Prometen eximir a los que no puedan pagar la suba

Para descomprimir el malhumor social, el gobierno municipal señaló que la gente que no esté en condiciones de pagar el revalúo quedará exenta, al menos, por un año. Cómo es el trámite.
En medio del rechazo social que generó el fuerte revalúo inmobiliario que se aplicó desde este mes, el gobierno municipal salió a prometer que eximirá del aumento a los riocuartenses que no estén en condiciones económicas de enfrentar los mayores montos. El mecanismo que se usará será la ordenanza 100/08, que estaba pensada fundamentalmente para jubilados, pero que puede aplicarse a todos los contribuyentes que demuestren dificultades para pagar los impuestos o, incluso, que sólo pueden afrontar un porcentaje.

Uno de los casos más frecuentes es el de los contribuyentes que pagaban 18 pesos y pasan a 53. Si un riocuartense argumenta que sólo puede cumplir con la cuota que se le había fijado en 2008, entonces, el Concejo Deliberante analizará su caso y podrá establecerle una cuota mensual de 14 pesos. Esas eximiciones duran un año aunque también puede convertirse en un traje a medida: por ejemplo, si un contribuyente que fue exceptuado de un impuesto a principios de año consigue trabajo en julio, entonces, el beneficio se levantará y pagará el monto que le corresponde.

El gobierno salió a promocionar la ordenanza 100/08, que es desconocida por la mayoría de la población, para tratar de descomprimir el malhumor que se generó desde el momento en que empezaron a llegar los cedulones del Inmobiliario. Los aumentos oscilan entre el 80 y el 380 por ciento y, en el caso de los baldíos, hay picos que superan el 600 por ciento.

A horas de que el intendente Juan Jure se reintegre en sus funciones, el oficialismo manifestó que la voluntad política es revisar los casos en que, por ejemplo, han llegado subas del 300 por ciento. Dentro del gabinete se oyen cada vez más recriminaciones hacia el secretario de Economía, Marcelo Terzo, por la forma en que se instrumentó el revalúo y por los montos que se aplicaron.

El mecanismo

Gustavo Segre, jefe del bloque oficialista de concejales, explicó que hay un mecanismo legal para los riocuartenses que no puedan pagar los incrementos del Inmobiliario.

“Hay gente que pagaba 20 pesos y recibió cedulones de 50 pesos mensuales. Si vienen y nos dicen que no pueden pagar los 30 pesos que se agregaron, tenemos instrumentos para eximirlos de esa porción de incremento. El instrumento flexibiliza este tipo de situaciones y ayuda a la gente, le quita la angustia de no poder pagar”, manifestó Segre.

El concejal reconoció que los montos que están llegando pueden haber sorprendido a algunos sectores de la ciudad pero señaló que el criterio que se aplicó es que los propietarios que se han visto beneficiados por la obra pública de los últimos años deban hacer el mayor esfuerzo.

Segre descartó que haya habido errores en la confección de los cedulones, como se esperanzó alguna gente cuando recibió los aumentos.

¿Qué requisitos deberán cumplir quienes pidan las eximiciones? Por un lado, deben ser los titulares de la propiedad y, por el otro, demostrar una capacidad contributiva reducida. “Si lo generalizamos, se cuelan algunos pícaros que pudiendo pagar no pagan. Por eso somos muy cautos y precisos”, manifestó Segre. La gente debe ir al Concejo a pedir las eximiciones y un grupo de especialistas analizará cada situación.

Ayer, en el gobierno, hubo reuniones para analizar el impacto del revalúo. Ahora, se está analizando un mecanismo para que el mismo descuento que se aplica para la cuota única se repita para quienes estén en condiciones de pagar el impuesto en dos veces. Así, si alguien puede pagar 300 pesos en enero y otros 300 en julio, entonces, se salvará de pagar el segundo tramo del revalúo que, en algunos casos, llega al 60 por ciento.

7.000

Son los riocuartenses que hasta hoy están exentos de impuestos. No hay límite para la cantidad de beneficiarios

“Hay que rechazarlo”

Alberto Bertea, ex precandidato a intendente municipal, manifestó que el aumento de impuestos es exagerado. “Además de escuchar a la gente, el intendente Jure debe decir por qué aumenta y a qué destina esos recursos. Si el aumento es para cubrir los 600 nuevos cargos que hay en la Municipalidad, para pagarles a los amigos de la política y para aumentar los sueldos de funcionarios, esto debe ser absolutamente rechazado”, dijo Bertea. Y agregó que la decisión del bloque del PJ de votar a favor del presupuesto, no legitima el revalúo.

Los baldíos, los más afectados

Tras dos jornadas de colas y humores exasperados, la Defensoría del Pueblo de Río Cuarto ha iniciado los trámites formales por más de 100 reclamos presentados contra el aumento del impuesto inmobiliario municipal. A ello se suman unas 30 consultas vía telefónica, las cuales se traducirían en nuevos expedientes a partir de mañana.

Entre los casos presentados ayer, además de aquellos que poseen construcciones terminadas, se sumaron propietarios de terrenos baldíos, a quienes se les ha aplicado incrementos superiores al 600%.

En dos casos testigos, un poseedor de un terreno sin edificaciones ubicado sobre Guardias Nacionales pasó de pagar $240 anuales a $1.500. El propietario de un lote ubicado detrás del barrio Golf deberá oblar $1.580 al año, unos 1.300 más que lo que pagó en 2008.

“A los baldíos de determinadas zonas se les está aplicando un 75 por mil, frente a un 5 por mil que pagaban el año pasado. Ese es un ajuste que realizó el gobierno para evitar la especulación inmobiliaria, pero los casos que se nos han presentado hasta ahora no responden a gente que especule. Hay quienes lo han heredado o lo han comprado para realizar una construcción y nunca pudieron hacerla”, especificó el defensor del Pueblo, Juan Manuel Llamosas.

“En este caso hay un triple aumento. Se les suma la nueva zonificación, el revalúo inmobiliario y este ajuste antiespeculación. Obviamente, es difícil afrontar el número resultante”, añadió el ombudsman.

Llamosas pedirá que se elimine ese criterio de la ordenanza tarifaria. De lo contrario, puede darse el caso de que una familia que haya conseguido comprarse un terreno y que esté construyendo su vivienda deba pagar 1.500 pesos, el 140 por ciento más de lo que tiene que abonar, por ejemplo, un propietario del barrio Cispren por su vivienda ya construida.

“Acá se superponen dos formas de incrementar la recaudación. Hay zonificación más revalúo. No fue un solo aumento. Lo conveniente es que se aplique una sola. Y además que se dé paulatinamente. Hay gente que pasó de una categoría determinada a otra que está tres escalones por encima”, añadió Llamosas.

Sólo el Concejo o el intendente, a través de un decreto que derogue la ordenanza vigente, pueden cambiar el recálculo del Inmobiliario.

Comentá la nota