Prometen un paquete legislativo para ordenar la construcción

Tras recorrer las casas dañadas, Yuni dijo que el nuevo cuerpo de normas abarcará desde las bandejas de contención hasta los retiros laterales. Puso a disposición de los vecinos el equipo de abogados.
Tras recorrer viviendas dañadas por el boom edilicio, Eduardo Yuni prometió ayer a los vecinos autoconvocados avanzar en un paquete legislativo que ordene la construcción y ponga definitivamente fin a los conflictos con las empresas constructoras.

“Vamos a preparar una serie de normas que permitan seguir construyendo pero de manera tal que no se causen más daños a los vecinos”, dijo ayer Yuni, presidente del Concejo Deliberante, en diálogo con PUNTAL.

Tal cual lo prometido, visitó por la mañana varias casas que fueron afectadas por la construcción de torres. Días atrás, les había prometido a los damnificados eximirlos del pago de tasas en virtud de los daños sufridos.

Yuni también puso a disposición de los vecinos autoconvocados el cuerpo de abogados oficiales, para iniciar los reclamos pertinentes en caso de necesidad, y les propuso además alquilar viviendas, si tienen que abandonar sus hogares ante un riesgo de derrumbe o a raíz de los arreglos que se tengan que hacer por los deterioros causados.

Los damnificados no sólo reclaman la reparación de sus casas sino también por los daños psicológicos causados por el conflicto con las constructoras.

“En febrero vamos a habilitar una mesa de diálogo con todos los actores de este proceso, para encontrar soluciones a los conflictos suscitados. También prepararemos una batería de ordenanzas y decretos para ordenar todo el tema de la construcción”, señaló el titular del cuerpo deliberativo.

“La idea es definir todos los aspectos que se han planteado. Desde las bandejas de contención hasta los retiros laterales. Para esto último se convocará a especialistas y a los distintos colegios profesionales”, añadió.

Yuni concurrió acompañado de abogados e inspectores de obras. Tras la visita, los autoconvocados se mostraron satisfechos.

Los vecinos cuyas casas están dañadas les mostraron rajaduras de paredes, hundimientos de pisos y roturas de cloacas, entre otras cosas.

En el Concejo, se están revisando los códigos de Planificación y Edificación a los efectos de reordenar todo lo atinente a lo edilicio.

Colegios profesionales, organismos no gubernamentales y vecinos en general presentaron sendos proyectos de cómo tiene que ser el crecimiento urbanístico de la ciudad.

En tanto, en algunos barrios, se ya ha comenzado a construir con la modalidad de los retiros laterales, reclamados por los damnificados.

La zona más difícil de legislar es la del microcentro, puesto que, según las constructoras, allí hay terrenos dameros.

“Para los vecinos, es una invasión”

El psicólogo Luis Monsó dijo ayer a PUNTAL que los vecinos damnificados se sienten invadidos frente al fenómeno de la construcción. “Para ellos, la casa no es una mera cuestión edilicia, sino emocional porque sienten afecto por ella. Por eso, la construcción de torres la toman como una invasión a su privacidad”, describió. Y añadió: “El polvo y los ruidos generan una reacción negativa. Algunos se resignan mientras que otros no lo pueden superar”.

Comentá la nota