Por Ley prolongaron la potestad del Superior Tribunal en materia electoral

Diputados aprobó, sin discutir, una prórroga a la puesta en funcionamiento de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Electoral. El proyecto ya tenía media sanción del Senado. El instituto fue creado con la reforma constitucional para oxigenar el proceso judicial, pero no se cumplió. Los superiores seguirán teniendo el poder.
La diputada María Inés Fagetti de Mansutti recordó que hace cinco años se creó una Cámara de Apelaciones en lo Penal y todavía no está en funcionamiento. "Hay un monto de gente que está privada de las garantías constitucionales, de tener un juicio en tiempo, justo, porque la Cámara no puede constituirse", denunció la legisladora. Advirtió también que existe un agravente: "Muchos quedan en libertad por no tener juicio".

Hasta dentro de ocho meses, febrero de 2010, los ministros del Superior Tribunal de Justicia seguirán controlando los resortes decisivos para los litigios judiciales que deriven de las contiendas electorales. Para ese entonces ya no habrá urnas, a menos que surja algún imponderable que obligue a prolongar (contra natura) el proceso electoral, pero así y todo la Corte mantendrá una potestad que la reforma constitucional le había puesto plazo de vencimiento y que ahora se prolonga artificialmente con el concurso de los tres poderes del Estado.

Los jueces superiores no sólo mantendrán la competencia en materia electoral, que es trascendente en esta coyuntura, sino que también seguirán teniendo potestades resolutivas plenas en todos los litigios que involucre al Estado provincial ya sea en calidad de demandado o demandante. Este asunto es muchísimo más significativo que el aspecto electoral ya que incide directamente en los bolsillos de la gente, pero, sin embargo, fue sutilmente soslayado en el tratamiento legislativo de una ley que se sancionó en tiempo récord y con llamativa concordancia de las Cámaras.

La ley que prorroga la facultad contenciosa administrativa y electoral del Superior Tribunal fue propuesta por el propio Superior Tribunal de Justicia que no cumplió con lo preceptuado por la reforma de la Constitución ni con una ley reglamentaria que fijaba plazos precisos. El fundamento de los jueces de la Corte es que no tienen recursos. Tal vez para febrero de 2010 la salud de la tesorería judicial sea mejor.

La Cámara en lo Contencioso Administrativo y Electoral fue creada en 2007 con la reforma de la Constitución Provincial. Los constituyentes dieron vida a este instituto para subsanar una falla en el sistema judicial que le confería al Superior Tribunal un protagonismo excluyente en cuestiones administrativas y electorales. Firmaban el primer fallo y luego también era la instancia revisora. Por eso crearon una Cámara.

El año pasado, la Legislatura sancionó una ley reglamentaria que establecía que el 1 de junio de 2009 -es decir dentro de cinco días- debía entrar en funcionamiento la nueva Cámara. Desde entonces hasta la fecha, el Supe-rior Tribunal, cuya competencia sería recortada, no logró activar los mecanismos indispensables para cumplir con la Constitución y la Ley.

Hace tres semanas los superiores presentaron un proyecto de ley pidiendo que le prorrogaran las facultades. Con guiño favorable del Poder Ejecutivo, el Senado le dio media sanción la semana pasada. Ayer, Diputados completó la faena.

Por unanimidad de los miembros presentes (17) en el recinto la Cámara baja convirtió en ley la prórroga de la ley que establecía la puesta en funcionamiento de la Cámara Contenciosa Administrativa y Electoral. La fecha quedó diferida para el 31 de enero de 2010. Dicho de otro modo, el 1 de febrero debería abrir sus puertas la Cámara.

El tratamiento legislativo se desarrolló prácticamente sin debate. En el Senado sólo se escucharon voces coincidentes y ayer en Diputados ocurrió algo parecido. Aunque Armando Aquino Britos se ocupó de plantear su objeción a la postergación de la puesta en marcha de la Cámara judicial, no se opuso y acompañó el "acuerdo legislativo" para hacer prosperar la prórroga. María Inés Fagetti de Manzutti desgranó un mensaje similar y recordó que otros tantos institutos judiciales que fueron creados oportunamente (por ejemplo: fiscalías rurales) aún no se abrieron. Igual la peronista Fagetti levantó la mano para aprobar.

El único que se opuso, tajante, fue Marcos Costa que rememoró -con tono campechano- la actuación del Superior Tribunal de Justicia en la última contienda electoral. "Nosotros perdimos un diputado y cuando quisimos ir a reclamar nos sacaron prácticamente a los planchazos", dijo el legislador nuevista. Luego se retiró del recinto.

Con Aquino Britos en el estrado de la presidencia -Josefina se retiró apurada- se procedió a la votación: todos los presentes (17) aprobaron el proyecto que al comenzar la sesión no estaba en el orden del día y fue incluido (con dos tercios) para su tratamiento sobre tablas. No sólo eso, el cuerpo además se constituyó en comisión y aprobó sin tocar una coma el expediente venido del Senado. Todo en cuestión de minutos. Rapidito y sin trabas.

Los superiores seguirán teniendo la última palabra en lo que refiere a las urnas, también en las demandas que involucra al Estado, pero de eso mucho no se habla. Ahora es tiempo de elecciones.

Comentá la nota