Promoción, en la dulce espera

Parece que finalmente el intrincado culebrón del pedido de prórroga del régimen de Promoción Industrial para La Rioja tiene fecha de caducidad
Parece que finalmente el intrincado culebrón del pedido de prórroga del régimen de Promoción Industrial para La Rioja tiene fecha de caducidad (el día "PI" será el martes). Y, tal como ocurre siempre en estos casos, a medida que van pasando los días va creciendo la expectativa entre los protagonistas y el "raiting" va en alza.

Entonces, se puede observar cómo desde distintos sectores se esgrimen, entre el optimismo y la cautela, diferentes puntos de vista en relación a lo que, aparentemente, se va encaminando hacia una resolución positiva, aunque algunos aún no se atreven a expresarse con total optimismo, dado que, en realidad, nada en concreto hay todavía.

Sin embargo, la última reunión que se realizó entre el gobernador Beder Herrera y los ministros de Economía, Amado Boudou, y de Producción, Débora Giorgi y de la que participaron empresarios y legisladores, generó fuertes expectativas a partir de la enfática defensa que hizo el Gobierno Provincial del régimen de Promoción Industrial vigente en la Provincia desde la década del ‘70, en un claro compromiso con la causa de las empresas radicadas en La Rioja.

Como se recordará -y ya se señaló en tantas ocasiones- bajo el régimen de Promoción Industrial están radicadas en La Rioja unas 60 fábricas que generan aproximadamente 10 mil empleos y como punto positivo de la reunión quedó para destacar que, por primera vez, los industriales riojanos pudieron tomar contacto en forma directa con autoridades nacionales.

Y en este sentido, las empresas ratificaron su compromiso de ampliar inversiones y generar más empleo.

En el marco de las propuestas de los empresarios, se puso especial énfasis además en la necesidad de acompañar las medidas que tomará el Gobierno nacional, con la realización de nuevas inversiones con el objetivo de fortalecer la producción y el empleo.

Por otra parte, y según se pudo saber, desde Nación se manifestó el compromiso por llegar a un acuerdo positivo, aunque a partir de un minucioso análisis de la situación particular de cada empresa, para llegar así a dar forma a las herramientas adecuadas a utilizar y resolver la situación que hoy por hoy y desde hace ya un buen tiempo preocupa a los industriales, a los dirigentes políticos y gremiales y principalmente a los trabajadores de esos establecimientos, que ven tambalear la fuente de trabajo.

No obstante, la reunión en la que funcionarios nacionales recibieron al gobernador Beder Herrera fundamenta el entusiasmo oficial en virtud de la doble lectura que el Gobierno puede realizar. En primer lugar, a partir de la importancia que tiene el hecho en sí mismo para traer un poco de tranquilidad ante la creciente preocupación de los empresarios y de lo que es también una manifiesta preocupación del mandatario provincial, que a esta altura de los acontecimientos aguarda la buena nueva como si se tratara de un verdadero parto.

Y en segundo lugar, en lo que respecta a la estrecha relación que el gobernador Beder Herrera logró establecer y consolidar con Nación y que se vio reflejada también en una nueva visita de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a La Rioja, a principios de la semana, no sólo para participar del acto de entrega de 500 viviendas, sino para ratificar una vez más su compromiso con los trabajadores riojanos y su cercanía política con La Rioja, tal vez una de las pocas provincias en la que la mandataria no encuentra prácticamente oposición alguna en los duros tiempos que corren.

Así es que la Provincia va tejiendo una trama que, evidentemente, puede traer muchos beneficios, y que puede escribir un nuevo capítulo con la pelea por los fondos extra, cuya resolución está ahora en manos del ministro de Economía Amado Boudou, quien redactará el proyecto de ley de presupuesto nacional.

El Ministro terminará de pulir este fin de semana el proyecto de ley de presupuesto nacional 2010, para el cual el Gobierno local le pidió a la presidenta que se agreguen 500 millones de pesos extracoparticipables para La Rioja.

En rigor de verdad, se trata del aporte adicional que, este año, la Nación acordó vía convenio por unos 400 millones y la Provincia quiere asegurárselos en el presupuesto para evitar tener que reclamarlos permanentemente y, de paso, darles seguridad jurídica.

A mal monte...

De conseguir la aprobación en lo que a fondos extra refiere, el Gobierno se aseguraría abrir un paraguas de cara a lo que se viene en virtud de las luchas sindicales que algunos gremios vienen planteando cada vez con más dureza en la Provincia.

Ahora, los gremios disidentes -la CGT que encabeza Fernando Salcedo, los municipales del SOEM de Carlos Del Giorno y el SITRAPP de Carlos Laciar- modificaron la estrategia y, en lugar de golpear directamente la puerta del despacho del Gobernador, decidieron presentar ante la Legislatura un proyecto de Ley pidiendo que se conforme una mesa de discusión sobre el salario, el empleo y la producción.

Los gremios, entre otras cuestiones particulares, reclaman una recomposición salarial urgente, que lleve el sueldo mínimo a 2.000 pesos y advirtieron que, de no mediar una respuesta de los diputados, empezarían a definir un plan de lucha.

Algo que, por otra parte, ya se viene dilatando desde hace un buen tiempo y como consecuencia de la falta de estrategias gremiales para desarrollar un plan de lucha concreto y consistente.

Y para colmo de males y a la luz de los últimos acontecimientos que se dieron en la Cámara de Diputados, a mal monte parecen ir por leña los sindicatos que pretenden lograr un incremento en los salarios.

Y es que una vez más, el oficialismo hizo prevalecer todo su peso en la Legislatura a partir de la integración del Tribunal de Cuentas, para lo cual fueron designados el oficialista Jorge Menem y Ramón Brizuela y Doria, representante del radicalismo.

De esta manera, el único opositor real en el tribunal de Cuentas será Brizuela y Doria, ya que Menem fue uno de los principales candidatos del bederismo en los últimos comicios, con lo cual, poco y nada se prestó atención, precisamente, a la voluntad popular que se expresó claramente en las últimas elecciones del 28 de junio pasado y no justamente para que Menem ocupara algún cargo público.

El acuerdo político en la Legislatura, para el cual el radicalismo terminó siendo funcional, incluyó además la designación de los diputados Jorge Machicote y Joaquín Nieto en órganos judiciales como el Consejo de la Magistratura y el Jury de Enjuiciamiento, respectivamente.

Vale mencionar que ninguno de los dos designados son abogados, pero integrarán el organismo que designará y juzgará a los jueces hasta fin de año cuando cesen en sus mandatos. Desprolijo, mínimamente.

De extorisiones y aprietes

Lo señalado anteriormente habla de una Legislatura caracterizada por este tipo de hechos y circunstancias que se repiten, tal como ocurrió en la última sesión en la que el diputado Jorge Machicote cargó con dureza contra el diputado electo Néstor Gabriel Bosetti, al que acusó de haberlo extorsionado al intentar presionarlo para que designe a una dirigente de su sector en el tribunal de Cuentas.

Machicote, radicó posteriormente la denuncia contra Bosetti y también contra el productor de Radio Fénix (propiedad de Bosetti) Carlos Robiano ante la Fiscalía General y ahora la Legislatura debería evaluar también la supuesta "inhabilidad moral" del diputado electo cuando, en diciembre, asuma su banca.

Pero más allá de esta cuestión en particular, quedan al desnudo una vez más una serie de irregularidades, como el hecho que el propio Machicote expone en su acalorada defensa al contrarrestar a Bosetti asegurando que cuando éste tenía "un amor sin medidas con Beder, recibió un subsidio de 600 mil pesos para repartir bloques" y que el Gobierno, "debería informar sobre los subsidios otorgados a Bosetti durante los últimos 4 años".

Lo de Machicote es mínimamente contradictorio, ya que, en línea directa con lo que él mismo declaró al momento de denunciar a Bosetti, la entrega de subsidios siembra dudas en todos los diputados, ya que el dinero pasa por ellos y son ellos quienes luego deben efectuar la correspondiente rendición ante el Tribunal de Cuentas, motivo por el cual debería saber qué ocurrió con esos subsidios otorgados durante los últimos 4 años a quien denuncia.

No obstante, y más allá de la contradicción, lo ocurrido no deja de ser también un llamado de atención para el diputado electo y ahora denunciado por Machicote, Néstor Bosetti, que no sólo deberá tener en cuenta cuál es el procedimiento para la entrega de subsidios (que se descarta debería conocer, en virtud de lo afirmado por Machicote), sino también cuáles son los mecanismos a emplear en el recinto y que no pueden ser otros que los del diálogo y el debate serio y con fundamentos, muy alejados de las "extorsiones" o "aprietes", si finalmente se comprueba que esto fue así y no queda todo en la nada.

Comentá la nota