Prometen concluir en 2010 el programa de viviendas "Rural 27"

El programa de viviendas "Rural 27" se estuvo desarrollando hasta hace dos meses a lo largo de la ruta 6, en el departamento Capital. Problemas de intereses entre la empresa contratista y la subcontratista derivaron en que la obra se detuviera, dejando a varias familias con la ilusión de una vivienda digna por el piso, pero el Gobierno promete que durante el 2010 se terminará el programa.
En enero de este año la obra quedó paralizada, pero el ministro de Infraestructura, Javier Tineo, poco tiempo después anunció su reactivación y la empresa Roca SRL sería la que se encargaría de las tareas. Para esto subcontrató a Viscons que ejecutó casi el 60% de la obra hasta que por conflictos internos entre las empresas el programa "Rural 27", que se compone de 65 viviendas rurales a lo largo de la ruta 6, se volvió a paralizar.

Mientras la contratista y la subcontratista dirimen sus diferencias en la Justicia la gente sigue esperando por una casa digna y según el administrador de Viviendas de la Provincia, Carlos Crovara, el Estado está esperando que se le dé una pronta solución al conflicto de las empresas en la Justicia para poder continuar con la obra, puesto que rescindir el contrato con Roca SRL le costaría mucho dinero y además también se perdería bastante tiempo.

Se estima que bien se levante la feria judicial en el 2010, la Justicia se expedirá y las tareas se reanudarán; esto se estaría dando para el mes de marzo y se estima que la finalización de la obra demandaría seis meses como mínimo debido a las dificultades técnicas que se presenta en la zona para la construcción de las viviendas.

Crovara se comprometió que "Rural 27" será terminado el año próximo sea de la manera que sea "que la gente se quede tranquila, que es algo que se prometió y se va a cumplir".

Las familias del lugar tendrán que armarse de paciencia y seguir esperando, por su parte las empresas deberían pensar un poco más en la gente y evitar este tipo de conflictos, en donde seguramente ellas se ven afectadas pero la peor parte se la lleva sin duda las personas que viven ilusionadas en tener una vivienda digna.

Comentá la nota