Promesas de un acuerdo en la Villa 31

A los vecinos se les garantizó que no serán desplazados y que la semana próxima comenzarán a resolver la falta de luz, cloacas y agua potable.
Bastante conformes. Los vecinos de la villa 31 llegaron enojados, pero se fueron contentos de la Jefatura de Gobierno porteña, con la promesa de que no van a echarlos.

Los habitantes de la villa 31 y 31 bis suspendieron los 17 cortes que habían anunciado en la Capital y en al menos cinco provincias del país porque alcanzaron un principio de acuerdo con el Gobierno de la Ciudad para la urbanización de los asentamientos de la zona de Retiro.

El gobierno porteño accedió a una reunión en la jefatura que comanda Mauricio Macri, después de las nueve horas de reclamo del martes pasado en la Autopista Illia y ante la perspectiva de un día de caos por las protestas que los vecinos de la villa habían anticipado en todas las autopistas y los ingresos a la ciudad. “Va a ser un encuentro fuerte”, había adelantado Juan “Jala Jala” Romero, director de la radio de la villa.

El jefe de Gabinete del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, Fabián Rodríguez Simón, y la ministra de Desarrollo Social, María Eugenia Vidal, fueron los funcionarios encargados de recibir a los diez delegados en la sede comunal, y luego se sumó Jorge Torello, jefe de asesores de Macri.

Tras más de dos horas de negociación, los representantes de la villa anunciaron que se levantaba la medida de fuerza. “Se postergó hasta ver si el gobierno cumple con lo acordado”, advirtió a Crítica de la Argentina Norma Gutiérrez, presidenta de la Asociación Civil Unión de Vecinos, quien contó que les prometieron comenzar a resolver la falta de luz, agua potable y cloacas antes de la semana próxima. “También nos aseguraron que van a abastecer las salitas de emergencia y a ayudarnos con el ingreso de las ambulancias, que no se animan a entrar si no es con patrullero. Así la gente se nos muere”, protestó Gutiérrez, aunque adelantó que ya hay otro encuentro programado con las autoridades porteñas para el miércoles de la semana que viene.

Héctor “Chacho” Mendoza, otro de los delegados, se mostró satisfecho con el resultado obtenido: “Queremos trabajar y no entrar en conflicto con la gente, comenzamos a transitar un camino, por eso levantamos los cortes”, señaló, y resaltó: “Se les fue la idea de sacarnos de la villa”. Sin embargo, en conferencia de prensa, la ministra de Desarrollo Social aclaró que la propuesta del gobierno porteño incluye consensuar la relocalización de algunas de las familias que habitan el asentamiento. Vidal agregó que acordaron limitar el crecimiento de la 31 en un trabajo conjunto, a partir del riesgo de derrumbe de las construcciones en altura que no tienen medidas mínimas de seguridad, y solicitarán la transferencia de los terrenos al gobierno nacional, ya que los predios pertenecen al Organismo Nacional de Bienes del Estado (ONABE). Por su parte, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo que Macri “debe hacerse cargo de los problemas y no deslindar responsabilidades como ha hecho en forma permanente desde que asumió”.

Al mismo tiempo, Facundo Di Filippo (Coalición Cívica), presidente de la Comisión de Vivienda de la Legislatura, presentó ayer un proyecto de urbanización de las villas que “toma como base un plan urbanístico de la Facultad de Arquitectura” de la Universidad de Buenos Aires. “Mientras nos participen en las decisiones, está todo bien”, dijo Raúl Guzmán, presidente de la Federación Cooperativa de Trabajo, quien integró la reunión, pero se mostró preocupado por la falta de representación social. “Se habló de elegir a delegados a través de un censo. Eso sería importante porque no vamos a aceptar imposiciones”, aseguró. A propósito de ese pedido, también se pactó la realización de un relevamiento para saber cuánta gente vive en la villa y en qué condiciones.

Una comisión para superar la crisis

El gobierno de Mauricio Macri resolvió poner en marcha, por primera vez, un esquema de negociación con los vecinos de las villas 31 y 31 bis. Tal como anticipó este diario, el primer paso consistió en designar al diputado PRO Enzo Pagani como negociador bajo la supervisión de Horacio Rodríguez Larreta. Ahora, una alta fuente del gobierno explicó que, “con el diálogo iniciado, funcionará una comisión coordinada por Rodríguez Larreta e integrada por miembros del Ejecutivo y del Legislativo porteños que serán los encargados de recibir a los vecinos de aquí en adelante”. Hasta ahora, la lista incluye a la diputada Lidia Saya (presidenta de la Comisión de Salud de la Legislatura porteña); a su compañero de bancada Cristian Ritondo (titular de la Comisión de Obras y Servicios Públicos): a la ministra de Desarrollo Social, María Eugenia Vidal, y a la Unidad de Gestión de Intervención Social (UGIS), encabezada por Federico Angelini, que se encargaría de llevar agua, luz y servicios cloacales a zonas adonde nunca llegaron. El objetivo: lograr que el verano no sea peor en una villa de 30 mil habitantes con problemas sanitarios. “Cuando hayamos descomprimido eso, hablaremos de reubicaciones”, anticipó Pagani, quien reiteró que “una parte de la futura Autopista Ribereña pasa por la mitad de la

Comentá la nota