Promocionan servicios turísticos un 30% más baratos

Exposición del NOA en Buenos Aires. Se quiere posicionar mayo y junio.
Los empresarios vinculados con el sector turístico se preparan para vender mayo y junio, con el envión de un verano decoroso y de la buena ocupación que esperan para la Semana Santa (proyectan una ocupación por encima del 75% en toda la provincia).

Para revertir la baja tendencia que caracteriza a esos meses la región se promocionó el martes en un workshop que se extendió durante toda la jornada en Buenos Aires. El caballito de batalla: se ofrecieron tarifas más baratas, en algunos casos un 30% menos.

La movida fue organizada por las Cámaras de Turismo de las cinco provincias del NOA, en un intento por posicionar a la región en el calendario nacional con meses que hasta ahora no fueron para nada amigables con el sector. En esa época el nivel de ocupación no supera el 30 por ciento y son, por lo general, argentinos los que visitan Salta y las otras provincias del NOA.

"Es un acuerdo del norte argentino que nos permitirá diferenciarnos de otras regiones, y que no afectará la calidad de los servicios porque la promoción se extenderá por un período específico de la temporada baja", comentó el presidente de la Cámara de Turismo de Salta, Mario Ernesto Peña (h).

El dirigente encabezó la delegación salteña que estuvo integrada por 37 empresas, entre hoteles, agencias de viajes y de servicios generales relacionados con la actividad en toda la provincia.

El empresario comentó que este primer workshop fue posible organizarlo porque el NOA es la única zona del país donde el sector privado está organizado. Por eso -dijo- pudimos lanzar esta promoción: para el sector los meses más flojos son mayo y junio, a partir del segundo semestre del año "las cosas se ponen más parejas" porque comienzan a llegar los extranjeros.

Preocupación

Lo que los empresarios no descuidan es lo que pasará el próximo año, porque por la crisis internacional los pronósticos no son buenos. "Este workshop no estuvo relacionado con la crisis, pero sí nos empezamos a preguntar qué pasará en 2010, si se mantendrá el mismo flujo de turismo, sobre todo el extranjero. Necesitaremos un plan B para amortiguar los efectos de la situación internacional", agregó Peña, quien espera diagramarlo con la colaboración del Gobierno.

Comentá la nota