Por un progresismo unido frente al macrismo.

Por un progresismo unido frente al macrismo.
La convocatoria la formularon dieciséis agrupaciones políticas. Entre sus referentes sobresalen Daniel Filmus y Carlos Heller. Fue un mensaje dirigido a Aníbal Ibarra, quien insiste en avanzar con su propia candidatura a diputado.
"Este es un llamado a la unidad de todos los sectores. Hay que buscar lo que nos une, qué es lo que podemos construir juntos." La convocatoria partió de uno de los dirigentes del centroizquierda que sigue intacto en las encuestas. Se trata de Daniel Filmus. Sentado en el sitio central de una larga mesa en la que estaban representadas 16 fuerzas políticas, Filmus llamó a la unidad del centroizquierda porteño. Y para eso se volvió a asociar con el presidente del Banco Credicoop, Carlos Heller, con quien compartió la campaña de 2007. "Nosotros jugamos un rol importante en el 2007. Tuvimos cerca del 40 por ciento de los votos en la segunda vuelta contra Mauricio Macri. Ahora queremos crecer a partir de este núcleo, pero para llegar mucho más allá", argumentó Filmus. "Desde este lugar convocamos a los que no están. A que nos encontremos, a que discutamos", invitó Heller. El mensaje iba dirigido, centralmente, al legislador porteño Aníbal Ibarra. El ex jefe de Gobierno ambiciona encabezar una opción electoral que enfrente al macrismo el 28 de junio.

El llamado a la unidad del centroizquierda se concretó a través de la lectura de un documento firmado por varias fuerzas políticas y sociales de la ciudad. El título del texto adelantaba uno de los objetivos del encuentro, que era reunir a dirigentes progresistas provenientes de distintas tradiciones políticas: la radical, la socialista, la comunista, la nac & pop. "Por la consolidación de una alternativa plural, progresista, nacional y popular", fue el eslogan de la reunión. Aparte de Filmus y Heller, visiblemente satisfechos en su rol de ejes de la convocatoria, asistió una buena parte del arco progresista porteño. El primer aplauso largo y entusiasta se escuchó al evaluar los resultados de la administración de Macri. "Se adueñaron del Estado y lo primero que desapareció es el Estado. Nadie podría enumerar una sola medida que se haya tomado en favor de los más humildes", cargó Filmus.

Alrededor de una mesa de conferencias se ubicaron la presidenta del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont; la titular del Inadi, María José Lubertino; el secretario de Relaciones Parlamentarias, Oscar González; el titular de Cascos Blancos, Gabriel Fuks; la histórica candidata del Partido Humanista Lía Méndez; el secretario adjunto de Ctera, Francisco "Tito" Nenna; el diputado Claudio Morgado y el subsecretario general de la Presidencia, Gustavo López. También estuvieron el titular de la Comisión Nacional de Valores, Eduardo Hecker, y la subsecretaria de Defensa del Consumidor, María "Pimpi" Colombo. Hubo presencias relativamente ajenas al mundo de la política, como la del encuestador Ricardo Rouvier o el presidente del Centro Cultural de la Cooperación, Juan Carlos Junio, pero ninguna más sorprendente que la de los evangelistas del Partido de la Gente, una agrupación cristiana evangélica. A juzgar por los discursos, el fantasma de que la hegemonía macrista en la ciudad dure muchos años está funcionando como motivación, como factor aglutinante.

"Tenemos que profundizar el proceso abierto en 2003 y frenar el proceso iniciado en 2007", arengó Filmus. "En el 2007 se definía si en la ciudad ganaba la profundización del modelo o el palo en la rueda. Lamentablemente ganó el palo de la rueda. Macri ganó con un discurso de modernidad y eficiencia, pero hoy está claro que lo suyo es la improvisación y la ineficiencia", lanzó Heller. El titular del Banco Credicoop ofició de anfitrión en las nuevas oficinas del Partido Solidario, Diagonal Norte al 600. Tras unas palabras de apertura, en el encuentro no pudo faltar un breve homenaje a Raúl Alfonsín. "El sentido profundo de las enseñanzas de Alfonsín es que estemos acá", arriesgó Lubertino, quien no perdió la ocasión de recordar su filiación radical.

De la conferencia participaron el Frente Grande, el Partido Intransigente y Nueva Dirigencia. También hubo movimientos sociales y algunos partidos de izquierda que siguen apoyando al kirchnerismo. En la mesa se sentaron Enrique Guglielmotti, del Partido Comunista; Braulio Silva, del Partido Comunista Congreso Extraordinario; Juan Pablo Cusa, del Movimiento Evita; Nahuel Beibe, de la Corriente Martín Fierro. Tras destacar lo diverso de la concurrencia, Filmus exhortó a seguir ampliando el espacio. Aunque no lo dijo, su objetivo es construir una opción electoral que sea lo más competitiva posible. "En la ciudad hace falta un esfuerzo particular. Nosotros representamos a un sector que quiere seguir peleando por la unidad", insistió. Luego citó a las fuerzas presentes y se mandó un fallido de novela. Quiso decir Partido Solidario y habló de un "Partido Solitario". Para salir del paso estuvo muy astuto: leyó un párrafo del documento de tono épico, que llamaba a la unidad contra la derecha. Y agregó: "Esta es la base para que nadie se sienta solitario."

Comentá la nota