La prohibición del estacionamiento debutó con 25 vehículos al corralón

La prohibición del estacionamiento debutó con 25 vehículos al corralón
La aplicación de multas por estacionamiento indebido en el microcentro debutó ayer con la remisión de al menos 25 vehículos al corralón. El panorama, bastante alejado de las calles atestadas de vehículos que aprovecharon las dos últimas semanas de gracia, demuestra que cuando se relacionan con el bolsillo las normas se acatan con mayor facilidad.
Para las autoridades municipales, las modificaciones en la city rosarina fueron bien recibidas por automovilistas y comercios, que respetaron los horarios de carga y descarga de mercadería. El caso de las motos fue distinto, ya que se registraron algunos inconvenientes al modificarse los lugares habilitados para estacionar.

   El nuevo plan Integral de Movilidad Urbana prohíbe el estacionamiento en el área delimitada por Entre Ríos, San Lorenzo, Laprida y San Juan en los siguientes horarios: de lunes a viernes de 7 a 21 y sábados de 9 a 14.

   Si bien la prohibición rige desde hace dos semanas, la aplicación de multas comenzó ayer. Desde la mañana, 60 agentes municipales rastrillaron la zona para despejarla de autos estacionados, en un operativo coordinado entre la Dirección de Tránsito, Control Urbano y la GUM.

Hijos del rigor. "Hasta ahora hice una sola multa", dijo un joven inspector a La Capital mientras caminaba por Rioja al 1000. En efecto, la mano derecha se veía limpia de vehículos, a excepción de un camión de caudales estacionado en la esquina de San Martín.

   Tres cuadras más hacia Mitre, otro inspector de Tránsito en edad universitaria planteó lo mismo. "Se fueron todos. Se ve que cuando hay que pagar las multas cambian de actitud", dijo al mostrar el talonario con sólo tres actas.

   En tanto, entre los frentistas del microcentro había caras largas en algunos comercios. Otros se quejaron de lo incómodo de los horarios para recibir mercadería. Por el contrario, muchas cocheras privadas tuvieron una excelente jornada que al mediodía las encontraba repletas. Como la de Sarmiento al 900 o Laprida al 800, y Maipú a la misma altura.

Confusión. A diferencia de los automovilistas, la confusión reinó entre los motociclistas —tal vez porque falta colocar carteles señalizando los nuevos lugares habilitados— y hubo incidentes entre los cuidadores de estos rodados.

   Es que el nuevo esquema prohíbe dejar las motos en la cuadra de Sarmiento entre Córdoba y Santa Fe, parada que fue trasladada a San Martín entre Santa Fe y San Lorenzo. Lo mismo ocurrió con la de Mitre entre Córdoba y Santa Fe, que se movió por la misma calle hasta la cuadra entre San Lorenzo y Urquiza. También se reubicó el sector para motos de Rioja entre Sarmiento y Mitre, ahora en el pasaje Araya entre Mitre y Entre Ríos. La parada de la cortada Ricardone se mantiene como antes.

Acatamiento. Para la directora de Tránsito, Marcela Biscotti, la prohibición fue bien acatada por los automovilistas. Claro que la cifra de 25 vehículos remitidos al corralón y una cantidad hasta ayer no precisada de multas por infracción no es mucho en comparación con la postal del microcentro atestado de autos mal estacionados durante el período de gracia de dos semanas que terminó ayer.

   Biscotti destacó la buena recepción que tuvo la nueva norma en el comercio. "Se cumplió con la carga y descarga hasta las 9, como dice la ordenanza, y hubo una cantidad impresionante de camiones desde muy temprano frente a los locales despachando mercadería", indicó la funcionaria.

   "La evaluación en el primer día superó las expectativas. Habrá que seguir machacando de cara a marzo cuando haya más tránsito", señaló Biscotti.

Comentá la nota