Prometen entregar 11 mil kilos de leche

Hoy llegarán a Rosario 11 mil kilos de leche para centros de salud y dispensarios. El anuncio corrió por cuenta del ministro de Salud de la provincia, Miguel Angel Cappiello, luego de que se hiciera pública la falta de partidas que deben ser entregadas entre embarazadas, madres que están amamantando, chicos desde hasta dos años y aquellos que presentan cuadros de desnutrición.
 "El problema es que Nación no envió las partidas que adeudaba, y si bien ahora prometió una entrega para el 14 abril, la provincia realizará una nueva compra de emergencia para que haya leche en stock", detalló el ministro. El faltante se viene registrando en las últimas semanas en centros de salud tanto municipales como provinciales.

   En la mayoría de los dispensarios ya no tenían leche para entregar ni tampoco sabían cuándo llegarían las partidas. En algunos casos, la situación llevaba 15 días y, en los más afectados, hasta cuatro meses.

Fortificada. La leche que se distribuye en los centros de salud es en polvo y fortificada. Cada kilo cuesta como mínimo entre 12 y 15 pesos en los supermercados, aunque también hay marcas más caras. Y cada kilo diluido en agua rinde 4 litros.

   Cappiello destacó que "la Nación viene repitiendo estos incumplimientos", razón por la cual el ministerio a su cargo ya está trabajando para "conseguir una nueva partida presupuestaria que permita realizar otra compra de emergencia de por lo menos 60 mil kilos más de leche".

Incumplidos. "El gobierno nacional prometió una nueva entrega para el 14 de abril, pero hay tantas cosas que no cumplió que no se puede correr el riesgo de que ese envío no llegue y los centros de salud vuelvan a tener faltante", destacó Cappiello y disparó: "No es la primera vez que la provincia tiene que salir a hacer compras de emergencia; ahora es la leche, pero ya pasó con los anticonceptivos del Programa Nacional de Salud Reproductiva", recordó y señaló que "en todos estos casos el gobierno provincial intenta hacer sus propias compras para garantizar la entrega y evitar este tipo de situaciones".

   Para zafar del faltante, en los dispensarios habían empezado a racionalizar la entrega de leche fortificada, justo en barrios donde más que un alimento es una medicación para combatir el bajo peso.

Comentá la nota