Prohíbe París los bonus en las empresas rescatadas

Intenta limitar la indignación popular
PARIS.- Luego del escándalo de AIG en Estados Unidos, y mientras crece la indignación popular en Francia contra los ejecutivos de las grandes empresas, el gobierno de Nicolas Sarkozy ordenó limitar o directamente prohibir las bonificaciones a directivos de compañías rescatadas con dinero de los contribuyentes.

Un decreto gubernamental "será firmado la semana próxima para fijar las condiciones en las que se prohíbe la entrega de stock-options y de otras remuneraciones extraordinarias, como primas, cuando las empresas se benefician del apoyo del Estado", anunció Claude Gueant, secretario general del Elíseo y principal colaborador del presidente. "Hoy, estamos en una situación que exige rigor, respeto y consideración por los trabajadores", agregó.

Varios casos de bonificaciones y opciones para compras de acciones entregadas a directivos de compañías debilitadas por la crisis y rescatadas por el Estado han escandalizado a la opinión pública en las últimas semanas.

"Recibir una gran remuneración por un fracaso no es una actitud responsable, es una vergüenza", declaró Sarkozy el martes pasado.

El anuncio coincidió con la liberación, ayer, de Luc Rousselet, director de operaciones en Francia de la multinacional 3M, que fue tomado durante dos días como rehén por los obreros de la fábrica de la ciudad de Pithiviers, a raíz de una disputa laboral por despidos en la empresa.

Comentá la nota