El progresismo judicial está furioso con los Kirchner

Magistrados de diversas jurisdicciones respondieron que lo más fácil desde el Gobierno es cuestionar al Poder Judicial, pero que el Estado hizo poco para disminuir las causas que provocan la delincuencia.
Otro más. Fernández aprovechó el acto de la semana de la Policía Federal para criticar también a los jueces. Dijo: “Ni mano dura, ni mano blanda; la ley en la mano”.

El ex presidente Néstor Kirchner los mandó a ponerse pantalones largos y Cristina los responsabilizó por liberar a delincuentes que vuelven a cometer delitos. El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, dijo que la Justicia no debe convertirse en una “puerta giratoria”. Ahora fue el turno del ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández, quien les pidió con tono enérgico: “Cumplan con la ley, ni con mano dura ni blanda”. Los jueces y los camaristas reaccionaron ante la arremetida contra la justicia garantista. “Quizá los legisladores son los que tienen que ponerse los pantalones largos”, respondió el juez federal Rodolfo Canicoba Corral.

La inseguridad en la provincia de Buenos Aires se metió de lleno en los discursos oficiales. Hace una semana, el gobernador Daniel Scioli propuso bajar la edad de imputabilidad de los menores a 14 años. El martes 28, la presidenta Cristina Kirchner criticó al Poder Judicial: “La Policía detiene y la Justicia libera y libera”. El jueves, durante un acto del PJ en Florencio Varela, su esposo Néstor redobló la apuesta: “La Justicia se tiene que poner los pantalones largos”. En un acto por la semana de la Policía Federal, Aníbal Fernández dijo que “hay delincuentes que entran por una puerta y salen por otra”.

Crítica de la Argentina consultó a doce jueces y camaristas. Otros 10 magistrados no quisieron polemizar con el Gobierno por temor a represalias o para no politizar el debate. “Si opino en contra de K, me van a recusar”, admitió un camarista. La Federación Argentina de la Magistratura y el Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de Buenos Aires le respondieron a Kirchner con un comunicado: “Razonamientos simplificadores sostienen que el problema de la inseguridad radica en que los jueces liberan a los delincuentes. En este país costó muchos años, muchas vidas y mucho dolor conquistar la vigencia de garantías mínimas”.

“La inseguridad no es culpa de los jueces. Nosotros no creamos las leyes. Es como echarle la culpa de la enfermedad a los médicos”, dijo el titular del Colegio de Magistrados de la Provincia de Buenos Aires, Carlos Lami.

“Los pantalones largos no me los quiero poner porque soy adulta y mujer. Si me los pongo, es por elección, no por imposición. No estoy de acuerdo con que seamos los jueces los que generamos inseguridad. Hay un Estado ausente que se asombra cuando ve el producto, pero cuando la fábrica está en marcha no hace nada por frenarla”, sostuvo María Cristina Camiña, jueza del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 18 de Capital Federal y presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas de Argentina.

“Es hora que el país se ponga los pantalones largos. Tiene que haber una Justicia independiente y ojalá que la Corte Suprema sea lo suficientemente proba como para juzgar a este Gobierno en los actos que hagan mal. Tengo piernas largas y uso pantalones a medida”, ironizó el juez de Garantías de La Plata César Melazzo.

El juez federal de Mar del Plata Roberto Falcone también criticó el discurso kirchnerista, pese a que integra la comisión que analiza despenalizar la tenencia de droga, proyecto fogoneado por el Gobierno. “Estoy de acuerdo con la política de derechos humanos del ex presidente, pero no comparto en absoluto lo que dijo respecto de los jueces. Ni siquiera por unanimidad puede un pueblo decidir que un hombre muera o sea privado de su libertad cuando no existen pruebas. Es hora de que se entienda que un imputado es un ciudadano sometido a proceso y no un rebelde al que hay que aniquilar por traidor a la patria, como lo proponía Maggiore, exponente del fascismo italiano. Los problemas sociales se resuelven con políticas sociales y no mandando a la gente a los campos de concentración. Estos clamores de pedidos de seguridad es lo que Unamuno llamaba ‘los ríos de montaña’, que hacen ruido para esconder el poco caudal que tienen”.

El juez en lo contencioso administrativo de La Plata Luis Arias, que en un reciente fallo resolvió que detener a menores por averiguación de identidad es inconstitucional, también respondió: “El ex presidente se equivoca o todos los jueces somos tontos. No puede meternos a todos en la misma bolsa. Siempre que hay fracasos en las políticas de seguridad se traslada la culpa a los jueces. La mano dura fracasó. Es inmoral que en un país que venía creciendo a un gran ritmo no se hayan implementado programas suficientes para atender las secuelas sociales de estas políticas que se aplican desde hace 30 años. Algunos políticos aprovechan el humor social y obtienen rédito criticando a la Justicia”.

“Creo que está fallando el sistema en general. Cada uno debe cumplir la función que le compete sin criticar al resto. Si entre los tres poderes actuamos coordinadamente las cosas funcionarán mejor”, opinó el camarista Mario Filozof, presidente de la Cámara del Crimen porteña.

“Si los jueces no aplican la legislación, hay que removerlos. Si esto no es así entonces hay que revisar las leyes. Es cómodo caerles encima a los jueces y decir que son los culpables”, dijo el juez federal Canicoba Corral.

Para María Laura Garrigós de Rébori, integrante de la Sala V de la Cámara del Crimen, “el delincuente no comete delito por culpa del que lo liberó. El asunto es mucho más complejo y puede ser que el Estado no le esté ofreciendo nada y no le queda otra alternativa. No sólo es un problema de la Justicia”.

“Si la gente está descontenta con la Justicia, hay que escuchar mejor y ver por dónde el Poder Judicial hace agua. Creo más en una Justicia cercana a la gente y mirando a nuestro pueblo que en la apoltronada y ciega justicia de etiqueta. La solución no es bajar la edad de imputabilidad”, opinó la jueza de Garantías de Menores Nº 1 de Moreno y General Rodríguez, Mirta Guarino. El juez federal de Morón Juan Pablo Salas expresó: “Los jueces también estamos preocupados por la inseguridad. Los que trabajamos denodadamente no tenemos que darnos por aludidos. Que cada uno se ponga el sayo que le quepa”.

“Hay que debatir la posibilidad de cambiar la legislación. Hay modelos a nivel internacional que son exitosos, como el juicio por jurado en casos graves”, dijo el presidente del Tribunal de Casación de la Provincia de Buenos Aires, Federico Domínguez.

El juez en lo Criminal y Correccional de La Rioja, Manuel Arce Nendilaharzu, cuestionó la opinión de Kirchner: “Los jueces somos esclavos de la ley y no de los políticos de turno. La Justicia es el refugio de toda sociedad civilizada. La única forma en que el ciudadano puede conservar sus derechos es con magistrados probos e independientes del poder político”.

La Policía Federal dice que incorporó 7.000 efectivos

El jefe de la Policía Federal, comisario general Néstor Valleca, dijo que en los últimos cuatro años se incrementó en 7 mil hombres el número de efectivos destinados específicamente a reforzar la seguridad en la ciudad de Buenos Aires. “Dando una respuesta concreta al requerimiento de la ciudadanía en los últimos cuatro años, logramos incrementar en aproximadamente 7 mil hombres la cantidad de efectivos policiales, recuperando paulatinamente la planta histórica que había sufrido una incomprensible disminución en las últimas décadas”, afirmó Vallecas. Dijo también que además se han incorporado “mil patrulleros” y que se pondrán “en servicio, de manera paulatina, cuatro helicópteros, dos de ellos de última generación”. “Seguimos avanzado en el programa de incorporación para que haya una mayor cantidad de policías en las calles de la ciudad”, añadió el jefe de la Federal. Vallecas habló en la ceremonia que se realizó en la escuela de cadetes Comisario Ramón L. Falcón, ubicada en Villa Lugano, donde se hizo una ceremonia por la denominada Semana de la Policía Federal, durante la cual se entregaron distintinciones al personal y se recordó a los policías caídos en actos de servicio durante el año último.

Comentá la nota