Prometen duras penas para quienes vendan alcohol fuera de la ley

El gobierno bonaerense apuesta a que finalmente esta semana se aprueben las leyes de nocturnidad. A partir de ahora la responsabilidad de controles y sanciones va a pasar a ser compartida entre los municipios y la Provincia.

En tanto, el encargado de darle impulso a la iniciativa del Gobierno ansía que por fin la semana que viene "ya pueda estar operativa" la nueva normativa. El ministro de Desarrollo Social, Baldomero "Cacho" Alvarez de Olivera, explicó a LA CAPITAL que "a partir de ahora la responsabilidad va a pasar a ser compartida" entre los municipios y la Provincia. Por eso anunció esta semana que dentro de su órbita funcionará una "dirección de control de la nocturnidad" que realizará el contacto con los intendentes y elaborará un registro de boliches bailables.

La nueva área dependerá de la Secretaría de Atención a la Adicciones y planea reforzar el plantel de inspectores con 100 empleados administrativos. Sobre ese punto tira la pelota a las comunas: "Hay cosas que no tienen que ver con La Plata", aseguró, y añadió que "también depende de la voluntad de los intendentes".

Asimismo, desde los juzgados de faltas municipales de la provincia de Buenos Aires esperan la sanción de los proyectos. Los jueces contravencionales piden que se amplíen sus facultades para poder actuar sobre la venta de alcohol a menores y la presencia simultanea de mayores y menores en boliches, dos faltas muy frecuentes que pasan directamente a mano de la Justicia Penal Ordinaria y que por lo general demora en dar sentencia.

Por otro lado, el secretario general del Sindicato Unico de Trabajadores de Control de Admisión y Permanencia de la República Argentina (Sutcapra) señaló que en muchos casos tanto los controles como algunas medidas serán muy difíciles de aplicar. Entre ellas el horario tope de ingreso y las inspecciones de venta de alcohol en boliches.

En cambio Alvarez de Olivera cuenta cómo son los operativos que vienen realizando y destaca el factor sorpresa sumado a las fuertes multas. "Los dueños van a contribuir porque van a pensar que en un momento los inspectores van a entrar y los van a descubrir".

- Existe el descreimiento de que este tipo de normas no se aplican porque no hay controles.

- Esto es una ley que tiene múltiples autoridades de aplicación. A partir de ahora la responsabilidad va a pasar a ser compartida. Hasta ahora era únicamente responsabilidad de los municipios el tema de los horarios y los controles. Nosotros lo que estamos haciendo en realidad es modificar un artículo de la ley orgánica y en esa ley estamos compartiendo con los municipios la responsabilidad del control de la noche.

- En Mar del Plata el municipio cuenta con 60 inspectores ¿Puede dar abasto en temporada por ejemplo?

- El tema de los inspectores también depende de la voluntad de los intendentes. Supongo que donde tienen pocos van a ampliar la presencia y además van a recibir el apoyo de la Provincia, que en esto participa Comercio Interior de Producción, Jefatura de Gabinete, Ministerio de Trabajo, ahora se sumó la Anses, Adicciones. Hoy tenemos aproximadamente 100 personas entre todas las carteras que están en todo el conurbano. Empezó a haber una presencia más firme del Estado provincial y de los municipios que se acoplan a nuestros operativos. La idea es que en lo inmediato nosotros sumemos 100 más provenientes del personal de nuestro Ministerio. Durante la época veraniega va a haber un equipo para el interior que va a estar permanentemente en la costa.

- ¿Cree que los municipios están en condiciones económicas de ampliar personal?

-No, nosotros por ejemplo no ampliamos personal. Lo que estamos haciendo es planear un llamado dentro del organismo que yo integro pidiendo gente de administración para que se sume y pasen a integrar un área de control. Es lo que se hace en los municipios. La idea es que esto sea un instrumento para avanzar en tener una noche más tranquila. Pero hay cosas que no tienen que ver con la plata. Tienen que ver con el sentido común y la necesidad de tener una juventud más sana. Yo creo que hay cosas que todos lo intendentes, me hago cargo porque sigo con licencia en Avellaneda, queremos y es que los pibes estén bien. Si hay que poner dos inspectores más o 10 la mayoría lo va a hacer porque efectivamente lo que quiere es tener una ciudad tranquila donde la gente va a estar segura. Nadie va a escatimar esfuerzo cuando el objetivo es tan noble.

- ¿Se puede controlar la venta de alcohol dentro de los boliches? ¿Los inspectores entran?

- Sí, los inspectores van a entrar. Además como hay multas fuertes los dueños van a contribuir porque van a pensar que en un momento los inspectores van a entrar y los van a descubrir. Por eso ayuda la sorpresa, nadie sabe dónde vamos a ir.

- Con respecto a las reuniones en las casas ¿Cómo se puede controlar el tema del delivery? ¿Van a estar parando motos por la calle?

- Los pibes encargaban a los delivery que llevaban la bebida y atendía la mucama o algún mayor y así entraba el alcohol a la casa. Eso no va a pasar más porque en teoría el delivery se termina. Pero lo concreto es que cuando los equipos en la calle pesquen a alguien vendiendo alcohol en un horario que está prohibido la clausura va a ser inmediata. Estamos apuntando a los pibes y pibas que se juntan a las 10 de la noche ponen 20 pesos cada uno pasan por el supermercado y se llevan dos vodka, dos botellas de licor, un fernet un par de cocas y le dan hasta las 3.30 ó 4 de la mañana. Preparan tragos y cuando llegan a esa hora a los boliches llegan totalmente servidos de alcohol, entonces la idea de que entren antes, tiene que ver con cortar la noche.

- ¿Cómo convencer a los jóvenes que cambien la cultura o la costumbre de salir de la forma en que salen?

- Yo ahí comparto en que ésta no es una cuestión cultural, es un modismo. Y como toda moda, pasa. Cuando yo era joven, a las cuatro de la mañana nos estábamos yendo y nos comíamos una pizza. La moda hace que los pibes hagan la previa largamente y lo queremos modificar. A veces se confunde lo que es la Capital Federal con todo el país. La Capital tiene una noche súper extendida pero no el resto del país. La mayoría de las provincias tienen un tiempo limitado.

- ¿Qué opina de la noche en la costa?

- Mar del plata tiene una noche bastante fuerte. La idea no es que se deje de tener noche, sino que a las 6 de la mañana los pibes estén tomando un café o una gaseosa y empiecen a irse a su casa. Y en temporada todas las costumbres del conurbano se extienden a la costa y como además están de vacaciones se permiten un tiempo más que no lo tiene normalmente. Pero la idea es avanzar en tener una noche más tranquila.

- Además de los controles ¿Por qué otro lado se va a encarar este tema?

- Va a haber una campaña muy fuerte a través de los medios. Supongo que los municipios harán lo suyo. Y además es una apelación a la comunidad toda. La Dirección Provincial de Control de la Nocturnidad va a ser la que organice y tenga contacto con todos los municipios, va a haber un registro de boliches bailables. Va a haber una batería de acciones desde la Provincia tendientes a tranquilizar la noche. Desde un 0800, presencia de inspectores, multas y clausuras muy duras, todos elementos que a nuestro juicio van a ayudar a que los chicos tengan una noche más divertida. Por lo menos la idea es que los domingos al mediodía la mayoría de los pibes puedan compartir con sus padres y hermanos la mesa familiar. Hoy los chicos no lo hacen porque yo lo tengo claro, tengo hijos adolescentes que vuelven a las 7 u 8 de la mañana, se acuestan y le pegan hasta 4 ó 5 de la tarde. Y es quizás el único día para estar juntos.

Comentá la nota