Le prohibieron a los K usar la versión original de la Marcha Peronista

Le prohibieron a los K usar la versión original de la Marcha Peronista
El hijo de Hugo del Carril, quien grabó el himno partidario, se opuso a que la voz de su padre sea aprovechada por el matrimonio gobernante. Al margen de la derrota judicial, el PJ consiguió retener la exclusividad del resto de los símbolos.
Desde el viernes pasado, el peronismo no puede usar más en sus actos la marcha peronista. Mejor dicho: por decisión de la Justicia, el PJ de Néstor Kirchner tiene prohibido hacer vibrar a su público con el himno partidario cantado por su intérprete original y más emblemático, Hugo del Carril. El hijo del cantante, llamado igual que su padre, se presentó la semana pasada en el juzgado electoral de Servini de Cubría para pedir que el PJK deje de usufructuar la canción cuyos derechos comerciales están bajo propiedad de su familia.

"Kirchner no es peronista, no tiene nada que ver con el peronismo que me enseñó mi papá. No quiero que esta gente se aproveche de la canción de mi viejo. Si lo hacen, les voy a hacer juicio", se enojó Hugo del Carril (h) ante Crítica de la Argentina.

Además de no poder usar su clásica marcha, la Justicia le negó al PJ la potestad exclusiva sobre otros símbolos ligados a su historia, como el escudo de las 62 Organizaciones o el dibujo de los dedos haciendo la "V", que podrán ser utilizados por otros frentes en estas elecciones, en la que la disputa del voto del peronismo ortodoxo es clave para Kirchner, según explican sus propios asesores.

A fines del año pasado, tras la asunción del santacruceño como presidente del PJ, su apoderado partidario, Jorge Landau, presentó un escrito en el juzgado de Servini de Cubría donde pedía que se reserve para el justicialismo la utilización de decenas de imágenes, sellos, escudos y palabras y siglas, que van desde el típico escudo partidario a fotos de Perón y Eva, pasando por nombres que utilizó en el pasado el movimiento, como Frejuli o Frente Justicialista Federal. La jueza hizo lugar a la mayoría de esos pedidos, pero vetó algunos otros, como la propiedad sobre la marcha peronista cantada por Hugo del Carril.

La Justicia cerró la discusión la semana pasada. El viernes, Servini de Cubría encabezó la muy poética "Audiencia de Símbolos", una reunión donde los representantes de los distintos partidos deben discutir la utilización de las imágenes que usarán en las elecciones. De manera sorpresiva, Hugo del Carril hijo se presentó en ese encuentro y logró que la magistrada emitiera una resolución donde quedó establecido que los derechos de la marcha cantada por su padre le pertenecen en exclusiva a su familia, por lo que Kirchner no podrá usarla más en sus actos, como venía haciendo hasta ahora.

Del Carril está realmente enojado con el matrimonio presidencial y sus dirigentes, a los que no considera peronistas: "Esto que vivimos no es peronismo. ¡Por favor! El peronismo nunca hubiese mandado a su gente a pegarle a otra que protesta en la Plaza de Mayo, como hizo Luis D’Elía (N. de la R.: se refiere a los hechos ocurridos durante la guerra gaucha del año pasado). Este Gobierno es autoritario, muy soberbio". El hombre, que maneja un museo dedicado a la carrera de su padre, está indignado también con el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, que en las elecciones legislativas de 2005, en plena pelea de los Kirchner con los Duhalde, dijo que el matrimonio bonaerense podía "meterse la marcha en el culo". En aquella época los K despreciaban al partido, aunque ahora se refugiaron en él abandonando para siempre la "transversalidad".

Del Carril asegura que no está vinculado orgánicamente con ningún otro candidato del PJ, aunque destacó que tanto Eduardo Duhalde como los hermanos Rodríguez Saá "sí son peronistas", igual que el jefe del sindicato de Peones Rurales, Gerónimo Venegas, operador del PJ disidente: "A Kirchner no lo conozco ni quiero conocerlo".

En el comando de campaña del santacruceño (ahora transformado en bonaerense) minimizaron la prohibición de usar la marcha cantada por Hugo del Carril, que la interpretó por pedido del propio Perón: "No tiene importancia", dijeron.

Comentá la nota