Prometen exenciones impositivas a damnificados por la construcción

Así les dijo Yuni a los vecinos autoconvocados durante una reunión en el Palacio. También le pidieron normatizar los retiros laterales. El intendente interino saldrá a recorrer las viviendas dañadas.
El intendente interino Eduardo Yuni les prometió ayer a los vecinos damnificados por el boom de la construcción exenciones impositivas en virtud de los daños que sufrieron en sus viviendas.

Lo dijo ayer a PUNTAL Norberto Rubini, representante de la comisión de vecinos autoconvocados.

En total, suman 2.000 los riocuartenses que dicen estar afectados por el crecimiento edilicio en la ciudad.

Los damnificados se reunieron por la mañana con Yuni para hacerle una serie de planteos. Se trató del segundo encuentro entre las partes dado que el primero se hizo cuando estaba a cargo del Concejo Deliberante.

En la audiencia, los autoconvocados le pidieron avanzar sobre los retiros laterales así como también exenciones impositivas para los propietarios de las casas dañadas por la construcción de torres.

“Yuni se comprometió a analizar la posibilidad de sancionar una ordenanza para eximir del pago de las tasas municipales a quienes han sido damnificados por la construcción”, señaló Rubini. Y acotó: “En ese análisis contemplará también la petición de si esa exención puede ser retroactiva”.

En tanto, en relación con los retiros laterales reclamados, el intendente interino prometió trabajar en torno de una ordenanza de esas características cuando regrese al cuerpo deliberativo.

“También le planteamos a Yuni que el Municipio tenga un rol más activo en el registro de las viviendas afectadas por la construcción y que el dinero que se reciba de la Nación, en concepto de ATN (Aporte del Tesoro Nacional), que son 10 millones de pesos, sea volcado a la reparación de las viviendas dañadas”, sostuvo.

Por su parte, Cristina Álvarez, también integrante de la comisión de vecinos autoconvocados, dijo ayer a PUNTAL que “los daños no solamente son materiales sino también psicológicos” y agregó que “hay muchos damnificados que están medicados” por la situación de estrés que están viviendo.

Tras el encuentro con los vecinos, Yuni se comprometió a visitar las casas de algunos de ellos. Lo hará el viernes próximo, les prometió.

Una de esas viviendas será la de María “Porota” Oliosi, quien vive en Mendoza al 300, y que sufrió daños de consideración por una obra en construcción lindante con su domicilio.

Yuni también les prometió evaluar el pago de un alquiler a aquellos damnificados cuya situación ya sea insostenible.

El conflicto entre los vecinos y las empresas constructoras derivó hasta en una protesta por las calles de la ciudad que tuvo escalas en el Concejo Deliberante y el Palacio Municipal.

En la oportunidad, empresarios y trabajadores pidieron por la no paralización de la construcción.

También el conflicto provocó la renuncia de Gonzalo Losada a la Secretaría de Planificación y su reemplazo por Guillermo Mana, quien estaba afectado al Instituto Municipal de la Vivienda.

En la ciudad, hay 350 torres que están en construcción y 40 pedidos para hacer otras tantas más.

Sin embargo, por la crisis, cayó a la mitad la edificación de torres.

Durante el 2008 se aprobaron 56 nuevos proyectos y en el 2007 hubo 120.

A pedido de los vecinos autoconvocados, el Municipio también reforzó los controles en las obras en construcción locales.

Como resultado de esas inspecciones, se clausuró casi una decena de edificios.

Comentá la nota