Prohíben importar soja desde Paraguay

El Gobierno tiene a la firma una resolución que elimina el régimen de admisión temporaria para importar soja desde Paraguay, que le permite a la industria aceitera ingresar la oleaginosa sin pagar derechos y exportarla luego como subproducto. La administración de Cristina Fernández busca, de esa manera, presionar al campo para que venda los granos y así descomprimir la presión sobre el dólar y, por otro lado, evitar supuestas maniobras de evasión por soja que estaría ingresando al país en negro, aprovechando esta exención impositiva.
La decisión de suprimir el esquema, que había sido instrumentado por el ex jefe de la AFIP Alberto Abad, ante un reclamo de los aceiteros, fue comunicada en los últimos días a los directivos de la Cámara de la Industria Aceitera Argentina (Ciara) por la ministra de Producción, Débora Giorgi; el secretario de Comercio, Guillermo Moreno; y el director del organismo recaudador, Ricardo Echegaray.

La industria manifestó su total rechazo a la medida porque, considera, apenas se importa entre 1,5 y 2 millones de toneladas de soja paraguaya, que sólo alcanzan para 10 días de molienda. "Son decisiones tiradas de los pelos, que no van a influir en nada en el mercado interno", sostuvo un importante empresario del sector. El directivo agregó que "existe necesidad de importar de Paraguay porque las fábricas tienen capacidad ociosa y los rindes locales siguen siendo malos". La estimación de cosecha para esta campaña de la Bolsa de Cereales es de 41,2 millones de toneladas, pero el sector cree que no superará los 40 millones. En este contexto, consideran necesario ingresar soja del país vecino. "Falta soja; por más que la cosecha llegue a 45 millones de toneladas, no alcanza", dijo un industrial.

Consultadas fuentes oficiales, confirmaron la medida y señalaron que "está a la firma de los ministerios de Producción y Economía por orden de la Presidenta", aunque evitaron mencionar las razones.

Pero Giorgi, Moreno y Echegaray les plantearon a los directivos de Ciara que a partir de la eliminación del régimen de admisión temporaria, la industria aceitera podría presionar más a los productores locales a que vendan la soja que tienen guardada a la espera de una eventual modificación del régimen de retenciones.

Por otro lado, en la AFIP sospechan de que está ingresando al país soja en negro, que se importa sin pagar el derecho correspondiente y que luego se reexporta con una retención del 5% por tratarse de un producto semielaborado. Las ventas de soja que Paraguay dice que realiza a la Argentina difieren de los números que admite la industria aceitera local, evalúan en el Gobierno.

Comentá la nota