votado a favor de las retenciones móviles en julio pasado. El proyecto lleva la firma de la también oficialista por Entre Ríos María de los Angeles Petit, que se había expresado contraria a los derechos móviles.

En realidad, más allá del detalle de que hay diputados K avalando la iniciativa, quien encabeza la firma es el legislador Mario Ardid, seguido por Francisco Delich, ambos del Partido Nuevo de Córdoba, del dirigente Luis Juez. María Inés Diez (Renovador de Salta) y la socialista santafecina Mónica Fein también acompañaron el proyecto.

Plan canje

El proyecto plantea la creación durante un año -con la posibilidad de renovación por el Poder Ejecutivo- de un programa de apoyo de emergencia a las industrias de maquinaria agrícola nacional. En ese contexto, en su artículo 3º, promueve que se pueda pagar con soja sin retenciones en los dos primeros meses de vigencia de la ley, y luego propone un esquema gradual. En el fondo, se trata de un plan canje del grano por máquinas.

"En el marco de dicho programa, los productores agropecuarios podrán adquirir a los fabricantes bienes provenientes de las industrias de fabricación nacional antes mencionadas, mediante la entrega del equivalente del precio pactado en soja a precio pleno, sin considerar los derechos de exportación, con la siguiente gradualidad: las adquisiciones efectuadas durante el primero y segundo mes de vigencia de la ley, el 100%; el tercero y cuarto mes, el 90%; el quinto mes, el 80%; el sexto mes el 70%; el séptimo mes, el 60%; el octavo mes, el 50%; el noveno y décimo mes, el 40%, y el undécimo y duodécimo, el 30%", sostiene la iniciativa de los diputados en el mencionado artículo.

Según se lee en los fundamentos del proyecto, de aprobarse esta propuesta, los productores tendrán un plus de poder adquisitivo que oscilará entre el 25 y el 35% en los seis primeros meses de su vigencia.

De algún modo, el proyecto apunta a que los casi 10 millones de toneladas que hoy, por la incertidumbre, guardan los productores en grandes bolsones de plástico y acopios se vuelquen a la inversión. Se trata de mercadería que vale más de 2500 millones de dólares.

"Al menos una parte de lo que hoy duerme en los silos bolsa retornará al mercado, generando movimiento de dinero por un lado, aplacando los efectos de la crisis, reactivación de demanda mediante, por el otro", expresa la iniciativa.

El proyecto cosechó la adhesión de los industriales locales, agrupados en la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma).

"Esta iniciativa cuenta con el aval de Cafma. La situación actual es gravísima. Es necesario incentivar el mercado interno para salir de este difícil trance; caso contrario, el interior se convertirá en un verdadero desierto", señaló José María Alustiza, presidente de la entidad.

A esta preocupación empresarial se suma otra: cada vez es menor la participación de las cosechadoras nacionales en el mercado local, frente a las importadas; entre el año pasado y el actual bajó del 23 al 15%. Por ello, ya hay fabricantes que impulsan un cupo del 50% para los equipos importados, básicamente desde Brasil.

Cierres y despidos

En los fundamentos llama la atención la dureza de este proyecto, que cuenta con el aval de diputados kirchneristas. Se advierte sobre el cierre de fábricas y de despidos en masa.

"Los productores agropecuarios han virado el esquema de toma de decisiones a partir de marzo de 2008. En un contexto de extrema incertidumbre, la inversión se encuentra entre escasa y nula, con lo cual, en tres meses a más tardar, el cierre de fábricas, por imposibilidad de ventas, será parte de la realidad, junto a la secuela de despidos en masa", dice en un tramo.

En otra parte, se cuestiona que los derechos de exportación están "extremadamente altos" y se expresa que los productores "se resisten a comercializar" a la espera de "alguna señal clara".

Claves

Canje. El proyecto plantea que se pueda pagar maquinaria con soja sin retenciones en los dos primeros meses de vigor de la ley y luego fija un esquema gradual con descuentos a los derechos de exportación de hasta el 30% para los meses siguientes.

Beneficio. Si se aprueba la propuesta, los productores tendrían un plus de poder adquisitivo que oscilará entre el 25 y el 35 por ciento en los seis primeros meses.

En bolsas. El plan de los legisladores apunta a movilizar las 10 millones de toneladas de soja guardadas en silos bolsa, equivalentes a US$ 2500 millones.

Explicaciones. En los fundamentos, los diputados advierten sobre el cierre de fábricas de maquinaria y despidos en masa.

Comentá la nota