Programas y acciones para prevenir el dengue

En Junín y en la región se organizaron comités para armar planes de contingencia. Se prevé el montaje de un laboratorio en el Hospital para confirmar casos sospechosos. Hay cronogramas de descacharrado, fumigación y detección de larvas y huevos.
La cercanía del fin de año trae consigo el aumento de temperatura y estas condiciones climáticas crean un escenario apropiado para que se desarrollen huevos y larvas del "Aedes Aegypti", el mosquito transmisor del dengue.

Es por esta razón que las autoridades sanitarias están organizando programas preventivos para que esta eventualidad no se convierta en una nueva alarma en la población. Es que aún está fresco el recuerdo de los meses de marzo y abril, cuando el país sufrió una terrible epidemia de dengue que llegó al extremo de incluir a los primeros casos autóctonos en la provincia.

Juan Quadrelli, Director de Región Sanitaria III, explica que "en este momento hay una sintonía entre la Nación, la Provincia y todos los municipios para trabajar en la misma dirección. En el Consejo Federal de Salud se reunieron todos los ministros de Salud para emplear la misma metodología de trabajo en la lucha contra el dengue".

Comités

Con el fin de buscar soluciones interdisciplinarias, preventivas y operativas, y para evitar que el dengue se enclave en el noroeste bonaerense, se conformó un Comité de Dengue interre-gional, del que participan la Región Sanitaria III -cuya cabecera es Junín-, la II -con asiento en Pehuajó-, la IV -con base en Pergamino- y la X -que preside Chivilcoy-. Allí se armó un plan de contingencia para toda la zona que incluye varios aspectos.

Por un lado, en cuanto a la red sanitaria, en todos los centros de salud ante un caso sospechoso se deberán poner en marcha los mecanismos estándares establecidos para hacer el tratamiento adecuado, con los sitios preparados para tal efecto, con habitaciones aisladas, que tengan mosquiteros y demás elementos preventivos. El hospital central de este operativo es el Abraham Piñeyro, que será el lugar donde se derivarán los casos más complejos.

Además, teniendo en cuenta los inconvenientes que se dieron este año en cuanto a las demoras en las confirmaciones de los casos sospechosos, ya se está trabajando en la instalación de un laboratorio en el Hospital Interzonal para hacer los análisis que confirmen la presencia o no de dengue.

"Para eso se mandó a capacitar al personal del Hospital -cuenta Quadrelli- y luego nos van a enviar todo lo necesario para poder hacer los análisis aquí. Estimamos que en diciembre vamos a poder tenerlo en funcionamiento, lo que nos permitiría tener en 24 horas la confirmación de los casos". Este laboratorio podrá dar respuestas a más de 35 municipios.

Otra decisión fue la de descentralizar la operatividad mediante la formación de un Comité de Dengue en cada municipio, donde la dirigencia política esté al frente de todas las acciones y de las que deberán participar también los sectores de educación, desarrollo social, servicios públicos, bromatología y concejos deliberantes. La participación de las legislaturas tiene que ver con la confección de ordenanzas que, en los casos de descacharrado, brinde el poder de acción a las autoridades locales.

Carlos Lombardi, Director de Salud del Gobierno Local, señala que "hace unos diez días se creó el Comité de Dengue local al que fueron convocadas las instituciones de la salud, entidades educativas, clínicas privadas, el Hospital, la Región Sanitaria, sociedades científicas como la Sociedad Argentina de Pediatría, el Círculo Médico y el Colegio de Médicos, en donde se establecieron pautas para reforzar la campaña en esta época del año".

Y el último aspecto tiene que ver con la vigilancia entomológica, es decir, el control del mosquito. Para eso, en todas las localidades se ubicaron, en zonas estratégicas, larvitrampas -para detectar larvas- y ovitrampas -para divisar huevos-, que son manejadas por personal municipal, capacitado por la división de Zoonosis de la provincia.

Quadrelli agrega que "también se va a programar la visita a 100 casas de la ciudad donde se tomarán muestras, que luego serán estudiadas para ver si se encuentran larvas o huevos. La proporción entre la cantidad de larvas o huevos que se encuentren en relación al número de casas estudiadas, se llama Indice de Breteau; si el resultado es menor al 5 por ciento, quiere decir que estamos bien, en cambio si el porcentaje es superior, nos obligaría a tomar medidas en relación a tratamientos focales".

Puntos críticos

Lombardi considera que no hay zonas ni barrios que puedan ser considerados como de alto riesgo, pero "sí hay puntos críticos como son las gomerías o aquellos lugares como chacaritas o desarmaderos de autos, donde hay condiciones que pueden hacer que se junte agua y esto favorece el desarrollo del mosquito".

Es por ello que, según afirma el Director de Salud, desde el departamento de Broma-tología se hacen recorridas permanentes para controlar estos sectores, y también reciben denuncias de lugares que no están debidamente habilitados, o de gente que en el patio de la casa junta cubiertas u otros elementos que sean riesgosos.

Para Quadrelli "en todos lados hay lugares críticos que puede ser el fondo de cualquiera de nuestras casas donde haya objetos que puedan juntar agua y que persistan tres o cuatro días, como maceteros, cubiertas, latitas, hasta tapitas de gaseosas. Los casos más complejos son las gomerías o lugares donde hay chatarra".

En este contexto, la fumigación es solamente una herramienta y quizás no la más efectiva, porque los productos que se utilizan matan al mosquito adulto solamente en vuelo, entonces su efectividad va a ser real en tanto y en cuanto tome al Aedes Aegypti en el aire.

Por tal motivo, se insiste con la tarea del desca-charrado y con dar vuelta los elementos o recipientes que puedan juntar agua, porque la hembra del mosquito -que es la que pica y transmite la enfermedad- deposita sus huevos en lugares tranquilos, generalmente oscuros o a la sombra, y que contengan agua.

Estadísticas

La buena noticia es que, en lo que va del año, no hubo ningún caso de dengue en Junín. Sí se detectaron casos sospechosos en los que, una vez manifestados, se pusieron en funcionamiento las acciones de bloqueo correspondientes.

Esas tareas incluyen la fumigación de la casa de la persona, la aplicación de larvicidas, la colocación de telas mosquiteras, el aislamiento del paciente, la entrega de repelentes para el paciente y su familia. Además del tratamiento domiciliario, se hace un procedimiento en toda la manzana y en las cuatro manzanas de alrededor.

"Junín ha reportado casos positivos de Aedes Aegypti, lo que no ha habido es enfermedad", remarca Lombar-di. Tomando la Región Sanitaria III, se localizaron cuatro casos sospechosos en distintos municipios y un caso confirmado de una localidad vecina que no era autóctono, sino que se había contagiado en Paraguay.

"Hasta ahora no hemos encontrado mosquitos infectados en toda la región y eso es muy bueno", confirma Quadrelli.

Comentá la nota