Las promesas K levantaron las carpas

Los piqueteros antikirchneristas finalmente levantaron ayer el campamento que habían montado en la Avenida de Mayo durante 40 horas, luego de que el gobierno nacional se comprometiera a acelerar su inscripción al plan de empleo a través de las cooperativas de trabajo.
Las organizaciones sociales de desocupados pretendían que sus miembros cobraran antes de las fiestas de fin de año el primer sueldo en 35 distritos del conurbano bonaerense.

Como trasfondo, la protesta expresó también una disputa por el control del plan, que actualmente se encuentra en manos de los municipios.

El dirigente Gustavo Giménez, del MST, aseguró que el compromiso del Gobierno implicaba que se abrieran los padrones de beneficiarios en los partidos del Gran Buenos Aires, comenzando por Avellaneda, Almirante Brown, Malvinas Argentinas y Escobar.

El acampe en pleno centro porteño lo habían encabezado el Polo Obrero, el MST Teresa Vive, el Bloque Piquetero Nacional y Barrios de Pie, entre otras agrupaciones.

La protesta comenzó el martes a mediodía sobre la Avenida de Mayo, desde Bolívar hasta Chacabuco, con carpas y tiendas montadas.

"Respondimos sabiamente y sin agresiones consiguiendo que en cuatro distritos se puedan anotar los compañeros y las compañeras para las cooperativas de trabajo y el compromiso de que en los próximos días se haga el ingreso en el cien por ciento de los distritos", argumentó Roberto Baigorria, coordinador de Barrios de Pie.

El conflicto se desató luego de que la presidenta Cristina Kirchner anunciara que destinaría 1.500 millones de pesos para crear 100 mil puestos de trabajo en el conurbano bonaerense.

El malestar de los piqueteros enfrentados al Gobierno llevó a que unos 3.000 manifestantes ocuparan hasta ayer tres cuadras de la Avenida de Mayo con carpas y ollas populares.

Comentá la nota