Prometen que el 29 rehabilitan la pileta del Parque

Prometen que el 29 rehabilitan la pileta del Parque
Lo adelantó el municipio. Hace nueve años que está cerrada y abandonada.
Tras nueve años de inactividad, el próximo 29 de enero sería reabierto para toda la comunidad el natatorio olímpico del Parque Sarmiento, según la promesa que efectuó ayer el director de Arquitectura de la Municipalidad de Córdoba, Jorge Taberna.

"Tenemos un plan de obras en marcha para que el día 29 reinauguremos la pileta y estamos trabajando contrarreloj para llegar", comentó Taberna.

Se trata de una buena noticia que llega un tanto a destiempo: el natatorio apenas podrá ser disfrutado durante un mes, ya que los alumnos de escuelas iniciarán las clases el 2 de marzo.

Según el funcionario, sólo resta instalar la bomba eléctrica de la pileta y el sistema de filtrado, tarea a cargo de la firma Hidrofil, contratada por el municipio.

Taberna explicó que en la pileta se arreglaron pisos, se cambiaron luminarias, se mejoraron veredas y barandas perimetrales, se cambiaron caños de agua e instalaciones eléctricas, y se construyeron nuevos baños y duchas. Las obras de albañilería se ejecutaron con mano de obra municipal. Igualmente, aún falta realizar algunas reparaciones, como la pintura de rejas externas, y también desmalezar y parquizar el entorno de la pileta.

El natatorio del Parque Sarmiento se sumará a la oferta recreativa que el municipio tiene en materia de piletas este verano (seis natatorios en clubes y complejos), que están funcionando desde diciembre pasado.

Las gestiones municipales que pasaron desde aquel verano de 2000 en que la pileta del parque cerró (de Germán Kammerath y de Luis Juez) prometieron cada año que reabrirían el natatorio, pero esas promesas fueron vanas y los bañistas sufrieron una frustración tras otra.

Ahora es la gestión giacominista la que promete el desafío de la reapertura, y habrá que ver si ésta finalmente se concreta.

La pileta del Parque Sarmiento fue inaugurada el 9 de diciembre de 1918. Fue diseñada por el arquitecto Carlos Thays. Tiene 80 metros de longitud y una profundidad variable que va de 1,20 metro a tres metros. Congregó a miles de cordobeses cada verano y fue un sinónimo de alegría. Padeció hechos de vandalismo recurrentes, como la rotura de luces y de barandas.

Taberna admitió que el natatorio "estaba muy deteriorado" y que los trabajos se complicaron por los "vicios ocultos" encontrados bajo el suelo: cañerías, cables y otras instalaciones.

"Será un natatorio accesible para todos", aventuró Taberna.

La rueda sigue sin rodar. Acerca de la rueda de Eiffel, cercana al natatorio, Taberna dijo que la actual gestión no prevé ponerla en funcionamiento.

"La rueda es sólo un objeto escultórico; no tiene mecanismos para funcionar y nunca tuvo arreglos mecánicos", confesó.

Comentá la nota