"Profundo desagrado" entre los estatales.

Los jueves se están reuniendo los gremios estatales para elaborar una estrategia común en procura de aumentos de salarios. Ratifican que esperan la reunión con Jorge para este mes de febrero.
Enorme desagrado produjo entre los trabajadores estatales la duda que esbozó el gobernador Oscar Mario Jorge de que podría postergarse la convocatoria a una mesa de diálogo para analizar la pauta salarial del presente año.

Ayer este diario informó que una fuente oficial admitió que están esperando saber qué se resuelve en la primera ronda de paritarias a nivel nacional, en el que algunos pronósticos señalaban que Trabajo aceptaría aumentos del 20 por ciento.

No obstante en nuestra provincia los sindicatos estiman que es un porcentual que de manera alguna los conformaría, "teniendo en cuenta que el INDEC estaría dando una cifra de $ 4.600 promedio de la canasta familiar básica". Así lo indicó ayer Roberto Simpson, secretario general de ATE La Pampa, quien explicó que "eso es lo que nos dicen los compañeros de ATE que trabajan en el organismo. Hay que tener en cuenta que el sueldo promedio de un empleado público apenas ronda los $ 1.900, con lo que está demostrado que quedamos muy relegados".

Simpson, quien se encontraba en Capital Federal, se mostró "sorprendido, incrédulo" ante la posibilidad que pudiera no hacerse este mes la reunión de la mesa de diálogo.

Palabra empeñada.

Una fuente oficial le había dicho esta misma semana a LA ARENA que "cuando el gobernador habló de febrero imaginábamos otro panorama. Pensábamos que ya habría definiciones de política salarial en Nación, sin embargo todavía no comenzó la ronda de paritarias".

Si bien las vacaciones "tranquilizaron" un poco el ambiente gremial, el jueves último en la sede de Sipos se reunió la mesa sindical, con la sola ausencia del Soem y Utelpa (se sabe que tiene paritarias), y hubo coincidencia en la próxima reunión -se fijó una semanal para todos los jueves- recordarle al primer mandatario provincial su promesa de recibir a los sindicatos en el mes de febrero.

Ahora, ante la posibilidad que hubiera una postergación los gremios entraron en estado de alerta y volverán a reunirse a la brevedad para considerar el punto. "Parece que fuéramos videntes -ironizó Simpson- porque justamente hace pocas horas estuvimos considerando enviar una nota al gobernador para recordarle su promesa. Por eso esto que se publicó nos obligará a tomar otra actitud. No es escondiéndonos que se van a solucionar los problemas", disparó.

"Realmente nos preocupa que Jorge (Oscar Mario) esté pensando en más adelante porque sería una actitud que no responde a la palabra empeñada. Esto cayó muy pero muy mal en la gente, porque ahora en marzo vamos a cobrar igual que en noviembre último, porque ya no habrá ni suma fija, ni escolaridad ni nada. Sólo el sueldo pelado, cuando todos sabemos que la inflación ha sido importante. Si salís con $ 100 a la mañana y cuando te descuidaste ya no tenés nada en el bolsillo", graficó el dirigente.

Salarios muy bajos.

Amplió diciendo que "hicimos un trabajo que pensábamos presentarle al gobernador, donde se refleja que nuestros salarios están muy deprimidos teniendo en cuenta el contexto nacional e internacional. Máxime cuando los precios en Santa Rosa sobre todo son más altos que los de Ushuaia. El gobernador tiene que tomar conciencia de eso y darse cuenta que la gente está muy mal... y si no es así seguramente volverán las medidas porque no se aguanta más", completó.

"A primer golpe de vista si hay una decisión de postergar las rondas de reuniones con los gremios tenemos que hablar de una medida dilatoria que no se comprende", analizó.

La ronda de paritarias que comenzará este mes a nivel nacional está dando cuenta que, en promedio, los aumentos salariales en los gremios más importantes rondaría el 20 por ciento.

En diciembre último fue el gobernador Oscar Mario Jorge quien habló de mesa de diálogo y no de paritarias, aunque no las descartó. "El tema no es paritarias sí o no, sino si hay vocación de diálogo entre las partes", había dicho.

Además había ratificado que la pauta salarial de 2009 es inmodificable y que no se diferenciará de los aumentos que se otorguen en el ámbito privado, a excepción de algunas sumas fijas extraordinarias. Su argumento es que los estatales ya recibieron varios beneficios en 2008. "Un aumento siete u ocho puntos arriba de lo que dieron las empresas privadas, una suma fija a fin de año, una baja en los intereses de los préstamos que otorga el Instituto de Seguridad Social, el pago de más aportes en Rentas y Catastro...", resumió una fuente gubermental.

Estas expresiones no hicieron más que soliviantar a los empleados públicos que ya parecen prepararse para nuevas protestas si se postergan las negociaciones con el gobierno. "Dicen que nos aumentaron y no tuvieron en cuenta, ni cerca, el índice inflacionario real. Estamos cansados de este tipo de chicanas", dijo una fuente sindical.

Comentá la nota