La promoción industrial será más limitada

La exención impositiva sólo correrá sobre lo que se incremente la facturación. Siguen beneficios por la creación de empleo.
Nacida en 2003 al compás de los efectos de la crisis económica de comienzos de siglo, la Ley de Promoción Industrial contará en breve con una nueva versión, en medio ahora de otra crisis que ha golpeado con singular saña a algunos rubros tradicionales de la matriz productiva provincial, como la metalmecánica.

La Provincia se apresta a enviar a la Legislatura el proyecto de la nueva norma que, en comparación con la ley madre 9.121 y la actual regulación (ley 6.230), plantea beneficios que pueden considerarse más acotados y seguramente adecuados a las posibilidades económicas de la caja estatal. Además, modifica el perfil de los objetivos a los que se apunta, aunque mantiene el espíritu de promocionar la creación de empleo.

De acuerdo al anteproyecto al que accedió La Voz del Interior, la nueva norma apunta a "orientar y mejorar la calidad competitiva" de las Pyme industriales bajo el nuevo Programa de Promoción y Desarrollo Industrial de Córdoba.

Perfil. Además de abarcar a las micro, pequeñas y medianas empresas asentadas en Córdoba o que se vayan a radicar aquí, no descarta incorporar, tal como ya ocurrió, a grandes firmas nacionales o transnacionales (capitales del Mercosur) con una facturación anual de 50 millones de dólares.

Entre los aspectos que determinan el nuevo perfil que se pretende beneficiar en los proyectos industriales figuran: modernización o innovación en productos y procesos, protección del medio ambiente, implementación de sistemas de gestión de calidad e inversiones en activos fijos (nuevas plantas o ampliación de instalaciones).

También se apunta a los grupos asociativos y a la creación de empresas innovadoras. En este último punto, uno de los ejes serán los "ángeles inversores", tal como se denomina a las personas o empresas que aportan capital para desarrollar el emprendimiento de un tercero.

Impuestos. Las empresas que ingresen en el Programa de Promoción y Desarrollo Industrial gozarán de una serie de beneficios que serán aplicados según cada caso.

El proyecto plantea "la exención del incremento del impuesto sobre ingresos brutos, Sellos e Inmobiliario", con un alcance diferente a la anterior norma. Por ejemplo, en el caso de Ingresos Brutos, el beneficio sólo correrá para el monto del aumento de facturación previsto, mientras que la empresa pagará la alícuota de 0,5 por ciento para el resto del resultado del total de ventas.

El proyecto no plantea el plazo de eximición (ahora va de tres a 14 años según el caso), aunque sí señala que será de 15 años si la empresa está ubicada en los departamentos del norte y oeste provincial.

Comentá la nota