Profundo malestar de ONG’s por el subsidio de 90 mil pesos otorgado por Pulti a la cremá fallera

Tal como reveló 0223.com.ar, el intendente Pulti otorgó un controvertido subsidio de 90 mil pesos a la Unión Regional Valenciana, entidad que organiza la tradicional Fiesta Fallera Valenciana, la cual tendrá lugar entre el 14 de marzo y el 5 de abril.
Durante esos días, el público podrá disfrutar de concursos de paelleros y tomadores de vino en bota, desfiles y presentaciones musicales, festejos que alcanzarán su punto máximo el 28 de este mes con la cremá del monumento fallero.

El Jefe Comunal justificó el jugoso monto destinado a la Unión Regional Valenciana manifestando que la entidad solicitó una “asistencia técnica y económica para producir una verdadera innovación en los programas de la cultura valenciana, entre las cuales se destaca la celebración de la tradicional Semana Fallera que se desarrolla en la ciudad hace ya más de cincuenta años”.

Sin embargo, dicha ayuda económica a la institución Valenciana generó en las últimas horas críticas en parte del arco político opositor y de distintas ONG’s que trabajan por el bien común desde hace varios años, sin recibir asistencia económica de parte del Estado municipal.

“ESTAMOS AL ROJO VIVO”

Un ejemplo de esos casos es el de la Asociación Civil sin fines de lucro “Un cuadradito de Amor” que asiste desde 1987 a adolescentes embarazadas y en situación de calle, y que actualmente sobrevive gracias a la ayuda de la comunidad.

“Empezamos en el ’87 tejiendo cuadraditos de lana –de allí el nombre de la entidad- para formar abrigos para la gente necesitada, y con el tiempo pudismo formar un hogar de madres adolescentes llamado 'Un Mañana', único en Mar del Plata y la zona, y que funciona en Santa Fe 2865”, explicó Mabel Díaz, presidenta de la institución.

En ese espacio se albergan a 10 mamás con sus bebés, además de proporcionárseles ayuda sanitaria, alfabetización, además de otorgarles las herramientas necesarias para fomentar el vínculo entre madre e hijo.

En esa línea, Díaz admitió que la situación económica por la que atraviesa “Un cuadradito de Amor” es “complicada”, y pese a que deberían recibir ayuda económica de Provincia –que siempre está por debajo de lo necesario-, “desde noviembre pasado no hay noticias”.

“Es más difícil que lo que la gente supone porque luchamos contra la problemática de la minoridad, la falta de educación, con familias desorganizadas, además de la falta de recursos”, indicó, al tiempo que señaló que, si bien hay “una buena relación en todos los órdenes”, desde el Municipio “sólo hemos recibido asesoramiento legal al momento de tramitar becas en Provincia, pero no ayuda económica”.

“Necesitamos de todo, estamos en rojo vivo y subsistimos gracias a la solidaridad de los vecinos o artistas que realizan obras de teatro para recaudar fondos. El Intendente tendría que tener en cuenta este tema porque de lo contrario no podríamos tener continuidad”, advirtió.

Al ser consultada sobre el dinero del erario público destinado a la Falla Valenciana , Díaz consideró que “no le molesta que se financien eventos culturales y espectáculos”, aunque admitió que tanto la organización que preside, como otras que persiguen fines similares, “estamos un poco desprotegidos”. “Quizás deberíamos tener mayores prioridades”, deslizó.

Otra organización en la hubieran sido bienvenidos los 90 mil pesos es el Taller Protegido para Discapacitados Mentales “Cosechando Tiempo”, que funciona en desde hace casi 26 años en Sicilia 9734 y que preside Laura López.

Se trata de un hogar permanente con centro de día, a donde acuden 40 personas de entre 198 y 60 años, de los cuales la mitad se asila en el hogar. Todos reciben asistencia médica y contención.

“¿Cómo nos mantenemos? Recibimos aportes de las obras sociales, como PAMI y IOMA, y becas de la Provincia , aunque también realizamos eventos para recaudar fondos”, sostuvo López, quien aseveró que la Comuna no otorga dinero a la institución. “Si bien nos han ayudado al principio con la iluminación y el asfalto de la zona, nunca recibimos ayuda económica”, puntualizó.

En esa línea, estimó que con la suma que el Jefe Comunal destinó a “humo y petardos”, podría llevarse adelante la ampliación del edificio y de la panadería con la que cuentan “para elaborar una mayor cantidad de panificados y armar una pista para que la gente practique equinoterapia en una predio ubicado enfrente de la sede”, entre otros proyectos.

“No tenemos nada en contra de la Falla pero necesitamos recibir de todos lados para seguir trabajando con las personas discapacitadas”, concluyó.

“DE LA MUNICIPALIDAD SÓLO RECIBIMOS ALIENTO Y UNA PALMADITA EN EL HOMBRO”

Por su parte, el presidente de la Asociación Pro Ayuda a las Víctimas de Accidentes de Tránsito (APRAVAT), Licenciado en Criminalística, Ricardo Vega, dejó en claro que la decisión de destinar $90 mil a la Falla Valenciana le genera “muchísima bronca” al mencionar que la entidad que dirige tiene apenas “tres pares de muletas rotas y ni un peso para comprar una silla de ruedas”.

“Desde el año 1986 que funcionamos, desde la Municipalidad no recibimos absolutamente nada más que una palabra de aliento, una palmadita en el hombro y promesas; en lo que respecta a lo económico, no nos han dado un centavo”.

En otro párrafo, lamentó que “siempre haya muchos anuncios y mucha ‘buena predisposición’ por parte del Ejecutivo, pero en la práctica nunca se llegue a concretar nada”.

Al imaginar qué se podría hacer en APRAVAT con la onerosa cifra que irá a la Unión Regional Valenciana, el Lic. Vega dijo que “luego de desmayarme, trabajaríamos en la asistencia a las víctimas, e implementar subsidios para la gente que sufre accidentes de tránsito”.

“Hace más de 20 días, una chica de 20 años se quebró la clavícula y si no la operan y le ponen lo que se llaman arpones, va a quedar con el hombro caído unos 4 ó 5 centímetros y no va a poder levantar siquiera un envase de gaseosa con ese brazo. En el hospital no existe eso y la compañía de seguros no lo va a pagar hasta que salga la condena –uno o dos años, quizás-, entonces, esa gente necesita $4 mil para esos arpones para pagar la operación y solucionar un problema de urgencia. Sino, seguimos fabricando discapacitados”, argumentó.

En otro orden, Vega afirmó que “con esa suma pondríamos una sede donde poder dar charlas de educación y seguridad vial; compraríamos elementos ortopédicos como sillas de ruedas y muletas, además de una ambulancia porque la gente que no tiene dinero y le dan de alta del hospital, se tiene que ir como pueda: en un taxi o tirado en la caja de una camioneta”.

“También –continuó- podríamos hacer un programa anual de prevención de siniestros viales, que incluiría algo en televisión, radio y en la calle.

“La verdad, haríamos un montón de cosas con 90 mil pesos pero, sinceramente, no creo que nunca tengamos ese dinero, nunca salimos sorteados en la tómbola”, añadió por último.

Comentá la nota