La promoción de las producciones mixtas impulsan los técnicos del CEDEVA de yema

En esa gestión está embarcado el responsable de esa unidad del Centro, doctor Sebastián de la Rosa.
Una nueva línea de trabajo están desarrollando los técnicos de la Cabaña Provincial Caprina y tiene que ver con la convocatoria a grupos de productores de diferentes localidades para interesarlos en las producciones mixtas para eficientizar sus manadas caprinas junto con el resto de los animales que tienen, como los cerdos y bovinos , de modo tal de determinar como hacer para que a esa economía de subsistencia le quede remanentes que no consumen para poder comercializarlo.

En esa gestión está embarcado el responsable de esa unidad del Centro de Validación de Tecnologías Agropecuarias de Laguna Yema, doctor Sebastián de la Rosa junto con el otro médico veterinario, Marcelo Medina.

Explicaron que la gestión también ha sido concebida de modo tal que lo que producen los pobladores de esa región del centro oeste genere el menor impacto posible sobre el ambiente.

Sobre la tarea que vienen cumpliendo entre los criollos y aborígenes, admiten que no les resulto muy fácil ingresar en la intimidad de las familias de los productores lugareños. “Las primeras veces golpeamos a sus puertas de sus casas y nos recibían con mucha frialdad…….pero después ,cuando vieron que estábamos presentes de modo permanente en sus campos para juntarlos y capacitarlos , no solamente que se habituaron sino que ellos mismos empezaban a demandar asistencia técnica y profesional”, explicó De la Rosa..

“Primero no podíamos entrar en las casas y después ya pudimos hacerlo y ello facilito la tarea de nuestros técnicos desarrollándose una relación con los productores tan fluida que ya no impone una visita constante a los predios sino que ellos mismos acuden al CEDEVA cada vez que necesitan asesoramiento porque han reconocido que allí reciben las respuestas a sus necesidades", revela.

Un nuevo camino

Indicaron que lo que ha hecho el CEDEVA de Yema- a partir de las directivas gubernamentales y los objetivos fijados para el sector desde el ministerio de Planificación-fue trazar un camino y obtener una metodología validada para el mejoramiento de rodeos y les corresponde a otros organismos del estado los que tengan que llevarla para su aplicación a todo el territorio.

"Fuimos los primeros en elaborar un manual en idioma wichí y ya terminada esa etapa de transferencia de conocimientos básicos, estamos transfiriendo a organismos estatales como el PAIPPA o el ministerio de Producción y Ambiente la metodología exitosa sobre como hay que presentarse al productor y entablar una buena relación. Logrado eso, el área de ganadería del CEDEVA va por más, tratando de mejorar todo el rodeo mixto que tienen los productores para eficientizarlo y tratar de obtener un modelo productivo", recuerda De la Rosa.

Además, relató que se trata de verificar cada una de las líneas de trabajo como las de las crías de ovejas y cerdos y las vacas, para ver como mejoran y que todo eso termine en un programa que pueda después pueda transferirse a otros organismos para su difusión masiva en toda la provincia.

La raza formoseña

En cuanto a la definición de una raza propia, dijo que no solamente es una tarea importante para Formosa sino también para todo el país y otras regiones similares ya que de lo que se trata es de seleccionar y guardar recursos genéticos.

"Los recursos genéticos son las características de ese animal que se adapto a la zona para ir bajando productividad y tamaño pero es una base para poder mejorar la performance del animal productiva", puntualizó para contar que el ganado criollo formoseño se ha mostrado resistente a la climatología, a las pasturas y es una fuente genética de resistencia que tenemos que conservar para que a partir de allí se pueda cruzar con razas mejoradas".

Aclaró que para ello, previamente, "se debe utilizar toda esa información genética que tienen estos animales que han resistido al ambiente y que es la que dará la base del éxito, es decir tener animales nuestros, propios, definidos como deben ser y el CEDEVA ha tomado así como esta haciendo con maiz y otros organismos vivos, la decisión de guardar los recursos genéticos de la provincia."

Hizo notar que en la actualidad no hay otro organismo que lo este haciendo y que en el caso del CEDEVA la tarea incluye a algarrobo, cabras y maíces para capturar los recursos genéticos que tiene la provincia, estandarizarlos y guardarlos como rodeo, como tejidos de cultivos y como semilla para utilizar esos recursos de materiales vivos adaptados al ambiente formoseño y a partir de allí se puede mejorar muchos mas aunque esa debe ser la base.

"Por eso la importancia de poder tener definida en poco tiempo la raza criolla formoseña que será el pie de cría y de cruzamiento necesario para mejorar cualquier rodeo", apunta.

Los beneficios

Sobre las modificaciones que todas estas practicas traen como resultado, admite que los cambios ya se perciben, tal el caso de lo productivo donde el beneficio se aprecia porque los productores consiguen que en las pariciones haya mas cabritos , tienen una mejor supervivencia porque antes nacían muchos pero también eran bastante los que morían, tienen una acumulación rápida de peso, es decir tiene un índice de supervivencia mucho mas alto.

"Además, se logran animales de mejor performance que permite que en poco tiempo estén listos para la faena. Son animales que logran muchos kilos en poco tiempo .Es un animal musculoso, cargado de carne pero a la vez muy tierno porque son jóvenes", subraya. Comenta que la idea que tienen los técnicos del CEDEVA es llegar a un capón liviano de 20 a 25 kilogramos, sumamente tierno y con carne muy sabrosa.

De la Rosa dijo que el criterio gubernamental señala que en esta etapa todo esté orientado a que el productor cuente con un elemento de consumo de alta calidad, utilizando menos recurso del ambiente para terminarlo y satisfacer demandas internas básicamente ya que el rodeo caprino provincial no es muy grande.-

Comentá la nota