Prohiben fumigar con glifosato en córdoba

La Justicia prohibió que productores de soja fumigaran cerca del barrio de Ituzaingó, en las afueras de Córdoba, luego de que durante diez años los pobladores denunciaran dramáticos episodios de contaminación, como la existencia de "tres o cuatro casos de cáncer por familia".
El fiscal de Instrucción de Distrito III, Carlos Matheu, estableció como un delito penal la fumigación, especialmente con glifosato, el principal agrotóxico que utiliza el sector sojero.

La decisión judicial fue considerada como un triunfo por las "Madres de Ituzaingó", un grupo que lucha por erradicar la contaminación desde 2001, cuando detectaron “muchos chicos con barbijos y pañuelos".

Mónica Gatica, presidenta de la entidad, expresó que luego de innumerables reclamos ante los gobiernos municipal, provincial y nacional, y hasta la OMS, se habían hecho varios estudios que determinan que "hay contaminación" y "todos apuntan a los agroquímicos".

Matheu advirtió que "fumigar en áreas urbanas viola la Ley Provincial de Agroquímicos y constituye un delito penal de contaminación ambiental, que se pena con hasta 10 años de prisión". La medida podría sentar jurisprudencia en todo el país y apunta a dos componentes de las fumigaciones: endusolfan y glifosato. La idea es que se pueda fumigar a no menos de 500 metros de distancia de tejidos urbanos y a 1.500 cuando ese trabajo se lleve a cabo desde el aire.

Comentá la nota